El primer día en un empleo (independientemente de cuál sea la naturaleza de éste) está siempre marcado por el nerviosismo y la zozobra.

Y aunque se supone que los social media managers son profesionales aguerridos y dueños de una gruesa coraza, lo cierto es que no pueden evitar muchas veces ser un auténtico manojo de nervios cuando se enfrentan a su primer día de trabajo.

Aunque la desazón que nos corroe por dentro en nuestro primer día de trabajo es prácticamente incontrolable, podemos mantenerla a raya (o al menos intentarlo) si estamos pertrechados de un plan de acción muy concreto.

Un social media manager le hincará probablemente el diente a su nuevo empleo con mucha más seguridad (despojada de inquietud) si durante su primera semana de trabajo se propone hacer las 8 cosas que enumera a continuación Hootsuite:

1. Auditar la presencia en los social media de la empresa
Listar las diferentes cuentas 2.0 de la compañía, evaluar su rendimiento, determinar quiénes tienen acceso a tales cuentas, poner nombres y apellidos a todas las herramientas utilizadas para la gestión de los diferentes perfiles en las redes sociales de la empresa y poner bajo la lupa los procesos utilizados para aprobar y ejecutar acciones en los social media es una labor tediosa pero necesaria para que el trabajo de un social media manager recién estrenado en su puesto comience con buen pie.

2. Preocúpese de conocer a los equipos de trabajo con los que va a colaborar
Un social media manager rara vez trabaja en solitario. Por esta razón, está en la obligación de desarrollar relaciones sólidas y fluidas con el equipo encargado de alumbrar vídeos (que son al fin y al cabo un ingrediente imprescindible en las redes sociales), con el equipo de ventas (más allá de para interactuar con la audiencia, las redes sociales sirven para generar “leads”), con la comunidad (a la que debe escuchar con las orejas muy abiertas) y con cualquier persona dentro y fuera de la organización que le pueda ayudar a cruzar victorioso la meta del éxito.

3. Empaparse de las últimas tendencias 2.0
Las tendencias 2.0 son volubles por naturaleza y cambian a la velocidad del rayo, pero en 2017 todo social media manager que se precie debería tener la mirada firmemente posada en “hypes” (con muchísimas posibilidades de perdurar en el tiempo) como el “social selling”, la publicidad pagada en las redes sociales (para contrarrestar la caída del alcance orgánico de las marcas en los social media), y los vídeos (que hacen la boca agua al usuario en plataformas como Facebook, Instagram y Snapchat).

4. Escuche a sus seguidores (y también a los que podrían serlo potencialmente)
A la hora de poner la antena para escuchar con atención lo que tienen que decir los seguidores, hay que fijarse en muchísimos aspectos, pero en particular en estas tres cosas: su sentimiento en torno a la marca y sus productos y servicios, las funcionalidades, productos y servicios que buscan activamente en su relación con la compañía, y los problemas para los que los followers buscan soluciones (con la inestimable ayuda de las marcas).

5. Lleve a cabo un análisis de la competencia
A la hora de poner nombres y apellidos a los rivales con los que se ve las caras directamente su marca, utilice Google para identificar empresas similares, fíjese en las compañías que sigue su propia audiencia en las redes sociales, y trate de reducir sus competidores a un Top 3 (a fin de hacer las cosas más manejables). A continuación, investigue pormenorizadamente en qué redes sociales se desenvuelven sus principales competidores, con cuánta frecuencia publican contenidos en la Web Social y cuáles son sus índices de engagement.

6. Eche la vista atrás para rastrear el contenido con mejores índices de rendimiento
Con la inestimable ayuda de Google Analytics y otras herramientas de análisis, preocúpese de identificar aquellas publicaciones que mejores resultados han procurado a la marca durante el último año. Y determine qué se esconde detrás de su éxito. En ocasiones un post que funciona a las mil maravillas en términos de SEO no tiene después demasiada “pegada” en las redes sociales.

7. Hable con otros empleados (fuera de su propio departamento) sobre los social media
Y trate de hallar respuestas a algunas de estas preguntas:
– ¿Con cuánta frecuencia se involucran los empleados ajenos al departamento de marketing en las redes sociales? ¿Gestiona cada departamento sus propios perfiles 2.0?
– ¿Se anima activamente a los empleados a tener cuentas personales en la redes sociales? ¿Se les permite utilizarlas en horario de trabajo?
– ¿Tienen los trabajadores formación para desenvolverse en las redes sociales?
– ¿Solicitan apoyo los trabajadores ajenos al departamento de marketing a la hora de lidiar con el universo 2.0?

8. Cree una serie de plantillas 2.0
Intente crear plantillas de estrategias en los social media (a fin de poder concentrarse en los objetivos que se ha propuesto previamente), de calendarios editoriales (para tener controlada la producción de contenido dentro de la organización), de calendarios de contenidos 2.0 (lo tendrá así todo atado y bien atado), y de imágenes para publicar en las redes sociales (para hacer más rápido el cambio de fotos de portada o de perfil).

Un artículo publicado en Marketing Directo