Puede que tengas un sin fin de motivos por los que quieras empezar tu propia empresa.

Quizás estás cansado de tu trabajo actual, no te gusta lo que haces todos los dias o es frustrante para ti ver que otros tienen tiempo para todo porque son sus propios jefes.

No te estreses, que para eso hay solución.

Y eso es precisamente a lo que tienes que apuntar para empezar a crear.

Tu idea de negocio tiene que ser viable, es decir, que el producto o servicio que ofrezcas tenga el objetivo de ser una solución demandada por el público objetivo al que te diriges.

Debe responder también a los planes de negocio que toda empresa tiene, como el análisis de mercado y las proyecciones financieras.

Cuando tengas todo eso preparado, viene la parte seria del asunto: los trámites de tu empresa.

Para abrir las puertas de tu negocio, necesitas licencias, permisos y una serie de papeleos por complementar. Sin ellos, el negocio no puede ponerse en marcha.

Tendrás que elegir la mejor asesoría para evaluar, corregir y aumentar cualquier cosa que necesite tu proyecto. Luego, podrás enfocarte en encontrar a las personas correctas para asociarte o formar alianzas.

Este es tan solo el inicio de una grande y provechosa aventura. Atrévete a trabajar por tus sueños. Nada cae del cielo; sin embargo, el cielo es el límite para conseguirlo.

Si ya tienes una idea que pueda cambiar tu estilo de vida para siempre, sigue leyendo, que a continuación te mostraré cómo elegir el mejor negocio para ti.

Cómo elegir el mejor negocio para mí

Es muy probable que nos invadan las preguntas al pensar cómo elegir el mejor negocio para nosotros, teniendo en mente que puede llegar a ser un compromiso de por vida. Pero al final, las respuestas las tenemos nosotros mismos

¿Por qué es tan importante elegir el negocio correcto? Porque por ese negocio lucharás, ahorrarás, invertirás, y no solo en dinero, sino que también harás uso del activo más valioso que tienes hoy: tu tiempo y esfuerzo.

Para comenzar con el pie derecho, necesitas identificar si el negocio que estás apunto de emprender responde algunas preguntas:

  • ¿Se relaciona con lo que más te gusta hacer? Trabajar en algo en donde tus habilidades no se desarrollen por completo o no puedas sacar provecho de ti, nunca es la mejor idea. Un negocio adecuado es aquel que te motiva, saca todo tu potencial y por el que siempre será un placer trabajar cada día en él.
  • ¿Te generará ingresos seguros? Por más buena u original que sea tu idea, tienes que asegurarte de que sea rentable. De lo contrario, estarás desperdiciando tu tiempo y dinero en algo que no se hará realidad. Estudia tu mercado y analiza si valdrá la pena.
  • ¿Es el que siempre soñaste? Puede que en el camino tu idea de negocio se haya modificado un poco, pero, ¿te acerca a tus sueños o a lo que quisieras lograr? Mucha gente tiene un negocio propio, pero no tienen un estilo de vida sano, es decir, no tienen tiempo para ellos mismos ni para disfrutar sus ganancias.

Un negocio que te esclavice o que no te permita vivir de la manera que querías en un inicio, no te traerá alegría ni satisfacción. La idea no es que reniegues porque tienes que cumplir con trabajar, sino que te entusiasmes por el trabajo que haces diariamente.

Tener una idea de negocio es solo el comienzo de tu viaje como emprendedor.

Hay muchos más pasos que deberás tomar antes de comenzar, y desarrollar a profundidad tu idea de negocio es uno de ellos para el éxito de tu empresa.

¿Tu idea de negocio es realmente única? ¿Qué valor generará? ¿Es algo que tu público objetivo realmente quiere? ¿O es algo que solo tú crees que querrían? Tener las respuestas a estas preguntas es muy importante  para saber si tu idea funcionará o no.

Analiza tu mercado y a lo que se pueda enfrentar.

Ahora que tienes una idea brillante que sabes que funcionará, ¿qué hay de la competencia? ¿Será difícil compararse contigo? Es decir, ¿copiar tu idea y darle un giro diferente para hacerlo mejor?

Un inversionista en potencia te preguntará esto cuando te acerques a ellos para tener algún financiamiento. Anticípate y empieza a entender el mercado que tiene tu competencia.

¿Viste que no es tan complicado? Solo presta mucha atención a la hora de escoger una idea de negocioque calce perfecto con lo que deseas y eres.

 

¿Cuánto cuesta crear una empresa?

