Tener presencia en Internet es muy importante para las empresas. Supone mucho más que disponer de una página web donde anunciarse. Supone crear un portal lo más completo posible, a través del cual el cliente pueda conocer perfectamente todos nuestros productos. Sólo así podrá animarse a comprarlos y a darlo a conocer a otras personas.

No todas las webs de empresas disponen de un catálogo de productos completo, condescripciones detalladas, imágenes... Si crees que la tuya debe mejorar mucho, o, simplemente, te has propuesto añadirle un catálogo para dar a conocer tu mercancía, hoy te proponemos tres alternativas para crear un catálogo online donde mostrar ofertas.

Issuu

Se trata de una alternativa para subir nuestros documentos a la red, en este caso los catálogos que tenemos, y que permite visualizarlos de una manera mucho más atractiva para nuestros clientes que un simple PDF, puesto que los pasa a un formato flash más atractivo visualmente. En Issuu podemos subir documentos con una limitación de un máximo de 100 MB por archivo y quinientas páginas, lo que será más que suficiente para un catálogo online.

Pero no sólo tenemos que quedarnos en los catálogos porque el formato nos permite otras opciones, puesto que podemos crear un pequeño porfolio de nuestra empresa o documentación de productos, algo del tipo manuales o pequeños cursos de formación que podamos ofrecer en nuestra pyme. Las posibilidades que nos ofrece son muy grandes.

El reproductor que nos permite incrustar en nuestra web el catálogo nos ofrece muchas posibilidades a la hora de dar un aspecto más dinámico a nuestra web. La parte negativa, es que si por cualquier motivo no está disponible el servicio, nuestra web no se visualizará correctamente.

Calameo

En este caso hablamos de un servicio que nos permite subir los documentos para transformarlos a formato flash en una gran variedad de formatos. De esta manera alternativas no nos faltan para poder crear nuestro catálogo de productos y llevarlos a la red. Si tenemos nuestra propia página web podemos incorporarlo de manera que podemos enriquecer nuestra web y mostrarlos de una manera distinta, sencilla y asequible para todo tipo de usuarios y empresas.

Además nos permite mantener el documento de forma pública o privada, de manera que si queremos compartir una presentación con los asistentes a la misma no tenemos la necesidad de declarar el documento como público. La versión gratuita nos permite un número ilimitado de documentos y de visitas al mismo, pero si necesitamos ampliar funcionalidades, tenemos versiones de pago por 12 o 49 euros al mes.

Respecto a las otras dos opciones lo peor es el minivisor que nos permite incrustar, puesto que tanto Issuu como Scribd nos permiten incrustar documentos y visualizarlos al tamaño que nosotros deseemos. El mini reproductor está bien para colocar en un lateral de nuestra web, pero poco más.

Scribd

La tercera alternativa se llama Scribd, también conocido por muchos como el YouTube de los documentos. Quizás es la opción que tiene un visualizador más completo para incrustar en nuestra web, pero al contrario que en los dos casos anteriores visualmente es quizás menos atractivo.

Quizá es el más adecuado si queremos publicar manuales para nuestros clientes, pero para el catálogo online, que incluye más elementos visuales que de texto, es mejor uno de los anteriores. La parte buena, es que ahora soporta HTML5, lo que significa que no dependemos de que el dispositivo donde mostramos el documento tenga o no soporte para Flash.

catalogo-online

Claves para un catálogo atractivo

Llegados a este punto, la claridad es un factor clave en el éxito de un catálogo, pero hay más. ¿Quieres conocerlas?

1. No utilizar la primera página del folleto para mostrar el logotipo y los datos de la empresa. Este tipo de información irá al final del folleto o, como mucho, se pondrá en la primera página el logotipo pero en formato pequeño, sin ocupar toda la portada. Lo ideal en la primera página es mostrar un reclamo que atraiga la atención de los lectores y les lleve a querer conocer más detalles.

2. El objetivo del catálogo debe reflejarse en imágenes y contenidos, es decir, si quieres vender productos lo harás de forma clara, no ocultando esa intención bajo otros contenidos. La claridad es un factor clave en el éxito de un catálogo.

3. Mediante sus contenidos, el catálogo debe responder a posibles dudas que el usuario pueda tener:

  • Qué productos o servicios se ofrecen y sus características y detalles.
  • Qué ventajas ofrecen frente a la competencia.
  • Precios o tarifas.
  • Qué es lo que se quiere destacar.

4. La claridad también es importante en los textos del catálogo, explicando todo a la perfección -especialmente en el caso de ofertas o promociones-. Si se deja todo claro nos evitaremos situaciones de confusión.

5. El exceso nunca es bueno. Esta regla se basa en que un catálogo ofrecerá una serie de productos o servicios pero sin saturar al lector. Si deseas incluir demasiada información, lo mejor es que dividas el folleto en secciones o categorías, o incluso que crees dos diferentes.

6. Un diseño profesional es fundamental para que nos tomen en serio. Intentar ahorrar costes haciendo nuestro propio folleto no es recomendable si no tenemos idea de ello. Lo mejor es confiar en profesionales que realicen un buen diseño de catálogo de productos. La diferencia será notable para ti y para tus lectores.

Un artículo publicado en Muy Pymes