Tu marca es lo que dicen de ti cuando tú no estás presente. Lo dice Jeff Bezos, CEO de Amazon y actualmente el hombre más rico del mundo, en la revista Forbes. A partir del contacto con la diversidad de emprendedores nacionales e internacionales que participan en la Startup Competition y se reúnen en cada edición de South Summit, la cita más importante del ecosistema emprendedor del Sur de Europa, los expertos de Spain Startup-South Summit han elaborado un decálogo para guiar la construcción y difusión de la marca personal de los emprendedores y su influencia en el éxito de su startup.

1. Descubrir los propios valores. Es importante hacer una lista con los puntos fuertes y débiles: atributos que el propio emprendedor ha de identificar como suyos, sin caer en el error de proyectar en sí mismo valores ideales con los que realmente no se identifica. Los atributos personales más demandados son la creatividad, carisma, eficacia, especialización, adaptabilidad, ética, polivalencia o rapidez. Pero no todos valen para crear la marca personal, sino que depende de la situación, la tipología del proyecto y, por supuesto, las propias capacidades personales.

2. Búsqueda de contactos. De nada sirve ser muy relevante profesionalmente si nadie te conoce. El networking es, por lo tanto, un factor clave para generar visibilidad y desarrollar la marca personal. Es fundamental retomar contactos anteriores, organizar eventos propios y asistir a ferias, congresos o seminarios del sector, donde ‘dejarse ver’ y al mismo tiempo conocer a los profesionales más relevantes de ese ámbito.

13

3. La actitud. La perseverancia es una cualidad fundamental de cualquier emprendedor para sacar adelante su proyecto. En este caso, juega un papel fundamental la gestión del fracaso y qué consideración tiene en la sociedad.

4. Experto en una determinada materia. Como emprendedor en un ámbito profesional concreto hay que compartir los conocimientos sobre el sector para posicionarse como un experto y fortalecer su reputación y prestigio profesional. Ofrecer contenido e información de calidad será fundamental para lograr ser un experto.

5. Mezcla de canales. Para que un emprendedor forje su marca personal hay que ser activo en cualquier canal. Por tanto, la mezcla de offline y online es la sinergia perfecta.

6. Dejar huella. Que el fundador de una empresa sea reconocido y tenga un fuerte impacto en la sociedad, hasta llegar a convertirse incluso en un icono, siempre es una importante ventaja. Es imprescindible ser fiel a los propios valores y, al mismo tiempo, tener claros la misión, visión y objetivos a perseguir.

7. Coherencia, autenticidad, naturalidad y transparencias. Son principios básicos para la creación de una marca personal sólida y sincera. Para contar con una buena reputación es imprescindible saber transmitir credibilidad, coherencia, seguridad y construir un discurso transparente, que genere confianza.

8. Construcción del storytelling personal. El personal branding no es improvisación, es estrategia, por lo que es aconsejable el asesoramiento profesional para descubrir la historia, desarrollarla y comunicarla. “Se trata de construir una historia auténtica, con valor, diferente y que genere interés”, asegura Álex Barrera experto de Press 42 en storytelling.

9. Tiempo y recursos. El personal branding se crea y moldea poco a poco y ha de ser afrontado como una inversión a largo plazo y que requiere paciencia. Para evitar malgastar tiempo y dinero, hay que conocerse bien a sí mismo, no vender ‘humo’ y saber identificar qué tiene realmente cabida en la creación del storytelling personal.

10. La marca personal sobrevive a la profesional. Que una startup deje de existir significa el fin de una marca profesional, pero la personal sobrevive, porque va unida al emprendedor más que al proyecto. Invertir en personal branding es hacerlo también en visibilidad para futuros proyectos.

Arantxa Asián