En el universo de lo social y en el universo de lo online, hay un elemento que es cada vez más importante. Los consumidores están volcados en los vídeos en internet y los están consumiendo más que nunca, lo que hace que sus cifras de popularidad no paren de crecer. Pero mientras estas cifras crecen y mientras las marcas se muestran cada vez más interesadas en estos contenidos, lo cierto es que empieza a nacer un debate sobre dónde y cómo publicar los contenidos. ¿Está el futuro de las plataformas de vídeo marcado por los movimientos del mercado? Y, si es así, ¿están los jugadores de siempre amenazados por el poder cada vez mayor de las nuevas plataformas?

En definitiva, ¿tiene YouTube aún un papel en el mercado del vídeo o se va a ver eclipsado por el peso de los nuevos jugadores?

Las marcas siguen apostando por YouTube y las grandes marcas están cada vez más presentes en la red de vídeos de Google. Echar un vistazo a lo que se está cociendo en la red permite comprenderlo y analizar los datos estadísticos confirmarlo. En un análisis en Social Media Examiner han encontrado además cuatro puntos que demuestran que las marcas siguen usando YouTube como plataforma para llegar al consumidor y que por tanto esta plataforma tiene aún mucho que decir en la guerra del vídeo.

El tiempo que los consumidores dedican a YouTube es cada vez mayor

Las marcas tienen una razón fundamental para dedicarle tiempo y esfuerzos a YouTube. La razón es la misma que mueve todo lo que al final acaban haciendo las compañías: los consumidores están ahí y a las marcas no les queda más remedio que ir a donde los consumidores están. Según los más recientes estudios sobre internet y consumo de contenidos, los internautas están dedicando cada vez más tiempo a acceder a contenidos en esta plataforma. Según datos del mercado estadounidense, el tiempo de consumo de vídeos en YouTube ha crecido un 17% en 2014 (último año al completo del que se pueden tener datos).

Además, lo más interesante de este crecimiento en las pautas de consumo no es solo el crecimiento generalizado sino los datos más específicos. YouTube se está haciendo fuerte en un terreno en el que las marcas desean lograr cifras más optimistas y positivas: los consumidores están accediendo a estos contenidos cada vez más desde sus dispositivos móviles y las cifras de consumo de vídeos desde el móvil es cada vez mayor. El tiempo de consumo de la app de YouTube ha aumentado, de hecho, en un 31%.

Youtube

Las previsiones publicitarias son también optimistas

Pero el estudio no se basa únicamente en ese dato para señalar que el poder de atracción de YouTube para las marcas será muy elevado en el futuro inmediato. Las cifras de audiencia son un gran medidor de los intereses de las marcas, ya que indican por dónde tirarán, pero uno mucho más solvente es el de gasto publicitario, ya que este señala exactamente el lugar en el que están poniendo su dinero.

Y en este terreno las previsiones son muy optimistas. Según apuntan, recogiendo datos de eMarketer, YouTube será la principal plataforma de vídeo por gasto publicitario hasta 2017, que es hasta donde alcanzan las estimaciones. Posiblemente también lo siga siendo después, a pesar de Facebook está cada vez pegando más fuerte en el terreno del vídeo.

Google ha estado además creando herramientas publicitarias para atraer el dinero de los anunciantes y ha dado un giro a lo que se puede hacer o no en la plataforma, no limitándolo a la publicidad en vídeo o a la publicidad contextual de siempre y creando nuevas oportunidades, como pueden ser los anuncios que son botones de compra. Al mismo tiempo, sus competidores están también avanzando para crear una oferta más amplia y haciendo que el mercado sea cada vez más maduro, lo que hará que las marcas sean más proclives a invertir en publicidad en esos escenarios y beneficiará a los líderes del mercado.

Los ‘demás’ siguen publicando contenidos en YouTube

En los últimos tiempos, las plataformas que están intentando hacerse con el mercado del vídeo han intentado convencer a las marcas y a los medios para que publiquen sus contenidos directamente en los mismos. Eso es lo que ocurre por ejemplo con Facebook, que se ha lanzado a una suerte de guerra por atraer a los productores de contenidos y para hacer que publiquen los vídeos directamente en su plataforma y no en la de terceros. Otras redes sociales han creado sus propias herramientas de vídeo, apelando al atractivo de elementos como pueden ser el directo.

Las previsiones son que quizás estos movimientos empujen a los contenidos a estos espacios y que perjudique por tanto a los receptores de los contenidos de siempre, pero, como señalan en el análisis de Social Media Examiner, por el momento eso no está sucediendo, al menos en lo que a YouTube respeta. Las marcas no se han lanzado a un ‘uno u otro’ sino que más bien están apostando por un ‘uno y otro’. Las otras plataformas no están realmente robando los vídeos a YouTube, sino que están creando en todo caso experiencias paralelas. Y, cuando se trata de llevar el vídeo desde el universo social a los demás universos, YouTube sigue siendo el ganador. Cuando se quiere embeber un vídeo en la web corporativa, se sigue embebiendo vídeos de YouTube.

Los jóvenes son ‘YouTube-friendly’

Todos estos datos serían suficientes para explicar por qué las grandes marcas están volcadas en YouTube y por qué no abandonan la red social, pero no son los únicos que permiten conocer la magnitud de esta realidad. YouTube tiene otro poderoso aliado que hace que las cosas pinten muy bien a su favor y que las marcas se interesen por la plataforma. Los consumidores más jóvenes están muy interesados en la misma y la emplean de forma recurrente.

Millennials y miembros de la Generación Z usan de forma habitual YouTube y la emplean como fuente de acceso a todo tipo de contenidos. De hecho, según algunos estudios, se pueden encontrar hasta 20 puntos porcentuales de diferencia entre los ratios de uso de los jóvenes y los de las generaciones más mayores en uso de la plataforma.