Hoy en día, los consumidores ya no solo se conectan a Internet para comprar, sino que usan la Web para gestionar muchos aspectos de su vida. Por ello, los minoristas deben contar con una fuerte presencia online para optar al máximo número posible de ventas. El comercio electrónico es el mercado minorista que más rápido crece en Europa y, con unos beneficios por transacciones online de más de 14.000 millones de euros, España ocupa el primer lugar en el mercado del comercio electrónico en el sur de Europa.

Si bien esta situación supone una oportunidad excelente para que los comerciantes amplíen su base de clientes, se requiere una estrategia bien diseñada. Los consumidores deben aprender a filtrar automáticamente grandes cantidades de información en internet con el fin de quedarse solo con el contenido que les interesa y, por su parte, las empresas deben ser capaces de crear contenido atractivo que destaque en un mercado minorista global y saturado.

Para las empresas que crean sus sitios web de comercio electrónico resulta muy sencillo adoptar un enfoque generalista (con páginas sin personalizar) a la hora de dirigirse a los compradores por Internet, lo que conlleva elevadas tasas de abandono y un número reducido de conversiones. La geolocalización por IP es una herramienta que han desarrollado las empresas de comercio electrónico con una amplia visión estratégica a fin de solucionar estos problemas mediante la personalización avanzada de los sitios web. Al identificar la ubicación de un visitante web y definir sus características de conexión (a través de su dirección IP), se obtiene un volumen de información detallada que los comerciantes pueden usar para desarrollar contenido personalizado que mejore la experiencia del cliente, ayude a aumentar las ventas e impulse las tasas de conversión.

Así pues, ¿cómo pueden las empresas adaptar su contenido para maximizar su experiencia en Internet y desplegar el potencial del comercio electrónico a escala global?

Personalizar las promociones

digital

La geolocalización por IP permite a las empresas optimizar sus procesos de compra al personalizar el contenido en función de la ubicación de la audiencia. Además, gracias a la capacidad para mostrar automáticamente las tiendas que están más cerca de los compradores, esta tecnología ayuda a las organizaciones a ofrecer promociones locales en Internet y ofertas personalizadas en función de la región. Los datos de la ubicación también se pueden usar para impulsar las ventas fuera de la web al ofrecer cupones y descuentos exclusivos “en tienda” a los consumidores cuando se encuentran cerca de las tiendas físicas. Por último, el hecho de mostrar contenido relevante según la ubicación también ayuda a entablar relaciones duraderas con los visitantes del sitio web.

Aumentar la relevancia del producto

El contexto resulta esencial a la hora de captar clientes, y la geolocalización por IP ayuda a las empresas a garantizar que los productos y el contenido local más adecuados estén siempre visibles. Por ejemplo, la página principal de un sitio web de comercio electrónico puede mostrar mayormente ropa urbana cuando se accede a ella desde una capital y ropa surfera cuando se visita desde poblaciones costeras. Por otro lado, la geolocalización por IP también puede facilitar la relación inmediata entre los sucesos del mundo real y el contenido de un sitio web. Por ejemplo, si llueve en una ciudad o región específicas pero, de repente, sale el sol, la ropa impermeable que se anunciaba en la página principal de un sitio se puede cambiar por ropa veraniega más ligera. De esta forma, no solo se ofrece una relevancia coherente a los consumidores, sino que los productos adecuados se muestran en el momento oportuno, lo que acorta considerablemente el proceso de compra.

Adaptar la moneda y el envío

La adaptación de la moneda y de las opciones de envío según la ubicación de los consumidores simplifica la experiencia de compra internacional, lo que se traduce en una mayor retención de los clientes. Gracias a la geolocalización por IP, los comerciantes pueden localizar el país de origen de los consumidores y adaptar su configuración de moneda. También pueden cambiar las opciones y las tarifas de envío a domicilio para adaptarlas a la ubicación del consumidor, así como mostrar la información de las tiendas locales para recoger los productos, sin que el comprador tenga que introducir sus datos. A diferencia de los comprobadores de código postal invasivos y desfasados, la geolocalización por IP proporciona la información más relevante con la mínima intrusión.

Adaptar el idioma de destino

Aunque puede considerarse el idioma universal en Internet, el inglés no siempre ayuda a impulsar las compras. En el informe Can’t Read Won’t Buy (Si no entienden el idioma, no compran), en el que se analiza cómo la adaptación del idioma influye a la hora de atraer consumidores, se explica que es más probable que la mayoría de los consumidores compren productos de un sitio web en su idioma nativo. Para solucionar este problema, muchas empresas preguntan a sus consumidores desde dónde acceden a la página, lo que supone un paso tedioso e incómodo que afecta de manera negativa a las interacciones. Las empresas globales de Savvier utilizan la tecnología de la geolocalización por IP para garantizar que sus sitios web estén disponibles en varios idiomas y muestren automáticamente el idioma correspondiente en la página principal.

Medir el éxito local

La inteligencia IP no solo mejora la experiencia del cliente, sino que permite a las compañías calibrar el éxito de una campaña de forma precisa. Además, al integrar los datos de geolocalización por IP en los análisis, se puede medir el impacto publicitario de las campañas a nivel local, regional, nacional e internacional. De este modo, las empresas cuentan con un conocimiento exhaustivo de cuáles son los productos y los servicios más demandados y cuáles se venden mejor. Con estos datos, los sitios web de comercio electrónico pueden acceder a una valiosa información sobre cuál es su público, lo que les permite aumentar la captación y la relevancia en todo el mundo.

La precisión resulta fundamental a la hora de demostrar lo eficientes que resultan los datos IP para impulsar el comercio electrónico. Si se usa correctamente, la adaptación del contenido puede mejorar enormemente el impacto de un sitio web de comercio electrónico, pero si el uso no es el adecuado, surge el riesgo de dañar la imagen de marca de la empresa y las relaciones con los clientes. Aunque hay muchos suministradores y sistemas que dicen tener la capacidad de determinar la ubicación de una dirección IP a una tarifa reducida, no se recomienda a las empresas confiar en todos los proveedores.

Localizar una dirección IP con precisión no es tarea fácil, se requiere un análisis avanzado de la infraestructura que solo los especialistas en geolocalización por IP premium son capaces de ofrecer. La elección correcta sería una empresa que se comprometa a suministrar datos precisos y detallados, y descartar las que toman los datos públicos de los registros de internet y los reempaquetan como un servicio exclusivo, puesto que estos datos son imprecisos de forma intrínseca y no abarcan todo el espectro de Internet.

Diseñar una estrategia para llegar al público en la web y ganarse su atención es un proceso mucho más complicado que ofrecer los mejores productos y servicios del sector, ya que los minoristas de comercio electrónico deben adaptar también sus promociones para satisfacer las necesidades individuales. Una tecnología de geolocalización por IP exhaustiva ofrece a los comerciantes la información que necesitan no solo para comprender a su audiencia, sino también para crear conexiones personales con los consumidores, lo que reduce las tasas de abandono y aumenta las conversiones. El mercado del comercio electrónico crece cada día más y, para poder atraer verdaderamente a su público, los minoristas deben adaptar el contenido a fin de optimizar los resultados.

Elena Vega
Directora de Desarrollo de Negocio para el sur de Europa en Digital Element