Estos 10 hábitos diarios te ayudarán a salir de tu zona de confort; ¿por qué esperar al momento adecuado para dar un gran salto al vacío cuando puedes avanzar progresivamente cada día?

Al éxito no se llega de la noche a la mañana, es el resultado de un largo caminodonde el esfuerzo y aprendizaje es continuo y esencial.

Por ello, pensar en salir de la zona de confort como un sólo paso definitivo es un error. Cada día podemos salirnos un poco más de nuestro perímetro de seguridad, avanzando en nuestra carrera profesional y recorrido personal.

Cambiar pequeños hábitos nos ayudan a evolucionar y progresar; prueba a adoptar estas rutinas diarias para salir de tu zona de confort:

  • Da el primer paso: Te darás cuenta de que una vez que arrancas te será más fácil avanzar. Es comparable a ir al gimnasio: levantarte del sofá y salir de casa es todo un reto, pero una vez que estás ahí no es tan duro como parecía, y cada día que vas es menos costoso. Prueba estos trucos para dejar de procrastinar y deja de posponer el momento de empezar.
  • Introduce pequeños cambios: Puedes introducir algunos cambios en tu vida que no tengan un impacto relevante. Visita lugares diferentes e incluso come en restaurantes a los que no irías normalmente. Una buena manera de salir un poco de la zona de confort es probando comidas nuevas que antes no te atreverías a probar. Así, también puedes coger caminos alternativos para ir al trabajo, y presta atención al entorno para cambiar tu perspectiva. Tan sólo son detalles, pero notarás la diferencia; intenta progresivamente introducir cambios más drásticos.
  • No elijas la opción segura: Arriésgate a la hora de tomar decisiones, no siempre tienes que coger el camino pavimentado, construye uno nuevo. Asume que los errores no so negativos, sino valiosas lecciones de vida. Hasta los grandes empresarios como Steve Jobs o Bill Gates tuvieron miedo a fallar alguna vez; de no haberlo superado nunca habrían tenido éxitoDescubre sus técnicas para superar el miedo al fracaso.
  • Decide rápido: Aprende a tomar decisiones velozmente, sin pensarlo dos veces. No tiene por que ser con asuntos relevantes, puede ser algo tan simple con decidir qué comer o dónde salir a tomar algo. Si te cuesta decidir lanza una moneda y cíñete al resultado. Aprender a dejar de darle vueltas a las cosas es clave para salir de nuestra zona de confort.
  • Valora las opiniones del resto: Rodéate de gente nueva, personas distintas a ti. Escucha sus puntos de vista y mantén debates de manera cívica.
  • Di “si” más a menudo: Ofrécete a hacer proyectos nuevos en tu trabajo que sean un reto para ti. Participa en experiencias y actividades que habrías evitado anteriormente. No sólo podrás descubrir una nueva pasión o talento, sino además te ayudará a perder el miedo.
  • Haz voluntariados: Apúntate a un voluntariado en un ámbito al que no estés acostumbrado. Es una manera de empezar a asumir responsabilidades nuevas, ya que no tendrá una repercusión directa sobre tu carrera profesional. Además, te sorprenderá lo mucho que aprenderás.
  • Deja que otros decidan por ti: Dejar que otros decidan por ti no parece una manera muy prometedora de salir de tu zona de confort, pero puede resultar muy eficaz. Relájate y únete a los planes del resto sin pensarlo dos veces, deja de intentar controlar cada detalle y déjate llevar. Haz un viaje y deja que otros se encarguen de organizarlo, expónte a lo desconocido y no restrinjas tus experiencias a lo que está dentro de tu zona de confort.
  • Ponte retos: Dedica 5 minutos cada día a apuntar en un papel tus miedos (puedes empezar por los más insignificantes) y piensa la manera en la que podrías enfrentarte a ello y hazlo. La única manera de superar un miedo es enfrentándose a ello, te darás cuenta de que no era para tanto. Además, en el futuro asumir riesgos te será más fácil al recordar que antes aquello que te daba miedo te acabó pareciendo más sencillo cuando por fin te enfrentaste a ello (recurre a tu lista de miedos y soluciones).
  • Recuerda que mañana es un nuevo día: Asume que fallar no es el fin del mundo. Al día siguiente tendrás más oportunidades por delante, y sabrás más que el día anterior por lo que tus posibilidades de triunfar aumentan. Aprende a dejar de arrepentirte de tus errores del pasado y aprende de ellos.

Vía |The Independent