Las ideas son la base de nuestra sociedad. Sin ideas no hay innovación ni avance y cobran un especial sentido en el mundo de la publicidad y el marketing al convertirse en la materia prima con la que trabajamos.

Es por esto que estamos constantemente buscando esa inspiración que nos ayude a dar el siguiente paso para hacernos con esa gran idea que nos abra las puertas del éxito. Por esta razón, gozan de tan buena popularidad las conocidas como “lluvias de ideas”. Si estas se realizan de forma correcta, los beneficios pueden ser múltiples pero, si están mal organizadas, caos y pérdida de tiempo son las únicas conclusiones que sacaremos en claro.

Para ayudarle en esta a veces ardua tarea, a continuación le ofrecemos 10 consejos para organizar el mejor brainstorming recogidos por visualnews.compara que estas reuniones resulten lo más productivas y eficaces posible:

1. Establezca unas expectativas

Organizar un brainstorming porque sí, sin unos objetivos sobre lo que queremos conseguir, es una de las mejores formas para perder el tiempo. Si parte de unos elementos a cumplir, lo lógico es que su equipo comience a obtener resultados unos 60 minutos después de haber iniciado la reunión.

webinar-image

2. Reúna al equipo adecuado

El equipo que participe en su brainstorming debe estar compuesto por personas que se adapten a las necesidades que busca. Los expertos señalan que no deben ser más de siete individuos o de lo contrario, la reunión será ineficaz. Es muy enriquecedor incluir profesionales de distintas disciplinas con el objetivo de contar con varios puntos de vista.

3. Cuide el ambiente

Para que las ideas broten como el agua que mana de una fuente es aconsejable que nos encontremos en un lugar tranquilo que propicie la aparición de la inspiración.

4. Desconecte

Nunca lleve a un brainstorming su smartphone u ordenador. Se trata de generar ideas y en eso su cerebro es todo un experto.

5. Documente cada idea

El organizador debe ser capaz de tomar nota de toda la información relativa que va surgiendo en torno cada una de las ideas que aparecen para que el desarrollo posterior de las mismas sea lo más fácil posible.

6. Aguante las críticas

Recuerde que estamos generando ideas y estas, en sus orígenes, suelen ser vagas, frágiles y con muchas aristas por pulir por lo que tiene que estar preparado para aguantar las críticas.

7. No se limite a su idea

El ego es el peor enemigo de la colaboración. Puede que su idea le parezca la mejor pero eso no debe impedirle escuchar las del resto ya que, la puesta en común de todas las propuestas, puede que sea mucho más valiosa que una solución de carácter individual.

8. Combinar y mejorar

Partiendo del punto anterior, seleccione las mejores ideas y, a partir de ahí, el trabajo del equipo debe centrarse en encontrar la forma de mejorarlas para trabajar en un proyecto común.

9. Mantener la concentración

Es muy fácil que nos perdamos divagando o en conversaciones que no conducen a ninguna parte por lo que la concentración debe situarse como la máxima en un brainstorming.

10. Acabe cuando lo considere oportuno

No se fije tiempos predeterminados. La inspiración puede tardar en llegar por lo que no trabaje con tiempos ya que esto genera presión, sensación de fracaso sino se logran los objetivos y puede que finalice la sesión justo en el momento de mayor creatividad.

Un artículo publicado en Marketing Directo