Cambiar de trabajo puede ser una estupenda oportunidad de progreso para muchos profesionales. Pero lo que sobre el papel se presenta como un cambio a mejor, para muchos otros puede suponer tal quebradero de cabeza que les lleva a rechazar una oferta laboral que en principio parecía atractiva. Según la empresa de trabajo temporal Page Personnel, cinco son los motivos principales que llevan a las personas a rechazar una nueva posición laboral.

 Miedo a salir de la zona de confort

Abandonar un puesto que ya se conoce por otro totalmente nuevo, lleva a muchos candidatos a rechazar un empleo. Volver a empezar de cero es un riesgo que no todo el mundo está dispuesto a afrontar.

Desconocimiento de la salud empresarial de la compañía

Por mucha información que tengan de la empresa contratante, a los candidatos pueden surgirles dudas sobre la estabilidad de la nueva compañía, lo que puede hacerles recapacitar sobre la posibilidad de cambiar de empleo.

cliente

Remuneración

El sueldo que se vaya a percibir también es un elemento que lleva a muchos candidatos a rechazar un empleo. No llegar a un acuerdo con la empresa contratante o la no revisión del sueldo en el período estimado, son las causas principales que hacen que los candidatos prefieran continuar en su actual posición.

Tamaño de la empresa y posibilidades de desarrollo

En muchas ocasiones, los candidatos no quieren dejar su puesto por otro en una compañía más pequeña, ya que piensan que las opciones de crecimiento serán menores que en una empresa mayor.

Distancia entre el domicilio y el trabajo

La lejanía a la que se encuentra el nuevo lugar de trabajo es un aspecto que cada vez se tiene más en cuenta. El tiempo y coste en llegar a la oficina, son elementos que pueden determinar la aceptación o rechazo de un puesto, sobre todo en puestos de salarios más bajos.

Un artículo publicado en Muy Pymes