Cuando se trata de emprendimientos, hay muchas formas diferentes de abrir y operar tu propio negocio.

Hoy en día puedes crear tu propio comercio físico, una tienda online, abrir una agencia de viajes… Cualquier tipo de empresa que se te ocurra es posible.

Pero también existe la posibilidad de tomar ventaja de alguna franquicia disponible y acceder al poder de una marca ya establecida y un negocio que ya funciona.

Nike, McDonald’s, Zara y Coca-Cola son algunas de las franquicias más exitosas del mundo.

Y es que gracias a la gran reputación de su propio nombre, ya tienen la credibilidad y aprobación de millones de personas.

Estas empresas están alrededor de todo el mundo y son marcas que ya tienen la confianza del consumidor, por lo que sin importar el país o ciudad en el que empiecen a operar, es casi seguro que tendrán clientes.

Si comparas con el hecho de empezar un negocio propio desde cero, la franquicia posee muchas ventajas.

Ahora, si lo ves desde el otro lado, crear una franquicia también tiene muchas ventajas.

¿Te imaginas franquiciar tu negocio? ¿Que el nombre de tu empresa se haga conocido en otros lugares mientras recibes dinero sin tener que ocuparte de ello?

Este sistema es muy poderoso, ya que te evitas los costos de empezar de cero y recibes una comisión inicial por ceder el derecho de uso de tu marca.

No todo es color de rosa para aquel que decide franquiciar su negocio: al expandirte por medio de franquicias, estás vendiendo el servicio de franquiciador.

Vendes tu “fórmula del éxito”, pero también tienes que ofrecer ayuda constante para que tus franquicias operen de manera exitosa.

Y no querrás que la reputación que te ha costado construir durante años se vea perjudicada por un mal manejo.

Esa es la razón por la que hoy quiero compartirte en este artículo cómo crear una franquicia de tu negocio de forma exitosa para que así puedas expandir tu compañía, y por supuesto, comenzar a generar más ingresos con tu emprendimiento.

Qué es una franquicia de un negocio

Una franquicia de un negocio es la autorización que se le da a una tercera persona o empresa de operar bajo el nombre y sistema de un negocio ya establecido, en algún lugar y por cierto periodo de tiempo. Usualmente, este acuerdo se basa en compensaciones como regalías, utilidades, etc.

Para entender mejor este concepto, podemos pensar en algunos ejemplos como McDonald’s y KFC. Estos negocios de comida rápida están en todo el mundo y han conseguido expandirse gracias a sus franquicias.

Es un acuerdo de ganar-ganar, la empresa de éxito puede expandirse fácilmente y el nuevo negocio se beneficia de la reputación de la marca.

¿Cómo crees que muchas empresas famosas tienen presencia en cientos de países?

Aunque pueden tener muchas tiendas oficiales, en algún punto se hace muy difícil administrar tantas unidades empresariales. Obviamente, un negocio debe mantener su reputación, así que la persona o empresa que se encargue de la franquicia debe adquirir todo el conocimiento necesario.

Algo que debes tener en cuenta es que al franquiciar tu negocio estás creando un nuevo negocio.

No es una extensión de tu negocio ya existente. Muy aparte del negocio principal que manejas, el hecho de franquiciar es vender y ejecutar el servicio de franquiciador.

Tu obligación ahora es hacer que tus franquicias sean exitosas.

Cómo funciona una franquicia

La manera en que funciona una franquicia es cuando el dueño de un negocio, le da la licencia a un tercero para operar y distribuir sus bienes y servicios bajo el nombre de la marca, en algún lugar por cierto periodo de tiempo. A cambio de un pago de por medio.

Este pago puede ser una comisión mensual o un pago adelantado al dueño de la empresa franquiciadora, por parte del franquiciado, quien obtiene el derecho de explotar dicho negocio.

El franquiciado es dueño del negocio local (franquicia) y se encarga de operarlo. Además, debe pagar lo acordado al franquiciador.

Como las franquicias ayudan a una empresa exitosa a expandir su marca, esta debe brindar todo el conocimiento y ayuda necesaria para operar con éxito cada aspecto del negocio.

Después de todo, su reputación está en juego y no pueden otorgar esa gran responsabilidad a cualquiera.

En un modelo de negocio franquicia, el franquiciador no solo le da el nombre de la marca, productos y servicios al franquiciado. Si no que se da todo un sistema para operar el negocio, como manuales operativos, entrenamiento, control de calidad, estrategias de marketing, etc.

Aunque a la gran mayoría se le venga a la mente el aspecto legal al pensar en franquicias, no es lo más importante para entender el funcionamiento de una franquicia.

Principalmente, una franquicia se trata más sobre el valor de la marca del franquiciador, de cómo este apoya al franquiciado, y cómo el negocio cumple sus obligaciones al vender sus productos y servicios bajo el sistema establecido por el franquiciador.

La empresa también posee cierto control sobre las operaciones de sus franquicias, todo lo que sea necesario para proteger su propiedad intelectual y cumplir los estándares establecidos.

En este sentido, el franquiciador tiene poco o nada que ver con el manejo cotidiano del negocio franquiciado, porque este es un negocio casi independiente y no comparten ningún empleado.

Por esto, son libres de establecer las prácticas de empleabilidad que deseen.

Lo mismo sucede con el pago de sueldos, esto no está incluido en los estándares de la marca que se deben seguir. Sin embargo, es un negocio casi independiente porque está basado en los métodos de funcionamiento establecidos por el franquiciador.

Para que una franquicia empiece a funcionar solo se necesita un acuerdo de franquicia. Esto se debe realizar con ayuda de un abogado que tenga experiencia en este tipo de contratos de negocios.

