La frase “el tiempo es oro” es más verdad ahora que nunca. No necesitamos hacer un máster para darnos cuenta de que la productividad está directamente ligada a nuestros beneficios e ingresos. Lo cierto, es que a veces es complicado rendir más o hacerlo al máximo. No entretenerse y centrarse en un objetivo son cosas fáciles de decir, pero a veces difíciles de hacer.

Si quieres cambiar tus hábitos, algo que beneficiará directamente en tu trabajo, os dejamos 20 maneras de hacer que esta semana (y las siguientes) sean más productivas.

1. Céntrate en una sola tarea

Se ha probado ya varias veces que si tienes que hacer dos cosas, hacerlas a la vez no te ayudará a hacerlas más rápido.

2. Aprende a decir “no”

En su Nuevo libro “The Power of No” (el poder del No), James Altucher, autor bestseller de “Choose Yourself” (Elige tú mismo), te anima a esta práctica. Alega que un “no” bien puesto puede salvar tu tiempo y tu vida.

3. Planea ser productivo

Una semana productiva empieza el lunes por la mañana con un buen plan. Aparecerán cosas inesperadas pero tener una organización puede ayudar; si sabes que tiendes a procrastinar, elige el tiempo para hacerlo.

4. Empieza antes la semana

Mientras escribes tu calendario, intenta tener el trabajo terminado para el jueves. El viernes puede ser usado para concentrarte en cualquier tarea imprevista, permitiéndote terminar la semana antes y más fuerte.

5. Apártalo del camino

Haz primero lo que no quieres hacer, para no gastar energía mental apartándolo. De esta forma, el resto del día será más fácil.

6. Desprotégete

Todo es mejor si pones en ello otro par de ojos. Si no tienes un “partner”, ayer fue el mejor día para conseguir uno. El otro mejor momento es ahora. Comparte tu lista de tareas y acepta críticas constructivas.

7. Juega a las comparaciones

Compara tu calendario semanal o tu productividad con las de otros y aprende de sus mejores prácticas. Muchos de mis mejores hábitos han sido adquiridos de los métodos de otras personas.

tablet

8. Completo es mejor que perfecto

Buscar la excelencia es una meta muy noble, pero obsesionarse con la perfección es el mayor enemigo de la productividad (después de la pereza). ¿No prefieres cumplir 100 cosas esta semana, bien hechas, que hacer 15 perfectas?

9. Empieza pronto

Cuanto antes empieces, más harás. Aprende a levantarte pronto y toma cuidado de tus asuntos personales y el desayuno antes de empezar. A menos distracciones y más tiempo, más tareas completadas.

10. Programa tu inactividad

Trabaja duro y pásalo en grande, pero no mezcles ambas cosas. Dedícate al 100% a lo que sea que estás haciendo. Cuando trabajes, dalo todo, luego planifica un tiempo cada semana y los fines de semana para alejarte mucho del trabajo. Mereces un descanso y tu cerebro también.

11. Tómate un tiempo de “no molestar”

Nos distraemos con facilidad, así que haz saber a los demás que estás siendo serio con terminar tus tareas. Si hace falta, pon un cartel en la puerta, un 99% de esas cosas pueden esperar hasta que acabes.

12. Trabaja a intervalos

Nadie puede trabajar al 100% todo el día. Una buena norma es trabajar 25 minutos y luego tomarte un descanso de 5 minutos. A largo plazo, haces más.

13. Sé despiadado

¿Estás siendo todo lo eficiente que podrías ser? Mientras afrontas un tarea, pregúntate “¿Puede hacerse más rápido?” Mejora constantemente tus técnicas para mejorar tu productividad.

14. Haz solo lo que solo tú puedes hacer

Si hay alguien más que pueda hacer mejor o más barato lo que tú haces, que lo hagan. Tu tiempo está mejor empleado haciendo cosas que solo tú puedas hacer.

15. Estudia tus resultados

Tómate un tiempo al final de cada semana para criticar tus resultados. Encuentra formas para mejorar cada semana.

16. Recibe en vez de dar

Durante bloques importantes de trabajo, haz que los demás te contacten por email, por ejemplo, para poder contestar solo los más importantes.

17. Prioriza

Empieza a pensar como un doctor de urgencias, ¿cuál es el mejor uso de tu tiempo ahora mismo? Imagínatelo y céntrate en ello, todo lo demás de la pila en tu mesa puede esperar.

18. Automatiza las tareas repetitivas

Automatiza el pago de las facturas y similares. Cuanto menos tengas que hacer, mejor.

19. Créate una lista de “una vez al día”

Muchas cosas solo necesitan hacerse una vez al día, dos como mucho. Comprobar el buzón de voz o Facebook son algunos ejemplos. Crea una lista de “una vez al día” y asegúrate de que no te toman más tiempo que eso.

20. No te rindas

Requiere tiempo y práctica perfeccionar cualquier cosa, y la productividad no es diferente. La mejora constante es el verdadero objetivo, no la perfección una semana.

Un artículo publicado en Muy Pymes