Los gatos, que con sus “monerías” son auténticos maestros generando clics y convirtiendo en viral casi todo lo que tocan, son (con méritos propios) los animales más famosos de la red de redes.

Y de ellos, aunque no lo parezca, podemos aprender valiosas lecciones de marketing de contenidos. A continuación, y de la mano de Inspirationfeed, repasamos lo que 7 “celebrities” gatunas pueden enseñarnos (con sus maullidos) del content marketing:

1. Keyboard Cat
Este gato, cuyas andanzas fueron filmadas originalmente allá por el año 1984, se guarda bajo las pezuñas una lección muy importante para los “content marketers”: que el marketing de contenidos es mucho más que publicar posts en bitácoras. El content marketing puede adoptar múltiples formatos: desde una presentación en SlideShare a un vídeo tutorial, pasando por las “gifografías” (infografías en formato GIF).

2. Grumpy Cat
Grumpy Cat, que atrajo hacia sí las miradas de medio mundo allá por el año 2012, cuando una foto suya apareció en Reddit, ha sabido aprovechar en su propio beneficio la viralidad que generan sus contenidos para labrarse una carrera que no es ni mucho menos flor de un día y que le ha llevado a protagonizar incluso una película. Al igual que Grumpy Cat, los “content marketers” deben ser conscientes de que los clics no sirven de nada si no son capaces de generar “leads”.

3. Lil’ Bub
De esta adorable gatita, que por culpa de una anomalía genética tiene siempre la lengua fuera, los “content marketers” pueden (y deben) aprender lo importantísimo que es sazonar los contenidos con emociones. Los contenidos deben sorprender, hacer reír e incluso llorar al espectador. Deben hacerle sentir. Si no, difícilmente generarán interacciones.

4. Maru
Aunque Maru es originario de Japón, este lindo gatito es bilingüe y protagoniza tanto “memes” en japonés como en inglés. ¿La lección que Maru pone en manos de los “marketeros? Que saber idiomas es un plus si nuestro objetivo es llegar a una audiencia multicultural.

5. Nyan Cat
La principal fortaleza de Nyan Cat es que es un minino deliberadamente divertido. Y la diversión es un ingrediente clave para añadir una pizca de “sabrosura” al marketing de contenidos.

6. Hamilton the Hipster Cat
De este simpático gato hípster los “content marketers” pueden aprender que para conectar con los millennials (los mismos que beben los vientos por Hamilton) el contenido debe ser 100% auténtico.

7. Henri
Este gato, que protagoniza la serie web Henri, le Chat Noir, recuerda a los “content marketers” que el storytelling es un ingrediente absolutamente esencial para fidelizar (y deleitar) a la audiencia.

Un artículo publicado en Marketing Directo