6 tipos de influencers que deberían estar (sí o sí) en el radar de los marketeros

El influencer marketing, que hace un par de años estaba aún en mantillas, se ha convertido en “mainstream”. La época en la que las colaboraciones entre marcas e influencers eran única y exclusivamente aptas para compañías “trendy” y abanderadas del “lifestyle” ha pasado definitivamente a la historia.

En los tiempos que corren todas las marcas (independientemente de su ramo de actividad) harían bien en poner ojitos a los influencers, en particular si tienen la mirada puesta en los millennials y los centennials.

Ahí fuera hay miles y miles de influencers (y aspirantes a convertirse en prescriptores), pero los tipos más importantes son estos que disecciona a continuación Internet World Business:

1. Los megainfluencers

Los influencers adscritos a este grupo tienen millones de “followers” a su vera y en este sentido todos aquellos contenidos que tienen a bien publicar en las redes sociales disfrutan de muchísimo alcance. Los megainfluencers son auténticas estrellas en la galaxia 2.0 y por eso aquellas marcas ávidas de cobijarse bajo su beatífica sombra deben estar dispuestas a firmar cheques de muchísimos ceros. Merecedores del estatus de megainfluencers son, por ejemplo, Dulceida o El Rubius.

2. Los influencers famosos

Debido a la fama (conseguida mediante méritos ajenos a las redes sociales) que cargan sobre sus hombros, estos influencers tienen muchísimos seguidores a su vera en los social media. A esta tipología pertenecen, entre otros, los deportistas, los actores y los cantantes (Cristiano Ronaldo y Selena Gómez, por ejemplo). Ni que decir tiene, debido al elevadísimo caché de los influencers famosos, las colaboraciones con este tipo de prescriptores salen carísimas a las marcas (y están, por lo tanto, al alcance de muy pocas empresas).

3. Los macroinfluencers

Los macroinfluencers se jactan de tener muchísimo alcance en las redes sociales (en Instagram tienen, por ejemplo, más de 50.000 “followers”) y ejercen de “role models” para otros prescriptores. Marcan tendencia y por ello otros influencers con menos poderío no les quitan ojo con el último ojo de emularles (o al menos intentarlo).

4. Los microinfluencers

Estos influencers tienen el foco puesto en temas muy concretos y sus canales 2.0 pivotan en torno a nichos específicos. Aunque su comunidad no es excesivamente populosa, los microinfluencers disfrutan de enorme credibilidad entre sus fans (que tienen a bien agasajarles con múltiples interacciones).

5. Los nanoinfluencers

Los nanoinfluencers tienen un alcance limitado. Pero en círculos muy específicos gozan de una autoridad enorme y esa autoridad se deja notar en cifras de engagement absolutamente envidiables. Los contenidos alumbrados por los nanoinfluencers, cuya influencia es pequeña pero “matona”, están ungidos con el don de la credibilidad.

6. Los influencers en ciernes

Los influencers agrupados en esta tipología tienen un alcance aún bastante pequeño, pero sus cifras de crecimiento se precian de ser meteóricas. Las colaboraciones con influencers aún en ciernes son una estupenda inversión a largo plazo para las marcas que deciden posar sus ojos en ellos.

Vía: Marketing Directo

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *