Aunque le duela, es muy probable que su contenido no le importe a nadie. Y esto no es una opinión, sino un hecho que ha constatado un reciente estudio, que revela que la mayoría del contenido online es ignorado. 

De acuerdo a este informe, el 50% de todas las publicaciones de contenidos de internet reciben menos de dos interacciones (eso incluye los ‘me gusta’, los comentarios, los favoritos, los retuits o acciones para compartir en otras plataformas). Además, más del 75% de las publicaciones no lleva a los a usuarios a publicar ningún enlace en absoluto, es decir, que nadie se motiva para poner un link de la fuente original.

El estudio, realizado por la plataforma de análisis de contenido Buzzsumo y la de consultoría SEO Moz, revisó un millón de elementos de contenido de más de 600.000 sitios web diferentes con el objetivo de examinar la correlación entre las acciones de compartir y los enlaces y entender por qué el contenido gusta, se comenta o se vincula.

Pero la conclusión principal que encontraron los autores fue bastante deprimente: la mayoría del contenido no es compartido nunca. “Lo que encontramos es que la mayoría del contenido publicado en internet es simplemente ignorado cuando en lo que se refiere a compartir y a enlazar”, escriben. “Los datos sugieren que la mayoría del contenido simplemente no es merecedor de ser compartido”.

El estudio revela aún más sobre la dinámica del contenido en la web. Del millón de elementos de contenido de la muestra, tres cuartas partes tenía menos de tres enlaces de referencia. El engagement en la web está agrupado en torno a un pequeño número de páginas que se visitan y se comparten de forma masiva. La gran mayoría está simplemente flotando en la nube digital, son residuos que nadie queire leer. 

Estos resultados llevan a más de uno a preguntarse ¿cómo conseguir que su contenido esté en ese apreciado 1%? La respuesta obvia es simple: hay que producir mejor contenido de calidad. Pero0 aunque eso es definitivamente parte de la ecuación, no es suficiente.

Los diferentes formatos de contenido muestran características diferentes. Los cuestionarios pueden ser compartidos cientos de veces, pero apenas generan enlaces. Las listas –que pusieron de moda sitios como BuzzFeed– funcionan muy bien a la hora de ser compartidas y recibir ‘me gusta’. Sin embargo, el formato que mostró la mayor correlación entre enlaces y número de veces que fue compartido -el mejor rendimiento global- fue el formato largo de artículos de más de 1.000 palabras.

Este hallazgo va en contra de casi todo lo que la industria pensaba. Durante años, las agencias han estado ayudando a los clientes a crear contenido corto, adaptado para las pantallas móviles y las redes sociales. ¿Cuándo fue la última vez que su marca publicó un artículo de 3.000 palabras?

Incluso los editores más exitosos no obtienen el gordo con cada pieza de contenido que publican, pero miden el rendimiento de cada publicación, lo que les permite retocarlas, probarlas, optimizarlas y reiterarlas. Así que si usted está invirtiendo en marketing de contenidos, primero debe invertir en la comprensión de cómo funciona ese contenido. Porque si usted no está interesado en lo que es relevante para sus clientes, ¿por qué deberían estos interesarse por leerlo?

Un artículo publicado en Marketing Directo