Pokémon GO(aunque ahora ha perdido parte del esplendor con el que cautivó al mundo el pasado verano), es solo uno de los ejemplos de cómo las marcas no están dispuestas a dejar pasar ningún fenómeno social.

No es de extrañar si tenemos en cuenta que captar la cada vez más distraída atención de los usuarios es todo un reto (eche un vistazo a las cifras de ad blocking).

Todos conocemos la teoría: mensajes claros, concisos, de calidad, no intrusivos y que aporten un valor acorde a los intereses y necesidades de unos consumidores cada vez más empoderados e informados.

Pero, ¿cómo deben las marcas abordar fenómenos como el generado por Pokémon GO para no perder ese tren? La respuesta nos llega de las conclusiones recogidas por varios miembros del Forbes Agency Council que a continuación le mostramos.

1. ¿Qué piensa su audiencia?

Una cuestión que tiene que plantearse antes de lanzar cualquier estrategia relacionada con un fenómeno viral o tendencia. Imagine que trabaja para una empresa del sector sanitario. Pikachu y sus amigos se encuentran en las antípodas de lo que su audiencia le está demandando.

Analice cada una de las tendencias a las que piensa sumarse valorando si realmente pueden erigirse como canales acertados a través de los que llegar a su público.

Un error en este sentido podría dañar no solo la imagen de su marca sino también su credibilidad.

2. ¿Realmente es acorde con su marca?

Puede que su compañía se enmarque dentro del mundo millennial y recurrir a elementos de la cultura pop sea la tónica. En este caso, adelante, fenómenos como Pokémon GO son una auténtica fuente de ideas.

3. ¿Se trata de algo pasajero?

Vivimos en un mundo tan volátil que la gran mayoría de las tendencias desaparecen casi con la misma fugacidad con la que nos prometieron ser el nuevo camino a seguir.

Con esto no estamos diciendo que debe pasar de todas las tendencias y fenómenos que puedan parecer acotados temporalmente. Al contrario. Si cumplen con los dos puntos anteriores ¡adelante!

Pero únicamente le generarán resultados a corto plazo en un momento determinado. No olvide que apostar por el marketing con visión y basado en los datos y conocimiento de su audiencia es la verdadera clave.

4. ¿Está en línea con sus metas y objetivos?

Antes de sumarse a cualquier táctica o moda pasajera no olvide preguntarse si encaja con sus objetivos. ¿De qué le sirve aunar esfuerzos, tiempo e inversión si apenas tiene nada que ver con el recorrido que se había propuesto?

5. ¿Está siendo forzado?

Sea cuál sea la perspectiva que planea utilizar, asegúrese de que es un ajuste natural con su marca. Si el consumidor descubre que poco o nada tiene que ver con la línea que su marca ha venido marcando puede que se encuentre con el efecto contrario.

6. ¿Es parte de su estrategia?

No olvide evaluar si la tendencia en cuestión alcanzará realmente a su público objetivo cumpliendo con los objetivos de marca, o incluso puede generar nuevas oportunidades.

Si las respuestas son negativas su marca podría quedar desparejada en una fiesta a la que nadie le había invitado.

7. ¿La tendencia encaja con su negocio?

Tiene que determinar si sumar cierta tendencia va a tener un beneficio positivo en su negocio. El hecho de que algo esté sucediendo y beneficiando a otros no quiere decir que sea lo más adecuado para su empresa.

Un artículo publicado en Marketing Directo