Nadie pone en duda que el cliente debe encontrarse en el centro de todas las estrategias de nuestro negocio. Escucharle y dar respuesta a sus necesidades son requisitos indispensables para que la relación entre ambos llegue a buen puerto.

Pero vamos a decir las cosas claras: en muchas ocasiones, los clientes pueden llegar a convertirse en su peor pesadilla. Es por esto que resulta de vital importancia ser capaces de reconocer cuáles son los distintos tipos de clientesque podemos encontrar en el mercado nada más los veamos entrar por la puerta. Esto puede ahorrarle más de un dolor de cabeza.

Javier Regueira, director de POP UP Brand Content y doctor en la materia en la Universidad Rey Juan Carlos, resumen en su blog de una forma bastante clara y directa los cuatro tipos de clientes con los que puede encontrarse a lo largo de su carrera.

“Cuando la relación con un cliente iba bien, no se debía tanto al nivel de servicio prestado sino al celofán con el que revestíamos ese servicio. Este fue el principal motivo que me llevó a abandonar el mundo agencia: no me interesa un trabajo donde consigo más yéndome con mi cliente de copas que trabajando”, asegura Regueira en su blog.

Eche un vistazo a los siguientes clientes que le mostramos a continuación (seguramente se haya topado con varios a lo largo de su carrera) y ojalá que este artículo le ayude a evitarlos en su camino.

Publicidad

1. Cliente vampiro

Como su propio nombre indica, es aquél que te chupa la sangre y para el que nunca, nada de los que haga, será suficiente. Siempre, todo será mejor que el trabajo que le ofrezca. Regueira tiene claro que este es el peor cliente con el que se puede trabajar ya que, al no valorar su trabajo, no considera que sea necesario recibir ningún tipo de retribución por el mismo.

“Intente quitarse a ese cliente de encima en cuanto sus finanzas se lo permitan. Puede llegar a perder no solo la paciencia, sino muchísimo dinero”, alerta.

2. Cliente ‘pájaro loco’

Se trata de un tipo de cliente que no sabe de lo que está hablando. Cuando recibe las directrices que se supone usted debe seguir, encontrará un gran número de ideas inconexas, un discurso alterado en el que es difícil discernir qué es lo que se está buscando. Lo único que puede hacer ante este “pájaro loco” es buscar alguien que pueda encauzar bien el trabajo.

3. Cliente ‘viuda negra’

Individuos que se dejarán la piel por demostrar a todo el mundo que son capaces de controlar a todos y todo mostrando que puede prescindir de sus servicios en cualquier momento. “Un proveedor no debe ser mejor ni peor que usted. Debe ser complementario, para que usted pueda centrarse en las actividades clave de su negocio”, afirma Regueira.

“Si la relación se sustenta en que mantenga un ‘perfil bajo’ (low profile) para no robarle protagonismo, la cosa no funcionará”.

4. Cliente ministro

Lo identificará de forma rápida y sencilla: nunca tendrá tiempo para usted lo que supone un gran problema ya que nuestra agenda debe adaptarse continuamente a la suya.

Regueira ofrece tres consejos que podemos seguir en caso de encontrarnos con algunos de estos clientes:

– Si tiene un problema con alguno de sus clientes que piensa que no va a poder resolver, debe romper con él lo antes posible.

– -Si todos sus clientes le parece que encajan en estos cuatro perfiles, es probable que el problema sea suyo.

– “Cuando alguien no le valora es porque no le demuestra autoridad en ningún campo específico, quizá porque intenta ser bueno en todo”.

Un artículo publicado en Marketing Directo