A todos nos ha pasado, en mayor o menor medida, que las emociones nos traicionan provocando que una negociación se vuelva cada vez más tensa.

Lo importante en este tipo de situaciones es intentar no perder el control y retomarlo cuanto antes para llevar la negoaciación a nuestro terreno.

Maneras de desactivar una negociación tensa

  • Concéntrate en tu reacción física

Respira profundamente para enviar un mensaje a tu cerebro para mantener la calma.

  • Escucha lo que te están diciendo

No siempre es necesario para responder a una provocación o controversia. Si puedes, déjalo ir y sigue adelante.

  • Demuestra que le has escuchado

Parafrasea tranquilamente el argumento de la otra parte. A veces la gente solo quiere ser escuchada.

  • Mostrar algo de empatía

Reconoce que se está ante una situación difícil que es necesario soslayar.

  • Obtén más información

Si eres la causa de la frustración de la otra persona, profundiza más para descubrir por qué.

  • Tómate un descanso

Si ves que te estás enojando o está actuando de un modo excesivamente emocional, haz un descanso y vuelve cuando te hayas relajado.

Hay un refrán que dice que dos no discuten si uno no quiere, en las discusiones y en las negociaciones se tiene que estar abierto a afrontar perspectivas enfrentadas y saber debatirlas desde la empatía.

Un artículo publicado en Pymes y Autónomos