Cuando se trata del dinero necesario para crear una empresa, debemos tener presente que ningún negocio es igual a otro. Hay empresas que han comenzado con tan solo 100 dólares, mientras que otras empiezan con miles y grandes cantidades de capital.

De cualquier forma, el punto de partido no es especular sobre dinero, sino identificar los gastos básicosde tu empresa (fuera de lo pequeña o grande que sea).

Tener claro los números, te ayudará a saber con cuánto dinero necesitas empezar hasta llegar a tu punto de equilibrio financiero, es decir, cuando comiences a ganar dinero mientras estés invirtiendo.

Para entenderlo mejor, necesitas comprender lo que significan los primeros costos que se harán para la preparación de la empresa.

Estos costos pueden incluir la investigación de mercado, la publicidad, las capacitaciones, los salarios y cualquier monto que se le deba pagar a un contador, abogado o, dependiendo de lo que se encargue tu empresa, a un consultor.

Además, en lo que posiblemente tengas que gastar será en costos únicos; como inventarios, registro de propiedades, mobiliario o vehículos.

Podemos hablar mucho sobre cómo y en qué invertir, pero ¿qué tenemos en el banco?

Asegúrate de tener lo suficiente para tus gastos iniciales, los gastos comerciales y tus gastos personales, que es un hecho que necesitarás (alquiler, servicios públicos, etc.) hasta que tu negocio camine por sí solo.

Una hoja de cálculo nunca falla, te aconsejo que la uses y crees una lista de gastos que estés haciendo junto con los activos que tienes. Luego, asígnale un costo aproximado a cada gasto, así sea el que consideres más alto.

Cuando ya tengas todo más claro y un estimado razonable, puedes empezar a hacer tus proyecciones financieras y hacer el cálculo de lo que necesitarás.

Si te parece que los costos son muy altos, revisa tus gastos y busca la manera de reducirlos. Solo tú puedes modificarlos e ir viendo qué es lo que más te conviene gastar y qué deberías sacar de tu lista.

En ese sentido, nunca está de más consultarlo con un experto, habla con otros propietarios de negocios y pídeles que te ayuden a hacer una evaluación realista de cuáles serían los costos verdaderos y manejables.

Cuando se trata de costos, tenemos que ser precavidos.

Dedícale un buen tiempo a este tema que requiere de un presupuesto y de mucha planificación. Todo emprendedor sabe que necesita paciencia, constancia y empeño para obtener algo propio, y tú estás a solo un paso de comenzar.

¡No dejes pasar más el tiempo!

 

Cómo comenzar un negocio sin dinero

Hoy en día podemos comenzar un negocio sin mucho o nada de dinero. Ya sea que tengas los contactos necesarios para poder solventar los gastos y conseguir el equipo necesario de la primera etapa de tu negocio, o utilizando los recursos gratis que internet te ofrece.

Para crear y lanzar tu propia empresa, tienes que estar dispuesto a correr algunos riesgos, como dejar tu empleo actual o quedarte sin ingresos personales por un tiempo.

Y no solo eso, hay un obstáculo logístico mucho mayor que te detiene: no tienes dinero.

Podría parecer un problema que pueda limitarte, pero la falta de capital no debería impedir que persigas tus sueños y mucho menos hacerlos realidad.

De hecho, es completamente posible comenzar y hacer crecer un negocio sin casi una inversión financiera personal, si confías realmente en tus capacidades y sabes muy bien lo que estás haciendo o vas a hacer. Y eso es precisamente lo que debes tener muy claro.

Es por ello que lo más conveniente es que continúes conservando tu trabajo actual. No vayas a cometer el error de emocionarte y salir precipitadamente.

Algunos creen que el tiempo se les va cuando se trata de crear algo propio. Es absolutamente falso pensar que con prisa conseguiremos algo duradero o sostenible, más bien, es todo lo contrario.

Manteniendo tu trabajo, tendrás una fuente de ingresos constante para emplearla en los gastos que necesite tu negocio propio, además de estar más seguro a la hora de tomar riesgos.

Eso sí, necesitarás pasar más horas trabajando duro. Pero la transición de ser empleado a dueño de tu propio negocio será mucho más suave, porque ya no tendrás que preocuparte mucho por los gastos.

Cuando no tengas dinero para comenzar tu negocio es esencial que puedas encontrar a las personas adecuadas que puedan ayudarte.

Puedes asistir a eventos de empresas para conocer inversionistas potenciales. También puedes unirte a varios foros en línea o grupos en redes sociales donde te aconsejen y te den recursos útiles para que tu negocio camine.

