Hacer cambios positivos en la vida laboral es un reto. En algunos casos, llegamos a estar tan acostumbrados con nuestras rutinas individuales, que salir de ellas requiere diligencia y coherencia a lo largo de un período de días o semanas. De hecho, la cantidad de esfuerzo necesario para tales cambios es tan intimidante, que a menudo es mejor optar por mantener las cosas exactamente como están. En otros casos, no entendemos la raíz de nuestras frustraciones, y por lo tanto no podemos trabajar para solucionarlo.

Por eso es tan importante hacer pequeños esfuerzos significativos para cambiar nuestra vida laboral a mejor. A veces, una simple acción es más que suficiente para hacer cambios positivos. Puedes probar con uno o más de los siguientes:

1. Sonríe más.

Un poco de positividad hace mucho y es contagiosa. No solo engañas a tu cerebro a sentirse más feliz, sino que te hará parecer una persona más positiva y animará a los demás a hacer lo mismo.

2. Limpia tu mesa.

A menos que tengas una mesa enorme enterrada bajo montones de materiales antiguos, limpiar tu mesa no te debería llevar más de 15 minutos. Ordenar tu mesa también te ayudará a desestresarte.

3. Tómate un tiempo en blanco.

Incluso si son solo 15 ó 20 minutos, desconéctate por un rato. Eso significa apagar tu teléfono, desconectarte de Internet y evitar toda forma de comunicación. Puedes usar ese tiempo para trabajar en un proyecto o para relajarte.

4. Sal a caminar.

Un poco de aire fresco te ayudará a alejarte del estrés d la oficina y el ejercicio oxigenará tu cerebro. Te sentirás y trabajarás mejor después de eso.

5. Garabatea.

Pon boli sobre papel y garabatea algo. No tiene que ser nada bien hecho, este acto te ayudará a pensar más creativamente y pondrá algo entretenido a tu día.

como-lograr-el-exito-en-el-trabajo-a-traves-de-la-pnl

6. Habla con un desconocido en la oficina.

Incluso si ya has conocido a toda persona que trabaje en tu oficina, puede que haya al menos una persona con quien no hablas a menudo. Ve a hacerlo. Habla sobre cualquier cosa. Te hará sentir que eres una gran parte del equipo y la conexión humana hará que tu trabajo parezca mejor.

7. Haz una lista de cosas cumplidas.

Haz una pequeña lista de las mejores cosas que has conseguido en tu carrera. Pensar en ello y ver tus logros te hará sentir más positivo y seguro contigo y tu trabajo.

8. Haz una lista de logros.

De forma similar, puedes hacer una lista de logros a corto y largo plazo. Esto te ayudará a centrarte durante el día y motivarte.

9. Piensa por qué pierdes el tiempo.

Es posible que haya al menos una cosa en tu mesa que no quieras hacer. La solución es forzarte a hacerla, pero eso no es fácil. ¿Por qué procrastinas? ¿Te intimida? ¿Te aburre el trabajo? Identificar la raíz del problema te ayudará a superarlo.

10. Expresa las cosas que te preocupan.

Sin importar dónde trabajes o cuán satisfecho estés globalmente, vas a tener problemas y preocupaciones con la forma en que funcionan las cosas. Para mejorar tu vida laboral hoy, toma un momento para verbalizar esas preocupaciones con alguien que pueda hacer algo por ellas.

11. Haz algo que hiciste ayer de forma más eficiente.

Esto te va a llevar un poco de brainstorming, pero es una buena forma de mejorar tu productividad a largo plazo. Piensa en una tarea que hicieras ayer y que estás haciendo hoy también. Puede ser algo grande, como un trabajo de investigación o algo pequeño, como revisar tu email. Encuentra una nueva forma de hacerlo de forma más eficiente. Te hará sentir mejor a corto plazo y te ayudará a completar tus tareas más eficientemente cada día de ahora en adelante.

12. Ayuda a alguien.

La ayuda viene de muchas formas; puedes trabajar junto con alguien en un proyecto o simplemente aguantarle la puerta. Una ayuda extra mejorará el día de esa persona y te hará mejor persona en un equipo a la vez que construir relaciones más sólidas con tus compañeros.

Un artículo publicado en Muy Pymes