Prepárese para ver más anuncios en sus actualizaciones de Instagram. Por primera vez, la red social ha anunciado la introducción de una nueva interfazque permitirá a los anunciantes utilizar plataformas de terceros como Brand Networks y Salesforce para elaborar sus propias campañas.

Resumiendo, a partir del próximo martes, comprar anuncios en Instagram será mucho más fácil para las marcas.

Hasta el momento la red social solo vendía espacios publicitarios a un selecto grupo de grandes empresas con las que trabajaba sin intermediarios –un mecanismo que dejaba fuera a las compañías más pequeñas que no podían permitírselo-. El cambio derribará los muros y permitirá entrar a un mayor grupo de empresas.

pescador

Los anunciantes, deseosos de usar las herramientas de segmentación ideadas por Facebook y de conectar con los 300 millones de personas que utilizan Instagram a día de hoy, han recibido la noticia con los brazos abiertos.

Jamie Tedford, director ejecutivo de Brand Networks, ha confesado que “se trata de uno de los lanzamientos más esperados entre nuestros clientes”. Tedford fue uno de los propulsores de la introducción de anuncios en Instagram mediante la colocación de una campaña publicitaria para Chick-Fil-A, la cadena estadounidense de comida rápida.

La introducción de este cambio fortalecerá a Instagram, una red que podría hacer sombra a Google y Twitter en el plazo de dos años, de acuerdo con un informe de eMarketer. Esta es la última medida dentro del proceso de cambios que se ha ido observando en la estructura publicitaria de Instagram, y su objetivo es sacar más partido a los millones de selfies y creativas puestas de sol.

Los analistas se preguntan actualmente si estas nuevas herramientas publicitarias –anuncios, enlaces externos y botones de compra- estropearán elencanto inicial que atrajo a sus usuarios. Probablemente no, aunque éste es un riesgo real que habrá que correr. Debbie Williamson, uno de los principales investigadores de eMarketer, afirma que Instagram es consciente de los posibles peligros y, por el momento, ha sabido mantenerse al margen de ellos restringiendo el flujo masivo de anuncios.

“Los usuarios verán más anuncios, pero no creo que piensen que van a ver demasiados”, confesaba. “Simplemente van a poder ver diferentes tipos de anunciantes y anuncios”.

Sin embargo, la calidad de los anuncios sí puede verse comprometida. En el antiguo modelo, Instagram trabajaba codo con codo con los anunciantes para crear campañas convincentes y bien elaboradas. Los anuncios eran diseñados exclusivamente para la marca, para potenciar su notoriedad. Ahora, los anuncios permitirán a los usuarios descargar aplicaciones, comprar productos o registrarse en newsletters.

“Será interesante comprobar si el nivel de ‘engagement’ sigue siendo alto con este nuevo modelo, tal y como ha sido durante los últimos años”, declaró Williamson.

El punto fuerte de la red social es su gran atractivo visual, que consigue la mezcla perfecta entre publicidad y feedback de los usuarios. Instagram presume de que sus anuncios son 2.8 veces más efectivos que los de cualquier otra plataforma online.

“Es un enfoque muy singular, con hermosas imágenes y un formato muy simple”. “Es un ecosistema creado por y para los usuarios. Las marcas no contaminan, sino que forman parte de la conversación”.

El reto actual es mantener el mismo nivel de calidad a pesar de haber otorgado mayor libertad a los anunciantes en lugar de simplemente ayudar a las grandes marcas en la creación de campañas brillantes.

Un artículo publicado en Marketing Directo