La mayoría de empresas han empezado por obtener presencia en redes sociales antes de lanzar un producto. Y les ha ido genial. Cuando comienzas por este lado nunca hay pierde.

Siempre y cuando le pongas una gran cantidad de empeño para que sea lo más atractivo posible. ¡Busca impresionar!

¿Quieres estar seguro de que tu idea de negocio es única? Haz una prueba y descúbrelo.

Una prueba piloto te dará la confianza que necesitas para llevar tu idea a un siguiente nivel. Puedes empezar con algo pequeño, como dando algunos presentes a un grupo pequeño de personas de tu público objetivo para ver cómo responden.

Esta pequeña prueba te dará nuevas ideas por explotar e identificar desafíos, además de evitar un riesgo mayor. De no darse como esperabas, no te desanimes, esas fallas te servirán como herramienta para perfeccionar tu idea y mejorarla al 100%.

Nunca dudes en pedir consejo a expertos o personas que ya han comenzado sus negocios propios. Sus opiniones pueden ayudarte a ver las cosas desde una perspectiva diferente y saber un poco más de temas que tú aún desconoces.

Además, una segunda opinión de alguien que conoce el mercado te advertirá de desafíos y errores futuros.

Recuerda que siempre una idea de negocio se verá atractiva y prometedora en un papel, pero es una historia completamente diferente cuando te involucras en ella y empiezas a trabajar.

Ya no hay excusas para no empezar tu negocio sin dinero. Puedes ir trabajando de muchas formas para que finalmente puedas hacer realidad tu sueño de convertirte en el propio dueño de tu empresa.

 

Qué necesito para crear una empresa

Como emprendedores, hay una serie de requisitos a tomar en cuenta para crear una empresa. Ya que una cosa es querer, y otra muy diferente decidir, está más que claro que la decisión de emprender un negocio debe ser una decisión firme.

El primer paso es formalizar tu empresa según las leyes de tu ciudad. Para ello, debes elegir el tipo de empresa que vas a hacer y determinar la forma jurídica, es decir, especificar si es una sociedad anónima, limitada, cooperativa, etc.

Puedes acudir a la entidad encargada de tu país o asesorarte con algún contador o abogado de confianza. Esto también deberás tenerlo en cuenta en los costos de tu empresa.

Tendrás que conseguir un “número de identificación” para la empresa. Esto varía en diferentes países. Pero así quedas inscrito como empresa y te ayudará para la tributación de la empresa, facturas, etc.

Luego, implementa el plan de negocio. Aquí, tienes que incluir las actividades que vas a desarrollar en tu empresa, la capacidad financiera, la evaluación de riesgos, los costos y gastos.

En caso necesites abrir locales u oficinas necesitarás realizar el trámite del permiso para empezar a operar. También, si tienes trabajadores, debes registrarlos bajo el nombre de tu empresa.

Después de haber constituido tu empresa y determinado las actividades, viene lo más interesante: buscar tus socios y potenciales inversores. En este paso, ya tienes que haber dado a conocer tu producto, lo que ofreces y a qué se dedica tu empresa.

Puede resultar un proceso difícil y agotador al inicio, pero realizar estos trámites es muy importantes para que tu negocio comience a funcionar y no tengas problemas en el futuro.

6 pasos para crear una empresa desde cero

Crear una empresa desde cero puede ser algo abrumador, sobre todo cuando no sabes qué hacer. En realidad, casi todas las empresas pasan por un mismo proceso: idea, investigación y acción. La diferencia en tener éxito está en cómo lo hagas.

Todos los grandes negocios de hoy, han comenzado con pasión e impulso.

Grandes emprendedores como Bill Gates, Steve Jobs o Warren Buffett comenzaron desde cero. Muchas personas exitosas empezaron sin dinero, desde el garaje, sin experiencia, etc. y aun así lograron llegar a lo más alto.

Todo gracias a su determinación y ganas de hacer las cosas. Sin olvidar el trabajo duro.

Tu trabajo ocupará una gran parte de tu vida, y la única forma de estar totalmente satisfecho es hacer algo que te guste y disfrutes hacer por el resto de tu vida. Cuando estés seguro, no lo pienses mucho y ponte a la acción.

Aquí te dejo los 6 pasos fundamentales para crear tu empresa desde cero:

 

1. Comienza ahora

Mucha gente pierde el tiempo pensando en hacer las cosas perfectas en lugar de lanzar su negocio. Es decir, tienen el logo, el sitio web, todo; pero el miedo los invade y no pueden dar el siguiente paso. Al final, han perdido el tiempo.

