El comercio electrónico ha ido conquistando cada vez más terrenos en el día a día de los ciudadanos y en sus pautas de consumo. Cada vez son más cosas las que se compran online y el ecommerce no está ya solo en el ocasional libro comprado online, sino que cubre prácticamente cualquier cosa. Se compra online la ropa, la cosmética de calidad y de importación o hasta la comida a domicilio el día que no se quiere cocinar. Y en esa cada vez mayor dependencia del comercio electrónico era de esperar que los grandes períodos de compras se convirtiesen también en un punto caliente del ecommerce. Es lo que está sucediendo con la Navidad.

La campaña de Navidad es uno de los momentos más intensos en lo que a ventas se refiere. Las marcas tienen en estos días uno de los momentos clave en los que resulta crucial llegar a los consumidores y acumular ventas. El período navideño puede, de hecho, salvar todos los resultados del año, tanto como una mala campaña de Navidad puede hundirlos.

Pero la campaña de Navidad ya no consiste únicamente en decorar las tiendas y llenarlas de villancicos, en abrir día sí y día también para lograr atrapar a los consumidores o en crear ciertos polos de atracción con productos estrella que hagan que los consumidores acudan en masa al establecimiento. La Navidad es un momento más en el que las marcas tienen que ser capaces de comprender a los consumidores y, sobre todo, de visualizar el mercado tal como es ahora mismo. Y en la actualidad el mercado no es sino un espacio multicanal.

Las marcas tienen que ser capaces de estar en todos los terrenos de juego en los que ahora se mueven los compradores y eso les obliga a estar más que presentes en internet.

ecommerce-navidad-2015

Además, según las previsiones de los analistas, esta campaña de Navidad será mucho más online que nunca, ya que los consumidores han empezado a lanzarse más que nunca a hacer sus compras en internet. Como acaban de apuntar losanalistas de Forrester, tanto en Estados Unidos como en Europa Occidental las compras de Navidad se están moviendo desde las tiendas físicas a la red.

De hecho, según las previsiones de Forrester, el crecimiento del peso del comercio electrónico es bastante llamativo. Forrester espera que las ventas online en Europa durante la campaña de Navidad crezcan en un 12,5%. La subida es interanual.

Además, las cifras generales del mercado se completan con datos específicos que ayudan a comprender el peso creciente del comercio electrónico en la campaña navideña europea. Así en 2014 la campaña de Navidad supuso un tercio de todo lo que Amazon vendió en Europa en un año (las cifras son del cuarto trimestre del año).

En algunos países, las cifras de ventas online son todavía más claras a la hora de demostrar el poder de la Navidad y de los días asociados, como el Black Friday o el Ciberlunes. En Reino Unido, una quinta parte de todo lo vendido online en las ocho semanas previas a fin de año se vendió en la semana del Black Friday.

Otros datos sobre la campaña de Navidad en Europa

No es el único punto que tienen que tener en cuenta las marcas sobre la campaña de Navidad en Europa Occidental. Según explican los analistas de Forrester, las compras en Europa durante la campaña navideña se centran en los meses de noviembre y diciembre. Aunque en otros mercados, como es el estadounidense, las compras navideñas están ya empezando en el mes de octubre, en Europa estos dos meses siguen siendo los principales.

Que las compras empiecen en noviembre no quiere decir que los consumidores vayan, por acumulación, a comprar más cosas. Puede que las compras empiecen antes de Navidad, pero eso no quiere decir que se gasten más dinero por ello. Según las estimaciones de los analistas, lo que están haciendo los europeos es simplemente mover el gasto. Lo que antes podrían gastar en diciembre, ahora lo están gastando en un período más amplio.

Un artículo publicado en Puro Marketing