Tras más de 7 años de recesión y caída, el número de empresas españolas ha vuelto a crecer en España en 2016, situándose en 3,24 millones de empresas constituidas. Del total de empresas españolas activas, un 15,8% tiene más de 20 años de existencia, mientras que el 20,1% restante cuenta con menos de dos años de antigüedad.

Un vistazo rápido a estos datos, extraídos del Directorio Central de Empresas, nos hace reflexionar sobre el porqué del éxito o el fracaso de un nuevo proyecto empresarial o bien, porque muchos proyectos no llegan ni a a superar los 2 años de existencia.

A continuación te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a hacer despuntar tu negocio:

CONOCE LOS PASOS ADECUADOS PARA HACER CRECER TU NEGOCIO

Conseguir rentabilidad y crecimiento son los principales objetivos que persigue cualquier Estrategia de Negocio, pero hay distintos objetivos intermedios, que nos pueden ayudar a conseguir los objetivos finales. Estos objetivos intermedios se deben basar en aportar todo tipo de soluciones competitivas adaptadas al negocio y a la tipología de empresa. Debemos tener claro que no es lo mismo trabajar para un negocio del sector de la moda que para una empresa industrial. Cada sector tiene sus peculiaridades y su mercado, pero podemos establecer una metodología genérica para incrementar el rendimiento de tu negocio.

1. Análisis de la situación y rendimiento de negocio

Para saber a dónde vamos es imprescindible conocer el punto de partida y para ello es necesario realizar un análisis y evaluación del proceso global. Un análisis completo del negocio nos permitirá definir las estrategias comerciales y de marketing adecuadas a cada situación, consiguiendo así el objetivo de convertir los negocios o marcas en organizaciones más eficientes y competitivas.

2. Benchmark e identificación de rendimiento de mercado

En este punto debemos centrarnos en el análisis de los competidores, la evolución de las ventas y la consecución de los objetivos para conocer cuál es el rendimiento actual del negocio respecto a la competencia. Tener claras algunas cifras de tu propio negocio y de la competencia supone una información muy valiosa para evolucionar hacia la siguiente fase.

equipos-de-trabajo-eficaces

3. Identificación de los elementos de valor y su aportación a la estrategia

Para conseguir definir una estrategia de empresa alineada con todos los intereses de cada una de las áreas, desde finanzas, hasta marketing o logística es importante establecer sinergias interdepartamentales y conocer los elementos que aportan valor al negocio, aquello en lo que nos deberemos centrar y destinar esfuerzos y recursos.

4. Definición de los indicadores de rendimiento a analizar (kpi, definición de objetivos)

¿Pero qué buscamos con una Estrategia de Negocio? Generalmente buscamos incrementar el rendimiento y el éxito global en términos de crecimiento de negocio. Y precisamente en definir y cuantificar estos resultados se centran los indicadores KPI (Key Performance Indicators), los cuáles permiten calcular aquello que determines relevante para tu negocio.

Se trata de una forma muy útil y sencilla de medir si estás teniendo o no éxito con las acciones que llevas a cabo. En primer lugar, debes identificar los indicadores o KPI relevantes para tu negocio, que serán los que quieras observar con más detalle, porque irán directamente ligados al rendimiento de tu negocio.

5. Definición de un roadmap estratégico

El hecho de disponer de una hoja de ruta o Roadmap te será de gran ayuda a la hora de planificar las acciones a realizar.

El Roadmap Estratégico debe incluir los objetivos a corto y largo plazo, así como también los plazos para conseguir dichos objetivos. Se trata de una buena práctica que ayuda a “trazar el camino”, cumpliendo la secuencia de actividades vinculadas con tus objetivos y que permite evolucionar con paso firme hacia el futuro.

6. Identificación de los pilares de apalancamiento para la mejora del rendimiento y el crecimiento

Es fundamental identificar los pilares de apalancamiento para el crecimiento, ya sean internos o externos -generados mediante sinergias o alianzas estratégicas entre empresas y/o personas- ya que ayudarán a que tu negocio evolucione hacia la siguiente etapa de desarrollo del negocio. En este punto también se pueden aplicar los ajustes necesarios para garantizar el éxito.

Ahora que ya conoces los pasos de una estrategia de éxito; ya puedes empezar

Ya ves que para consolidar el rumbo de un negocio y conseguir crecimiento es necesario identificar un horizonte a largo plazo, segmentarlo en los objetivos intermedios y definir las acciones para conseguir cada uno de ellos. Si sigues estos pasos y defines bien la estrategia a seguir puedes llegar a convertir tu visión de negocio en una realidad.

Un artículo escrito por David García