No permitas que ese tiempo se desperdicie cuando podrías estar utilizándolo en ir perfeccionando tu manera de mostrar tu producto o en buscar la manera de ganar clientes potenciales.

Las empresas exitosas lanzan todo el tiempo productos y no son perfectas. Si esperas que llegue el tiempo adecuado, nunca llegará. El mejor momento siempre es ahora. Recuerda que podrás hacer cualquier cambio o arreglo después.

A veces, en los riesgos más grandes están los éxitos más altos.

2. Trabaja en tu propuesta de valor

Tu propuesta de valor es aquello que tu negocio ofrece. Algo que debes tener presente es que esta no permanecerá igual por siempre.

Los tiempos cambian, la tecnología cambia, las preferencias de tu público cambian. Si te quedas atrás, tu empresa fracasará. Es por esto que no solo vendes un producto o servicio, sino una solución a una necesidad.

Y esta solución siempre pueda mejorarse. Tienes que trabajar constantemente en ella y definirla bien al empezar tu negocio.

Lo mejor que puedes hacer al comenzar, es ofrecer un prototipo o versión de prueba de tu “solución”, ver cómo reacciona tu público e ir haciendo ajustes hasta llegar a un buen nivel de satisfacción.

Tampoco necesitas empezar con una solución única en el mercado. Prueba algo que ya esté funcionando y trabaja en mejorarlo. Aquí te ayudará mucho el feedback de tus primeros clientes.

3. Realiza tu investigación del mercado

Investigar el mercado en el que competirás puede ayudarte a perfeccionar tu producto o servicio, y evitará que pierdas tiempo y dinero.

Conocer ciertos aspectos como la competencia, los líderes del mercado, la demanda y las tendencias de la industria, te ayudará a definir tu plan de negocio y saber cómo diferenciarte de la competencia.

Si te das cuenta que tu industria está llena de competidores, míralo como una ventaja. Quiere decir que hay muchas personas buscando esa solución.

Afortunadamente, ahora puedes hacer esto en un par de clics. Simplemente busca en google palabras clave relacionadas a tu nicho y revisa toda la información que necesitas tener en cuenta.

4. Define tu plan de negocios

Con la información que hayas obtenido de tu público y la industria, tienes que hacer tu plan de negocios. Aquí se incluye la información, objetivos y planes de la empresa.

Este solo es el documento donde queda establecida la manera en que vas a empezar y a dónde quieres llegar. Es como una guía que puede servirte como mapa para saber dónde te encuentras y qué debes hacer.

No necesariamente es una guía que debas seguir al pie de la letra. El plan de negocios puede ir cambiando con el tiempo y a medida que vamos viendo qué funciona y qué no.

Tener un plan escrito le da más credibilidad a tu negocio y muestra que va en serio. También te servirá por si necesitas pedir financiación o deseas asociarte con alguien.

5. Pon en marcha tu empresa

Ya tienes todo definido. ¡Llegó la hora de actuar! Debes tener el dinero necesario para empezar y cada socio o empleado debe tener sus funciones asignadas.

Termina los trámites de formalización, la negociación con los proveedores y todos los requisitos que necesites para poner en marcha tus operaciones.

Esta parte es importante para lanzar con éxito nuestro producto o servicio oficial. Ya habrás hecho algunas pruebas de mercado y recopilado buena información, solo queda empezar a vender al público.

6. Lanza tu producto y ajústalo

Has creado tu empresa, pero para que sea un negocio de verdad tienes que ganar dinero vendiendo tus productos o servicios.

Tu empresa ya estará activa y solo tienes que poner en marcha tu plan de marketing para atraer tus primeros clientes y hacer tus primeras ventas.

Es importante que realices pruebas del producto o servicio antes de invertir más dinero y esfuerzo. Si lo has hecho, ya tendrás unos cuantos clientes antes del lanzamiento oficial y atraer nuevos será más fácil.

En tu plan de negocios debes haber definido ciertos objetivos de ventas para los primeros meses. ¡No los pierdas de vista! Realiza los ajustes necesarios para superar tus objetivos y ve probando diferentes maneras.

¿Cómo promocionar mi empresa?

Hoy en día existen muchas maneras de promocionar una empresa. La mejor manera es ir probando los diferentes canales y encontrar lo que mejor funcione para nuestro negocio. Después de todo, promover un negocio es un desafío constante.

Ya sea que recién estén comenzando o hayan estado en el negocio por años, la promoción es una parte fundamental para atraer clientes.

Sin embargo, lo que siempre se busca es promocionar con un costo bajo o accesible.

