El marketing de contenidos se ha erigido como una de las grandes tendencias a seguir por las compañías y sus marcas. En una era en la que la atención de los usuarios se presenta cada vez como más distraída y la publicidad se enfrenta a retos como el ad blocking o la visibilidad, los contenidos de calidad y que aportan valor se revelan como nuestros mejores aliados.

Esta es una teoría conocida por todos los marketeros. Los problemas surgen a la hora de llevarla a la práctica. Pero es un proceso mucho más sencillo de lo que piensa. Su gran aliado es el Big Data y este le permite tener un profundo conocimiento de su audiencia (siempre que no solo recopile y transforme la información en insights sobre los que trabajar).

Una vez sabe qué es lo que su audiencia le está demandando y conoce sus intereses y necesidades, ha llegado el momento de saber qué es lo que no debemos hacer (y que muchos hacen) a la hora de desarrollar una estrategia de marketing de contenidos.

1. La cantidad no prima sobre la calidad

No se trata de crear y crear docenas de piezas de contenido. El truco reside en generar contenido de calidad, adaptado a las exigencias y necesidades de cada canal. No vea el contenido como una masa que debe crecer a toda costa. Véalo como un conjunto de individuos únicos donde el valor de cada uno es lo que aporta la experiencia final.

Puede comenzar creando grandes piezas de contenido que puede dividir en otras más pequeñas. Esto le permitirá crear otros nuevos a partir de estas divisiones e incluso reciclar partes para futuras ideas.

2. No hable (solo) de su marca

Por supuesto que el objetivo del content marketing es el de generar branding, aumentar el tráfico a nuestro site y que este se traduzca en ventas. Todos conocemos la teoría una vez más. Pero no puede estar constantemente hablando de su marca.

Tiene que hablar sobre todos los temas en los que su empresa pueda encajar y aportar valor. Conseguir ser visto como un experto, pero nunca sin alardear.

3. El blog no siempre es necesario

Hay todo un mundo de canales y plataformas más allá de los blogs. Utilizar un blog es un buen recurso como base, pero cuenta con escenarios como FacebookInstagram YouTube donde encontrará más audiencia.

4. El marketing de contenidos no excluye a la publicidad

Imagine que es capaz de crear el mejor de los contenidos, pero no llega a la gente. Aquí la publicidad puede ser su mejor aliado a la hora de conseguir difusión.

5. No apueste sólo por la actualidad

Muchos marketeros únicamente escriben sobre temas de actualidad. Esto no es malo, pero piense que es contenido caduco y compite en un terreno en el que los grandes medios cuentan con mucha más trayectoria.

Trabajar la actualidad está bien pero no olvide que el content marketing es una carrera de fondo.

Un artículo publicado en Marketing Directo