Facebook avanza imparable hacia su objetivo de convertirse en la mayor red social del mundo. Y lo cierto es que cada vez le falta menos. Un camino que representa una gran oportunidad a la hora de conectar prácticamente con cualquier tipo de audiencia.

Una situación que se traduce en que nadie quiere (y quizás no deba) quedarse fuera de la plataforma. Cada día son más las marcas que se anuncian en Facebook y los marketeros que orientan sus estrategias en base a su caprichoso algoritmo.

Gran parte de la potencia que reporta la publicidad en Facebook procede de su inigualable acceso a la información de millones de usuarios. Y es que, con miles de millones de dólares gastados en publicidad, resulta asombroso pensar en la riqueza en data que Zuckerberg y compañía tienen entre manos.

Razón por la que prácticamente nadie duda de que Facebook es una de las plataformas de publicidad más atractivas e importantes. El problema reside en que la mayoría de los anunciantes son incapaces de dominarla.

Muchos se sienten abrumados, especialmente a la hora de generar contenidos, por lo que hoy queremos contribuir a disipar todas las dudas que puedan surgirle. Para ello recurrimos a tres desafíos comunes recogidos por The Drumque pueden ayudarle a vislumbrar el horizonte a la hora de generar los mejores contenidos para Facebook.

social-media

1. Mantenerse al día con los constantes cambios

Una de las quejas más escuchadas por parte de los marketeros sobre la publicidad en Facebook, es que estamos ante un objetivo en constante movimiento.

Los frecuentes cambios en su algoritmo se erigen como un quebradero de cabeza para estos profesionales a la hora de desarrollar sus estrategias.

Motivo por el que cobra especial relevancia la frase “la información es poder”. Estar al día con las actualizaciones del algoritmo de Facebook nos dará una gran ventaja a la ahora de adaptar y ajustar nuestras estrategias publicitarias en Facebook.

2. Sacie la bestia del contenido

Otro de los desafíos a los que tienen que hacer frente los marketeros es la falta de recursos suficientes a la hora de producir contenidos de una forma sostenible y, además, económicamente viable. Factores que cobran especial peso a la hora de mantener y optimizar las campañas publicitarias.

Facebook es una bestia hambrienta de contenidos y su alimentación resulta todo un reto. No podemos obviar que parte de los presupuestos de marketing acaban siendo desperdiciados por su escasa capacidad de generar CTR óptimos.

Y más si tenemos en cuenta que en una plataforma tan veloz como Facebook, tanto la atención del usuario como la vida creativa de las acciones son extremadamente cortas.

La única solución pasa por ampliar su equipo creativo. En caso de que no sea capaz de dar respuesta, debería considerar seriamente contratar algunos servicios de forma externa.

Recuerde que el promedio de la atención humana se ha reducido a los ocho segundos por lo que los creativos tienen que renovar cada tres días (cinco máximo) las creatividades para no ser víctimas de la fatiga y aburrimiento del usuario.

3. Dar sentido a los datos con los que trabajamos

Ya hemos visto que la verdadera fuerza de Facebook reside en la gran cantidad de datos con los que cuenta. A través de estos es posible evaluar la eficacia de las campaña.

Aunque no es difícil acceder a una abundante cantidad de datos, sí que es un reto dar sentido y obtener información procesable. Tecnologías como la inteligencia artificial o el machine learning facilitan el trabajo de los marketeros en este sentido.

Como ha podido comprobar, dominar a ese monstruo hambriento de contenidos que es Facebook no es imposible. Empleando las estrategias y herramientas adecuadas, no solo logrará sus objetivos sino que es bastante probable que aprenda y se divierta por el camino.

Un artículo publicado en Marketing Directo