Con el año apenas empezado es buen momento para hacer una lista de propósitos para este 2018. En este caso vamos a desarrollar un decálogo del emprendedorpara los próximos doce meses. Para ello, nos hemos inspirado en un estudio elaborado por Spain Startup South Summit,que explica los pasos que se deben dar para optimizar  e impulsar el ecosistema emprendedor.

Reducir la burocracia

Introducir mejoras en la administración es fundamental, conviene enterrar aquello de “vuelva usted mañana” y agilizar los trámites. Los emprendedores llevan tiempo reclamando una reducción de la burocracia y una aceleración de los trámites para crear empresas y startups. También es conveniente reducir obligaciones fiscales e impuestos para facilitar de este modo la contratación.

Aumentar la presencia de la mujer

Actualmente, en Espana tenemos un 55,7% de hombres emprendedores y un 44,3% de mujeres. El reto para 2018 es equilibrar la balanza. No obstante, la diferencia se ha estrechado un 6,5% a lo largo de los últimos dos años, por lo que no estamos lejos de ese equilibrio. Además, la cultura emprendedora cala más en las mujeres que en los hombres, ya que inician su actividad por oportunidad de negocio y no como salida al desempleo.

Internacionalizar las pymes

Pese a que la tendencia exportadora en España está al alza, fuimos en 2016 el país líder en crecimiento de exportaciones mundiales, aún queda pendiente la tarea de internacionalizar muchas pymes. Para ello, se ha creado recientemente un plan para la próxima década, denominado Estrategia de Internacionalización de la Economía Española 2017-2027, para apoyar las exportaciones.  La afinidad  cultural con Latinoamérica puede suponer una gran ayuda para internacionalizar negocios.

Alianzas empresariales

Las sinergias empresariales siempre son una gran oportunidad para favorecer el crecimiento del ecosistema emprendedor. Es uno de los grandes retos que señala Spain Startup South Summit

Madurez de las startups

En 2017, un 9% de las startups españolas tenían entre 3 y 5 años de vida. Son relativamente ‘jóvenes’. En este 2018 el objetivo es consolidar las startups nacionales y tratar de incrementar y potenciar su ciclo de vida, para fortalecer el tejido emprendedor.

Conseguir financiación para empezar a andar

Las startups de España han mejorado bastante en este apartado, pero sigue siendo un aspecto mejorable. La falta de financiación es una de las trabas que tienen los emprendedores.  Hay varias opciones al respecto: financiación bancaria, crowdfunding, business angels…

 Invertir en las scale ups

Las scale ups son empresas que experimentan en tiempo récord un crecimiento sideral. Exactamente un 20% durante más de tres años seguidos. El apoyo a las scale ups supone promover una generación de empleo de trabajadores por cuenta ajena como en régimen de autónomos, ya que buena parte de este tipo de empresas contratan servicios de terceros profesionales

Apostar por la tecnología dura

La tecnología dura se basa en crear productos tangibles que exprimen al mismo su nivel de eficiencia, innovación y competitividad tecnológica. Algunos ejemplos serían las máquinas que optimizan el proceso de empaquetado al máximo o las impresoras en 3D.

Impulsar los sectores disruptivos

Según el informe de Spain Startup South Summit la tecnología disruptiva es aquella que da lugar a nuevos productos y modifican los anteriores. Es el caso de la Inteligencia Artificial (IA), fintech o mobile.

Apostar por la cultura emprendedora

Fomentar la cultura emprendedora desde la educación secundaria es una de nuestras asignaturas pendientes. Se puede promover a través de charlas, ponencias, actividades… Esta cultura favorece la creación de valores como creatividad, liderazgo, innovación o habilidad para detectar oportunidades, asumir riesgos o superar el fracaso. Valores que no son exclusivos del ecosistema emprendedor sino que también son necesarios para el desarrollo vital y que pueden ser muy útiles en el futuro.

Un artículo escrito por David Olivares