La vida de por si no es en absoluto sencilla ni está exenta de problemas, frustraciones y obstáculos, pero hay hábitos mentales y pensamientos que debes intentar evitar para no sentirte más ansioso, infeliz y estresado en tu rutina diaria.

Nadie niega que lidiar con los problemas diarios de la vida es intrínsecamente difícil. Encontrar un trabajo al que asignar propósito y significado, forjar relaciones profundas y duraderas con los demás, sentirse autorrealizado y pleno en el aspecto profesional o equilibrar la vida laboral y familiar son preocupaciones constantes a muchos seres humanos. Sin embargo, una de las causas más frecuentes de la infelicidad son algunos pensamientos negativos y hábitos mentales que actúan como lastres de la satisfacción y que impiden el desarrollo personal, minando la salud mental.

Los pensamientos negativos, especialmente si tienen un carácter obsesivo o repetitivo, pueden hacernos mucho daño, bien sea por la poca utilidad que suponen para superar los retos de la rutina diaria o porque establecen expectativas agobiantes e imposibles de cumplir, nos merman la autoestima o nos generan una gran ansiedad. Enumeramos cinco de los hábitos mentales más comunes que debes desterrar para lograr ser más feliz. Además, para cuidarte te recomendamos meditar habitualmentealimentarte de forma equilibrada y completa y brindar a tu organismo el descanso propicio.

5 pensamientos y hábitos que obstaculizan tu felicidad

  • Piensas que “todo va sobre ti”: ¿En la tienda la dependienta te ha contestado muy seria? ¿Tus amistades no responden a tu propuesta de ocio en WhatsApp? ¿Notas a tu pareja un poco distante? Antes de atribuirte la culpa, responsabilidad o causa de la conducta de los demás, intenta no ser paranoico y razonar de forma lógica que puede que la dependienta tuviese gripe, es probable que tu pareja esté estresada con su último proyecto de trabajo o tus amigos no han tenido ocasión de echar un vistazo al smartphone. Asume que las acciones y el comportamiento de otros no siempre están condicionadas por ti o no siempre tienen que ver contigo. 
  • Tu mentalidad se resume en “todo o nada”: Las probabilidades de ser el mejor en algo son ínfimas, y adivina una cosa: ¡no es necesario para ser feliz! Si eres demasiado perfeccionista y deseas constantemente más éxito, dinero, una mejor posición social o más propiedades, jamás estarás satisfecho y es probable que te sientas miserable y vacío en muchos momentos. Abandona este pensamiento y deja de etiquetar las cosas en términos absolutos como el éxito o el fracaso, cuando lo que en realidad existe es una amplia gama de grises y momentos imperfectos llenos de infinitas posibilidades y oportunidades.
  • Estás obsesionado con la felicidadDe acuerdo con investigaciones recientes, obstinarse de forma excesiva con la propia felicidad resulta contraproducente, dado que si aumentas tus expectativas de manera poco realista y crees que la felicidad estará siempre presente y será interminable en tu vida -algo que el estilo de vida actual y el consumismo voraz promocionan de forma constante-,te acabarás sintiendo mal contigo mismo cuando experimentes sensaciones negativas o estés deprimido. 
  • Permitir la presencia de personas negativas en tu vida: Rodeándote de negatividad no solamente matarás tu alegría o tendrás menos momentos felices, sino que el estrés de convivir con este tipo de personas y su influencia te estará energía y te generará toneladas de estrés.
  • Ignorar tu salud física: Como decían los romanos, aplícate el “mens sana in corpore sano”, recordando que la energía mental y física están en estrecha correlación. Si descuidas tu dieta y te alimentas a base de comida basura, ingieres demasiadas dosis de alcohol entre semana, duermes poco o malcaes en el sedentarismo o pasas olímpicamente de hacer deportees normal que tu mente se resienta, te encuentres exhausto, bloqueado o con ánimo bajo. 

Fuente | Business Insider