En el cumplimiento del doble objetivo fundacional del Observatorio de Formación Profesional Dual, de sensibilización e impulso de la materia entre el tejido empresarial y la Administración Pública, para la puesta en marcha de planes de FP dual y políticas públicas de promoción, el Observatorio ha realizado su I encuesta con el fin de conocer aspectos relacionados con la implementación y gestión de los programas de Formación Dual, tales como el número de alumnos, familias de los ciclos, duración, fórmula de contratación (en su caso) e inversión de la empresa, teniendo en cuenta tanto el coste económico como la formación de los propios alumnos y el papel esencial de los tutores que los acompañan durante el proceso.

La encuesta ha contado con la participación de grandes empresas y pymes, con representación preponderante de aquéllas ubicadas en Madrid (24%) y Cataluña (29%) y, entre las conclusiones, se destaca cómo la formación profesional dual es atractiva para estudiantes de niveles avanzados de formación profesional, pero no tanto para aquellos que cursan las cualificaciones más básicas.

También, se ha detectado un amplio campo de mejora en la coordinación entre empresas y centros educativos, que podría reducirse mediante una mejor planificación tanto de los contactos empresa-centro educativo como con una evaluación continua de trabajadores.

Atendiendo a las áreas de formación, una de cada cuatro empresas tiene trabajadores-estudiantes que proceden de las ramas de Informática y comunicaciones o Administración y gestión, y un 15% de las entrevistadas ha incorporado al programa formativo a trabajadores que cursan alguna especialidad de la rama de transporte y mantenimiento de vehículos.

9B1

Casi cuatro de cada cinco de las empresas encuestadas optan por limitarse a acoger a los estudiantes para la adquisición de competencias prácticas, dejando el desarrollo del currículo a los centros educativos, y sólo un 6,9% asume íntegramente esta tarea. El peso de la formación conjunta en centro educativo y empresa es notablemente mayor en empresas grandes.

Existe una correspondencia entre el tamaño de las empresas y el gasto dedicado a programas de formación profesional dual, siendo las empresas de más de 250 trabajadores, las mayores de la muestra, aquellas que presentan un gasto notablemente mayor que las restantes.

Existe un ratio de casi el 50% en la incorporación de los trabajadores provenientes de la formación profesional dual en las empresas, siendo un 42,2% de las empresas las que declaran haber incorporado algún trabajador procedente de la formación dual, porcentaje que se eleva hasta el 56,2% si se toman en cuenta sólo aquellas que respondieron a la pregunta. Un 22% de las empresas –25,4% si se incluyen aquellas que afirman que realizan tanto contratos fijos como temporales– señalan que ésta es su vía de incorporación. El 95% de las empresas afirma que la elección de unos u otros estudiantes tiene una gran importancia.

Los más frecuente son los contratos formativos, siendo utilizados por un 45,8% de las empresas para integrar a los egresados de estos programas, aunque de ellos un 15% (es decir, el 6,8% del total) espontáneamente añaden que “con posibilidad de conversión en indefinidos”.

Un artículo publicado en Muy Pymes