Cada vez las marcas confían más en la credibilidad de los influencers: al fin y al cabo, conseguir que determinados blogueros, youtubers o periodistas digitales hablen de la marca en cuestión aporta valor a la actividad y a los productos, asegura un largo alcance entre el público objetivo y además convierte mucho más que si el mismo mensaje es lanzado desde la propia empresa. Visto asi, ¿quién podría resistirse a introducirlos en las campañas de marketing?

Un nuevo estudio de Tomoson nos muestra que prácticamente nadie. De hecho, los influenciadores son considerados por los marketers como el canal que está creciendo más rápidamente a la hora de conseguir nuevos clientes, por encima de las búsquedas orgánicas o el email marketing. Los datos lo avalan: las empresas están consiguiendo 6’50 dólares de beneficio por cada dólar invertido en marketing de influencers.

influencer

Probablemente por eso el 59% de los encuestados pensaba aumentar su presupuesto destinado a marketing de influencers durante los próximos 12 meses, mientras que solo el 10% iba a disminuirlo.

Además, los responsables de marketing valoran el bajo coste de esta herramienta de marketing respecto a su eficacia. De hecho, el 22% de ellos aseguraba que este es el método de adquisición de consumidores online con mejor relación eficacia-coste, porcentaje que compartía con el email marketing. Los anuncios display y en buscadores, y el email de afiliación eran los canales peor valorados. Por si esto fuera poco, más de la mitad creen que la calidad de los consumidores adquiridos a través de influencers es superior a la media.

Las plataformas más eficaces para el marketing de influencers

Llama la atención que, a pesar de que mucho se habla del decline del formato blog frente al auge de las redes sociales, la mayoría de los marketers considera que son los blogs la plataforma más eficaz para el marketing de influencers (un 37% elige esta opción). Le siguen Facebook (25%), YouTube e Instagram (con un 6% cada una) o Twitter (5%). Solo un 2% respondió Pinterest o Google+.

A la hora de establecer campañas a través de los influencers, la mayoría de los responsables de marketing se centran en objetivos de ROI como ventas y leads (un 50%), aunque hay un 40% cuya prioridad es, principalmente, dar a conocer la marca. Consecuentemente, a la hora de medir los resultados, el 56% se centra en los datos de ventas, mientran que son muy pocos los que prefieren medir el impacto a través del número de veces que se comparten los contenidos o el porcentaje de clics.

Las sombras de las campañas con influenciadores

Aunque aquí hemos podido comprobar el optimismo de los responsables de marketing respecto a esta herramientas (cifras que concuerdan con otro estudiode Augure, en el que el 84% de los encuestados reconocía desarrollar estrategias de relación con influencers), no hay que creer que esta será la solución definitiva a todos los problemas publicitarios. Los influenciadores pueden tener un impacto más que positivo para las marcas, pero también presentan algunos retos o puntos oscuros, que puede hacer que no se saque de ellos el partido que se esperaba.

Para comenzar, es difícil identificar los influencers más convenientes para tu marca, así como saber contactarlos e implicarlos (solo el 19% de los marketers ofrece remuneración a cambio), pero el verdadero problema viene a la hora de evaluar los resultados. No cabe duda de que el engagement es alto, pero en un periodo de tiempo muy corto. Y más allá del pico de interés que se puede generar cuando el influencer habla de tu marca, el efecto a medio plazo es más que cuestionable.

Así, aunque las alianzas puntuales con los influencers de moda son un recurso muy interesante, es importante que las marcas no olviden que su objetivo último debe ser convertirse, por ellos mismos, en una fuente de influencia propia.

Un artículo publicado en Puro Marketing