Conoce cómo usar las redes sociales para mercadear e influenciar positivamente la imagen y reputación de tu negocio.

Ya pasó el tiempo de preguntarnos “¿Cuándo?”. La pregunta ahora para tu negocio es “¿Cómo?”. En Puerto Rico, estimamos que tres cuartos de la población de la Isla usa Facebook. Esa es una gigante comunidad virtual.

Aquí les presentamos una guía rápida de cinco puntos para las redes sociales, junto a un video sobre un taller sobre medios sociales que Banco Popular ofreció a sus clientes comerciales en San Juan.

  1. Para aparecer potencialmente ante un millón de ojos, necesitas una cuenta:

Los negocios han emigrado a las redes sociales, dado que es un medio económico y sobre todo porque los consumidores están ahí. Desde una perspectiva publicitaria, las redes sociales implican millones de ojos atentos. Los números son lo suficientemente asombrosos para desvertebrar el estado actual de los medios locales y globales y para cambiar tendencias como la forma en la que nos informamos de eventos públicos, el tiempo que pasamos en las filas de los supermercados, cómo mantenernos al tanto de nuestra familia y nuestros amigos, y, claro está, como interactuamos con marcas y productos. Con mentalidad comunitaria, la fuerza de los medios sociales se ha intensificado con la proliferación de los teléfonos celulares. Mira a tu alrededor y observa cuántas personas están mirando su celular. ¿Aún tienes dudas de que tu negocio necesita una o varias cuentas en las redes sociales cibernéticas?

  1. Los consumidores andan tocando, necesitas el letrero correcto en tu puerta: Antes, marcábamos las páginas de los catálogos de alguna mega tienda para acordarnos de nuestros productos favoritos. Ahora, lo buscamos en Google y verificamos su página de Facebook. Si hoy en día tenemos una pregunta, nuestra opción principal para la respuesta no es llamar al departamento de servicio al cliente. Preguntamos directamente en la página de Facebook de la marca o el producto o los mencionamos en Twitter. Necesitas tener la información correcta en tu página para proveer la solución más rápida a cualquier interrogante: información de contacto que incluya teléfono, horas de servicio y el lema de tu empresa que denote la relevancia del producto o servicio que ofrece.
  1. El silencio dice más que mil palabras; interactúa con tus clientes:

¿No tienes departamento de servicio al cliente? No hay problema. Los consumidores de hoy día andan por todos lados. No hay una ruta linear hacia una venta de producto. Puedes influenciar positivamente la imagen y reputación de tu producto con la interacción con tus clientes en tu página de Facebook. Sobre todo, las redes sociales es una conversación entre dos partes, en la que la opinión de los amigos y la familia están en el tope. Algunas recomendaciones:

  • Responde a los comentarios en tu página en tiempo adecuado
  • Maneja comentarios negativos
  • Lleva los intercambios difíciles con los clientes a la privacidad del buzón de mensajes directos
  • Elimina comentarios inapropiados
  • Bloquea a usuarios cuando sea necesario.

Recuerda, tienes el control de lo que dices y de lo que pasa en tu página. Buscamos una conversación genuina con nuestros clientes, pero bajo términos respetuosos.

  1. No esperes mucho, incrementa tu visibilidad: Los días de enviar un post de Facebook gratuitamente para tus seguidores ya son cosa del pasado. Aun así, puedes mercadearte aumentando el alcance de un post o un anuncio con un pequeño presupuesto, ya sean historias simples mostrando tu mejor caso estudio o anuncios directos. La interminable data de perfil de las redes sociales también nos da la oportunidad de segmentar el alcance de los anuncios basándonos en demográficas y preferencias, entre otros rasgos de los perfiles.

5. Medir, medir, medir: Hay toneladas de data, úsalas. La accesibilidad de la data en las redes sociales nos permite medir fácilmente nuestras pruebas de publicidad. Sin embargo, hay veces que puedes verte abacorado con la data. Así que recuerda alinear bien tus objetivos de negocio con tus campañas en las redes sociales. Hay un arte para interactuar en los medios sociales y tus consumidores, pero al final del día tu negocio es tu negocio.

Por: Enrique I. Martel