Existen estrategias comprobadas de publicidad y marketing que beneficiarán a tu empresa para encontrar nuevos clientes sin gastar una fortuna.

¿Quieres saber cómo? Presta mucha atención a estas 5 maneras de promocionar tu empresa:

 

1. Investiga quiénes serán tus clientes

En primer lugar, tienes que definir quiénes son tu público objetivo y luego determinar la mejor forma de llegar a ellos. Aquí tienes que ser lo más específico posible.

¿Cuáles son las redes sociales que más usan? ¿Los encontrarás en Twitter, Facebook, Instagram o Pinterest? ¿Les gustan los vídeos o artículos largos? ¿Cuál es el mejor momento para mostrarles publicidad?

Estas preguntas debes hacértelas frecuentemente y responderlas con claridad. Mantén esta información a la mano para consultarla antes de ejecutar cualquier plan de marketing. Qué tan bien conoces a tus potenciales clientes determinará el éxito de tu plan.

2. Crea tu presencia en Internet

Configura tu perfil o página de negocios en redes sociales como LinkedIn o Google My Business, no nombro las convencionales porque obviamente ya debes estar registrado en ellas. Tener presencia como negocio legítimo aumenta la confianza de tus prospectos.

Asegúrate de que tu perfil comercial incluya una buena descripción, palabras clave y un enlace en tu sitio web.

Busca grupos o conversaciones que hablen sobre tu tipo de productos o servicios y participa activamente. Cuando vayas interactuando, nunca cometas el error de enviar promociones falsas con el fin de notoriedad. A la larga, será desfavorable para tu empresa.

Enfócate en ofrecer ayuda y gánate la confianza de las personas que podrían volverse tus clientes.

3. Utiliza tarjetas de contacto

Si recién estás empezando y no tienes una tarjeta de negocios donde se muestre tu información básica. Hazlas de inmediato.

¿Quién dijo que las tarjetas de contacto no eran importantes?

Hoy en día todo suma a la vista de quienes te observan. Una tarjeta de negocios hablará muy bien de tu compañía, y tus potenciales clientes tomarán más en serio tu negocio. Además que te recordarán y podrán contactarte fácilmente.

No olvides incluir tu logo, tu dirección, teléfonos de contacto, sitio web y redes sociales. De ser posible, incluye tu propuesta de valor o entrega un folleto aparte donde se detallen tus servicios.

4. Publica contenido interesante en tus redes sociales

La información o fotos que publiques tienen que ser interesantes para tus usuarios. El contenido no necesariamente es una publicidad directa, pero es de mucha ayuda para permanecer en la mente de tus clientes y prospectos.

Comparte consejos sobre cómo pueden mejorar su vida o su negocio con la ayuda de tu producto o servicio.

Si tu contenido es realmente útil, recibirás gran cantidad de “Me gusta” y mayor tráfico a tu web, lo cual se puede convertir en más ventas y más clientes.

Tienes que tener claro cuál es el perfil de tu público objetivo para conocer qué tipo de contenido les gustaría ver. También puedes crear mayor “prueba social” intercambiando contenidos de valor con otros negocios, y así llegar a más personas.

5. Cuenta un poco más de ti

Para generar más vistas y ganar más confianza de tus potenciales clientes, podrías escribir un artículo contando las experiencias que has tenido en tu industria o cómo ha sido tu camino al crear tu empresa.

Envíalo a sitios web, blogs, periódicos y revistas donde los expertos puedan difundirlo.

Cada vez más personas quieren crear su propia empresa, y la industria del emprendimiento siempre está interesada en conocer las historias de aquellos que tomaron la decisión de empezar su propio negocio.

Asegúrate de incluir tus datos comerciales y referencias de tu producto o servicio al final del artículo. Si algún editor utiliza tu artículo, es muy probable que también salga tu nombre de contacto gratis, lo que te sumará más puntos.

Tantas cosas por hacer, ¿verdad?

El camino parece largo y, muchas veces, desalentador. Te entiendo completamente. A veces, para muchas decisiones que debemos tomar en la vida, necesitamos dar saltos de fe y no “abandonar el barco” a la primera.

Solo una cosa es cierta: aquellos que han persistido hasta el final, por más difícil que se puso el camino, hoy gozan de los frutos de su trabajo propio.

Tú puedes ser uno de ellos. Te garantizo un éxito seguro si te atreves y trabajas duro hasta el final. Cada experiencia irá formando tu camino al éxito.

Y tú, ¿ya has conseguido crear tu propia empresa? Déjame un comentario aquí abajo y cuéntame tu experiencia.

Un artículo escrito por Erick Copello