El consumidor nacido al calor de la nueva era digital está eternamente distraído. No le queda otra si quiere sobrevivir al bombardeo de información al que le someten una y otra vez las nuevas plataformas digitales.

Lastrado por su falta de tiempo, el consumidor prefiere engullir la información que llega a sus ojos en pequeños pedacitos. Los atracones de contenido le llevan demasiado tiempo y son un lujo que puede permitirse sólo de vez en cuando.

Conscientes de que el paladar del consumidor es particularmente sensible al contenido en formato “snackable”, cada vez más marcas se están poniendo el “microcontenido” por montera. Pero, ¿cuáles son las principales ventajas del “microcontenido? Visage enumera a continuación las principales fortalezas de este formato:

1. La información se digiere más fácilmente
Las 24 horas del día se le quedan muy a menudo cortas al nuevo y ajetreado consumidor digital, que no tiene tiempo ni ganas de enfrentarse a contenidos que les roban minutos y minutos de su preciado y escaso tiempo. El “microcontenido”, además de quitar poco tiempo al consumidor, le permite empaparse de información de forma extraordinariamente sencilla (y libre de digestiones difíciles).

2. El “microcontenido” es fácilmente adaptable a diferentes tipos de audiencia
Los contenidos en formato “snackable” son sencillos no sólo de producir sino también de transformar. Con unos cuantos cambios aquí y allá, el “microcontenido” puede metamorfosearse para llegar a múltiples (y diferentes) ojos.

3. El “microcontenido” es sumamente fácil de compartir
El contenido que se enfunda en “vestidos” pequeños es de fácil comprensión, lo cual hace que los “shares” terminen creciendo como la espuma.

Hand pointing to businessman icon  - HR, recruitment and chosen concept
Hand pointing to businessman icon – HR, recruitment and chosen concept

4. Deja una huella más honda en el usuario
Acostumbrado a que le pongan las cosas fáciles, una sencilla infografía obrará lógicamente más impacto en el consumidor que un larguísimo informe de 100 páginas.

5. El “microcontenido” hace excelentes migas con el diseño
Similar en cierta manera a una obra de arte que concita todas las miradas, el “microcontenido” demanda a quien se atreve a “cocinarlo” sabor y toneladas y toneladas de buen diseño. Sólo así conseguirá captar la atención del consumidor.

6. Es perfecto para lidiar con la menguante atención del consumidor
Desde el año 2000 el lapso de atención del ser humano ha caído de los 12 a los 8 segundos. Ni que decir tiene que, con tan poquísimo margen de atención, al consumidor se le conquista mejor con pequeños “bocaditos” de información.

7. La creatividad es la gran aliada del “microcontenido”
El “microcontenido” puede adoptar mil caras y gracias a su versatilidad es un formato excelentemente avenido con la creatividad.

8. El “microcontenido” es terreno abonado para la experimentación
El contenido en formato “snackable” constituye una magnífica oportunidad para experimentar cosas nuevas (e incluso un poco “locas”).

9. El “microcontenido” no agota tan fácilmente los recursos de las marcas
No es evidentemente lo mismo escribir un informe de cerca de 200 páginas que alumbrar un sencillo gráfico que resuma en tres o cuatro puntos el contenido de dicho informe.

10. Es la guinda del pastel del “storytelling”
Las historias, acompañadas de “microcontenidos” (gráficos, por ejemplo), saben definitivamente mucho más sabrosas.

11. El “microcontenido” se lleva a las mil maravillas con el marketing en tiempo real
El tan de moda marketing en tiempo real tiene su principal aliado en el “microcontenido”. Cuando la actualidad manda, no hay tiempos para banquetes (pantagruélicos) de información y ésta se saborea mejor en formato “snackable”.

Un artículo publicado en Marketing Directo