5 preguntas que debes plantearte cuando algo va mal en tu trabajo

Es posible que un proyecto no haya dado los resultados que se esperaban, o que no hayas conseguido ese ascenso en el que tanto empeño habías puesto. Cuando algo va mal en el trabajo, es muy importante hacerse estas 5 preguntas para llegar a la mejor solución posible.

Los proyectos en el trabajo no siempre se desarrollan de la forma que deseamos. A veces se producen errores, o diversos problemas difíciles de resolver. Cuando algo va mal en tu trabajo, es necesario que te plantees diversas cuestiones para analizar la situación y los contratiempos, y así poder llegar a encontrar la forma de superar esos problemas.

Si algo no va bien, seguramente te sientas mal y tengas pensamientos negativos, ya que tu sistema motivacional mandará señales a tu cerebro advirtiéndole de que las cosas no van bien. Estos sentimientos se convertirán en emociones, pero si comprendes estas emociones podrás avanzar hacia las soluciones de tus problemas.

No pasa nada por ser negativo cuando algo va mal en el trabajo, pero después de unos días debes mirar hacia adelante y empezar a poner soluciones encima de la mesa. Para ayudarte a comenzar de nuevo, plantéate estas 5 preguntas:

  1. ¿Estás enfadado? Si es así, puede que no tengas control sobre la situación, es decir, que alguien o algo te ha impedido completar el objetivo que tenías en mente. Debes tener en cuenta que la situación no dependía de ti, y dejar de culparte por los resultados.
  2. ¿Merece la pena luchar contra este impedimento? Si es una persona la que ha provocado que algo vaya mal en el trabajo, debes pensar si realmente merece la pena luchar contra ello. Por ejemplo, si eres víctima de acoso en el trabajo, debes luchar contra él y buscar personas aliadas en tu empleo que te ayuden en tu lucha. Pero si se trata de un ascenso que tu superior no ha querido ofrecerte, debes aceptar las decisiones de los demás. Si estás enfadado, lo mejor es que esperes al menos un día para responder a estas personas que provocaron tu enfado, y así tengas tiempo para pensar en ello y no responder de forma errónea y con las emociones actuando de forma negativa.
  3. ¿Es decepción lo que siento? Cuando no consigues ese ascenso, o un aumento de sueldo, puede que sientas una gran decepción. Esto se debe a que esperabas un resultado positivo pero no llegó a darse. Pero esto significa que estuviste muy cerca de conseguirlo, así que no dejes que la decepción se quede, y sigue teniendo confianza en tus habilidades. Utiliza tu energía para realizar nuevos cambios positivos y buscar otros objetivos.
  4. ¿Siento estrés? Debes preguntarte si la situación que estás viviendo te provoca estrés, y si es así concentrarte en las acciones que puedes realizar para paliar esos resultados negativos. Pero si no es por algo concreto, es posible que debas evaluar la cadena de sucesos que ha hecho que te encuentres así. Por ejemplo, un cúmulo de pensamientos negativos pueden implicar ansiedad o estrés. Si este es tu caso, debes hablar con un terapeuta. También puedes escribir aquellas cosas que te molesten, porque así sacarás tus pensamientos y te liberarás de ellos en gran medida.
  5. ¿Estás avergonzado por la situación? Si algo ha salido mal, y es tu culpa, es posible que sientas vergüenza. Pero este sentimiento no va a llevarte a nada productivo, ya que lo que te provoca es evitar interacciones con el resto de compañeros, y perder tu compromiso tanto con tu trabajo como con el resto de compañeros. Por eso el primer paso que debes dar es reconocer los errores, y pasar página.

Gracias a estas 5 preguntas podrás plantearte cómo afrontar aquello que salió mal en el trabajo, y buscar las herramientas para solucionarlo.

Vía | Fast Company

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *