Atrás quedaron esos días en los que las empresas se cuestionaban si era necesario o no estar presentes en las redes sociales. Independientemente de si su compañía es B2B, B2C o una combinación de ambas, sus clientes se encuentran en las plataformas sociales y usted, tiene que estar ahí.

Esto nos puede llevar al pensamiento equivocado de que, una aceptación casi total del uso de las redes sociales por parte del mundo empresarial, ha desembocado en una comprensión válida y efectiva de las mismas. Por desgracia, son muchas las empresas que no están desarrollando sus estrategias demarketing en redes sociales de la forma correcta.

A continuación, le mostramos algunos de los errores más comunes y cómo podría ponerles solución:

1. Retención vs Adquisición

Es un fallo muy común ver las redes sociales como plataformas a través de las que adquirir nuevos clientes en vez de mejorar nuestras estrategias para retener a los que ya tenemos. Verá un retorno mucho mayor en el tiempo si el dinero que invierte en social media se centra en el fomento de fuertes relaciones con los clientes con los que ya cuenta y que son leales a su marca.

redes

2. Tratar de estar en todas partes

Cada vez más marcas tratan de estar en todas y cada una de las nuevas redes sociales que nacen. Piensan que tienen que estar en todas las plataformas en las que están presentes sus clientes sin pararse a crear mejores relaciones en aquellas en las que realmente aportan un valor a los usuarios. Considere la personalidad de su marca y la de sus clientes y valore en qué red social le compensa realmente estar.

3. Falta de conocimiento del cliente

Muchas marcas desconocen cuál es su cliente ideal y no le importa a través de qué red social le siga. Calcule el valor de cada usuario y comprenda sus necesidades. Esto requiere una gran cantidad de datos para crear los mejores perfiles sociales pero los resultados que obtendrá serán realmente satisfactorios.

4. No convierta las redes sociales en el “Frankenstein” de su marca

No vierta en estas plataformas los contenidos porque sí. Cada una es diferente y los usuarios buscan distintos contenidos en ellas. Haga que su negocio tenga una naturaleza social construida desde la experiencia del cliente y aquí, es necesario que la marca interactúe con los usuarios para que se establezca una relación fluida, nacida desde el interés mutuo y no sólo por estar en las redes sociales.

5. Social no es TV

Muchas marcas se olvidan de que el objetivo de las redes sociales es conectar con las personas y generar conversación y tratan sus perfiles como si fuesen anuncios de televisión. Este tipo de mensajes no generan ninguna interacción que reporte valor a ninguna de las dos partes.

Una buena regla sobre el comportamiento que debemos tener en estas plataformas señala que el 80% del tiempo que pasamos en conversación con nuestros usuarios no debemos tratar sobre nuestra marca.

6. Piense como su cliente

Usted no sólo es una marca sino que también es un consumidor. ¿Tanto le cuesta ponerse en su lugar para saber lo que realmente quieren? Recuerde que el 40% de los seguidores de una empresa en redes sociales lo hacen para obtener algún tipo de beneficio como descuentos o promociones.

7. Olvídese de comprar seguidores

Comprar fans o seguidores no es un método sostenible ni que esté bien visto. Podemos desarrollar innumerables acciones para sumar usuarios como ofrecer algún “premio” a los recién llegados o a los que más tiempo llevan, descuentos, promociones y así una lista tan larga como su capacidad creativa.