Todos sabemos que el éxito se construye sobre la base del trabajo duro y la perseverancia. Pero hay algo que a menudo pasamos por alto a la hora de conquistar el codiciado éxito: la fortaleza mental y emocional.

Ser fuerte tanto mental como emocionalmente les es a algunos más fácil que a otros, pero hay unos cuantos trucos que todos podemos utilizar para aumentar la robustez de nuestros pensamientos y nuestras emociones.

Si quiere caminar con paso firme y seguro hacia el éxito, procure dar (cuanto antes) un puntapié a los obstáculos que enumera a continuación Inc.:

1. La envidia
Centrarnos más en aquello que no tenemos que en nuestros logros nos hará inevitablemente infelices y nos alejará del éxito. La envidia es en realidad una ilusión: la fortuna de los demás no repercute en absoluto en nuestros éxitos y fracasos.

2. El perfeccionismo
El perfeccionismo no es la búsqueda de lo mejor y lo más perfecto sino más bien dejarse gobernar por esa estridente y áspera voz interior que nos dice que no somos lo suficientemente buenos. Ser excesivamente perfeccionista no sólo se interpondrá entre nuestro camino y el éxito sino que nos hará además más propensos a la ansiedad y a la depresión.

3. La comparación
Las personas con éxito no se comparan a sí mismas con los demás. Saben que es una pérdida de tiempo y de energía porque todas las personas son (afortunadamente) diferentes. Y si se comparan con alguien, lo hacen con la persona que aspiran a ser.

4. La culpa
Nuestros éxitos y nuestros fracasos son nuestros, por lo que culpar a los demás cuando las cosas se tuercen no tiene ningún sentido. En lugar de malgastar nuestro tiempo culpando a los demás, debemos concentrar todas nuestras fuerzas en solventar el problema que tenemos entre manos.

5. La inseguridad
Cada vez que le asalten las dudas sobre su propia capacidad, piense en lo lejos que ha llegado, en todas las trabas que ha tenido que sortear para llegar donde está, en todas las batallas que ha ganado y en todos los miedos que ha superado hasta el momento.

6. El miedo
Si tiene miedo de fracasar, es mucho más probable que acabe topándose de bruces con el fracaso. Recuerde que sólo los riesgos y los peligros son reales. El miedo es sólo una elección, una trampa de su mente en la que no debe permitirse el lujo de caer.

7. La distracción
Las distracciones son tentaciones lamentablemente omnipresentes. Pero si queremos abrazar el éxito, debemos aprender a dar esquinazo a esas distracciones y a concentrarnos en escuchar la voz de nuestro propio éxito.

8. El confort
Para subirnos a la cima del éxito necesitamos salir de nuestra zona de confort y agarrar las oportunidades que salen a nuestro paso (para evitar después los remordimientos).

9. La falta de resolución
La falta de resolución es una forma absolutamente perversa de auto sabotaje. Cada día que demoramos una tarea pendiente es otro día que pasaremos preocupándonos por lo que está por hacer. Y poniéndonos zancadillas a nosotros mismos en la larga travesía hacia el éxito.

Un artículo publicado en Marketing Directo