El marketing es una profesión dura (y repleta de “baches”) que se hace a veces cuesta arriba. Sin embargo, es también un trabajo muy gratificante a nivel personal (lo es a veces, al menos).

Quien se gana las habichuelas como marketero está aprendiendo constantemente cosas nuevas que puede incorporar después a su vida personal.

En el ejercicio de su profesión los marketeros aprenden muchísimas lecciones vitales, pero que estas que recoge a continuación Forbes son quizás las más valiosas:

1. Delegue con frecuencia
Acostumbrados a estar casi siempre hasta arriba de trabajo, los marketeros aprenden tarde o temprano que intentar hacerlo todo en solitario es imposible y que a veces, aunque parezca una derrota, no queda más remedio de delegar.

2. Sea ético (incluso cuando la honestidad hace daño)
En el marketing, como en la vida, las marcas (y las personas) que se despojan de todo sentido de la ética están condenadas a tropezarse (una y otra vez).

3. Puede que sea una “antigualla”, pero el email sigue siendo muy eficiente
Pese al “boom” experimentado durante los últimos años por las redes sociales, el mucho más veterano email sigue siendo el canal más eficiente para muchísimos marketeros. Pero el correo email resulta eficiente no sólo en el terreno marketero sino también en la vida real, donde enviar a la gente un puñado de emails basta a veces para obtener respuestas.

img_oficina

4. Exprésese con claridad
Los marketeros necesitan comunicar con claridad sus deseos y necesidades a cuantos trabajan a su alrededor para que sus proyectos lleguen a buen puerto. En la vida real la comunicación clara y concisa es también un “must”. Si no nos comunicamos con claridad, nos sentiremos inevitablemente frustrados.

5. Hágalo todo con pasión
En el marketing la pasión es un ingrediente esencial para vender el producto que tenemos entre manos y también para creer en él. Esa pasión que tan importante es en términos marketeros también lo es en términos estrictamente vitales (y lo es independientemente de nuestra edad y de nuestras habilidades).

6. Sea realista
Los marketeros necesitan marcarse objetivos realistas si no quieren toparse después de bruces con el fracaso. El realismo con el que los marketeros encaran su profesión es también una importante lección para la vida.

7. Mida todo lo posible (y lo imposible)
En la nueva digital, donde el Big Data lleva la voz cantante cada vez más, los marketeros deben en gran parte sus éxitos a su afinidad con los datos, unos datos que se revelan también muy útiles en la vida real (para estar en forma, para relacionarnos mejor con los demás y para poner el foco en lo que de verdad nos hace felices).

8. No se lo juegue todo a la carta de una única cosa
En el marketing no es conveniente depositar todas las inversiones (y las esperanzas) en un único canal. Tampoco es recomendable caminar por la vida huérfano de planes B (y C).

9. Negocie y triunfará
Los marketeros están obligados inevitablemente a negociar para que sus proyectos salgan adelante. El espíritu negociador que habita en las entrañas de todo marketero es también muy útil para la vida, puesto que nos ayuda a construir relaciones más sólidas.

Un artículo publicado en Marketing Directo