Conseguir un préstamo se ha convertido en uno de los objetivos prioritarios por parte de los emprendedores y pequeños empresarios que desean impulsar su proyecto profesional. No es sencilla la tarea en muchas de las ocasiones, en donde la escasez de ofertas y las condiciones que impulsan sus modelos hacen retraerse a sus demandantes. Y eso, porque no pueden asumir las deudas generadas desde estos créditos.

Pero, ¿cómo conseguir un préstamo para crear una empresa? En primer lugar, será necesario presentar un proyecto viable y que cuente con la aprobación de la entidad emisora de estos productos.

¿Qué créditos existen para crear una empresa? Al tratarse de una línea de crédito más especial, requiere de unas condiciones de contratación también diferentes, donde no faltan los microcréditos. No ofrecen importes espectaculares, con un máximo estimado en torno a 40.000 euros, y a cambio de impulsar un periodo de carencia que puede alcanzar los 12 meses, tiempo durante el cual el titular solo paga intereses sin amortizar el capital. ¿Más? Los créditos para crear una empresa están vinculados a las líneas de financiación para los jóvenes, con la finalidad de ayudarles a realizar su devolución.

La eliminación de sus comisiones (estudio, apertura, amortización anticipada, etc.) es otro de los denominadores comunes que presentan estos créditos en la actualidad. Cuentan con un periodo de amortización habitual para estos importes, entre cinco y seis años como plazo máximo. Los intereses están debajo de la barrera del 10% e incluso pueden rebajarse con la contratación de otros productos bancarios (planes de pensión, seguros, fondos de inversión, etc.).

4 créditos para crear una empresa: hasta 40.000 euros

La principal dificultad que tienen los nuevos emprendedores es acceder a una fuente de financiación con la que puedan plasmar sus proyectos. Para ayudarles a resolver este problema, los bancos han elaborado una oferta que está confeccionada en exclusiva para crear la primera empresa. Los importes llegan hasta 40.000 euros y se presentan bajo diferentes formatos en cuanto a sus condiciones de contratación.

Una de las entidades que se ha apuntado a esta tendencia comercial es Unicaja a través del Préstamo Primera Empresa, que está destinado a los jóvenes que mantienen este perfil. Se caracteriza porque dentro de sus condiciones de contratación admite la posibilidad de reducir las cuotas mensuales que tienen que abonar. Concede un importe que alcanza el 80% de la inversión, con un máximo de 18.000 euros. Sus destinatarios, por otra parte, dispondrán de un periodo de hasta cinco años para amortizarlo, en línea con otras fuentes de financiación de diferente naturaleza.

emprender

Otra propuesta interesante procede del Banco Sabadell, que brinda el Préstamo BStartup. Sirve tanto para impulsar proyectos de autoempleo como líneas de negocios convencionales. En este caso, financia la totalidad de la inversión. El plazo para su devolución es de hasta cinco años. Este crédito se distingue porque contempla un periodo de carencia de 12 meses y, en cualquier caso, bajo la aplicación de un interés fijo y con comisiones más reducidas.

La actual oferta para los nuevos emprendedores se completa con otro modelo de similares prestaciones. Se trata del Préstamo Negocios que ha impulsado ING Direct para que los jóvenes empresarios puedan crear su propia línea de negocio.Para los autónomos les generan un tipo de interés del 6,95% TIN (7,18% TAE) y sin ninguna comisión que pueda encarecer el coste final de este producto.

Microcrédito para emprendedores

Los microcréditos son pequeños préstamos realizados a personas que tienen mayores dificultades para acceder a las vías tradicionales de financiación. No solo están comercializados para sufragar sus necesidades sociales, sino que se ha abierto una ventana para que este segmento profesional pueda acceder a estos modelos y con mayores ventajas. Es la idea que viene desarrollando Microbank, banco social especializado en esta clase de productos y que depende de CaixaBank para facilitar su concesión. Proporciona microcréditos para emprendedores, autónomos y microempresas.

Una de sus principales propuestas procede de los Microcréditos para Emprendedores, que está dirigido a profesionales y autónomos con rentas anuales inferiores a 60.000 euros, así como a microempresas con menos de 10 empleados y con una facturación no superior a dos millones de euros anuales. Concede la totalidad del proyecto, con un importe máximo de 25.000 euros. Se comercializa con un plazo de amortización de seis años, en el que puede incluirse (de forma opcional) un periodo de carencia de seis meses y, en cualquier caso, sin garantía real, como elemento innovador en su lanzamiento.

Por JOSÉ IGNACIO RECIO