En dicho documento se establecerán los términos y condiciones de la relación jurídica y comercial entre ambas partes.

¿Cuánto cuesta crear una franquicia?

Franquiciar un negocio es una manera de expansión a bajo costo, pero no quiere decir que no tenga ningún costo involucrado. Se necesita dinero para seguir haciendo dinero, y el costo de una franquicia dependerá de las condiciones establecidas en el acuerdo de franquicia.

Como franquiciador, ahora tienes que cumplir con un servicio de consultoría a tus franquicias. Estas te pagarán para asegurar que sus negocios (franquicias) tengan el mismo éxito que tu negocio.

Cuando se trata de los costos asociados a franquiciar un negocio, no existe un número exacto. Los costos variarán de acuerdo a las condiciones del acuerdo, a la empresa, industria y diversos factores.

Entre los costos más básicos podemos distinguir dos:

  • Costos legales: Necesitarás un abogado con experiencia en franquicias y que sepa las leyes actuales. Se encargará de la documentación necesaria como el Acuerdo de Franquicia, licencias, marca registrada, etc.
    Este costo variará de acuerdo al abogado y la complejidad de las leyes establecidas en el país o ciudad a establecerse.
  • Control de calidad: Para expandirte con éxito, debes mantener un control de calidad en tus franquicias. La reputación de tu negocio está en juego. Es tu obligación tener un manual de operaciones para controlar la calidad del sistema establecido.
    En este manual se debe definir la calidad de cada proceso del negocio. Tendrás que evaluar si tu equipo puede hacerlo o debes encargarlo a alguna empresa con experiencia en franquicias. Esto también tendrá un costo asociado difícil de calcular.

Para empezar a franquiciar tu negocio con una o dos franquicias, deberás incurrir en estos costos básicos. Prácticamente, es solo documentación que sí o sí debes tener en orden para asegurar el éxito de tus franquicias.

Si tienes planes de expansión más grandes, estos costos irán aumentando. No es lo mismo establecer una franquicia en tu mismo país o ciudad que hacerlo en otro país o continente.

Al buscar tener mayor presencia, los costos de calidad también serán mayores si se necesita un entrenamiento presencial u otro tipo de herramientas para adaptarse a los nuevos lugares.

Todos estos costos son en el mejor de los casos, cuando ya tienes potenciales franquiciados tocándote la puerta para hacerte ofertas de expandir tu negocio. Sin embargo, si eres de los que hace que las cosas sucedan, tendrás que vender tu posible franquicia.

Hacer que tu negocio se considere como una posible franquicia te costará de acuerdo al esfuerzo que le pongas.

Los costos del marketing que llevarás a cabo pueden incluir investigación de mercado, sitio web profesional, video promocional, brochure, publicidad, etc.

Y si buscas expandirte agresivamente, tendrás que contratar una fuerza de ventas que se encargue de prospectar y cerrar acuerdos.

Al tratarse de franquicias, usualmente las compañías que se inician lo hacen con ayuda de su personal actual. Incluso el dueño del negocio toma el papel de vendedor al negociar el acuerdo de franquicia.

Otras contrataciones suelen darse para el entrenamiento, soporte y supervisión de las franquicias. Todos estos costos están sujetos a variables que no podemos determinar, pero con estas ideas de costos asociados fácilmente puedes hacer un aproximado.

Antes de empezar con los planes de franquiciar tu negocio, tómate un tiempo para considerar los costos implicados y asegurarte de tener el dinero necesario.

Sin embargo, sea cual sea el escenario en el que te encuentres y los gastos que debas hacer para franquiciar tu negocio, el costo de crear una franquicia es mucho menor al costo de iniciar operacionesde una nueva unidad de negocio.

La inversión que realices para franquiciar tu negocio puede ser fácilmente recuperada obteniendo un número bajo de franquicias. Además, el reconocimiento de tu negocio aumentará exponencialmentejunto a las ventas.

Cómo crear una franquicia en 6 simples pasos

 

1. Evalúa tu negocio

Lo primero para crear una franquicia es preguntarte a ti mismo si tu negocio está listo o no para ser franquiciado. Además de tener un buen número de ventas y ganancias, existen otros aspectos que deben ser tomados en cuenta.

Debes ver que el concepto de tu negocio sea atractivo para los posibles franquiciados y para el consumidor final. Tiene que ser algo posible de replicar y funcionar de manera independiente, no debe depender de ti para ser exitoso.

Los resultados financieros son muy importantes.

No puedes esperar crear una franquicia de una sola unidad de negocio. Por lo menos, debes contar con otras dos o tres unidades de negocio donde se demuestre la rentabilidad de tu compañía.

También debes hacer algo de investigación de mercado para confirmar que habrá demanda por tus productos o servicios en otros lugares. Investigar la situación del mercado te permitirá saber si te enfrentarás a poca o mucha competencia.

Otro aspecto a evaluar es si tú, como emprendedor, estás listo para ser franquiciador. ¿Podrás afrontar tus nuevas tareas con éxito? Tendrás que cuidar de tus franquicias y apoyarlas en lo que puedas, además de tu negocio actual.

Tu situación financiera como negocio debe ser buena para afrontar los costos de crear una franquicia.

2. Infórmate acerca de los requerimientos legales

Para vender franquicias de manera legal, tendrás que acogerte a ciertos reglamentos. Es probable que exista una entidad en tu país que se encargue de otorgar algún permiso para esta actividad.

Posiblemente, alguna organización tenga que evaluar tu compañía para ver si está cualificada para ser franquicia. Esto también podría representar un costo.

En este sentido, una gran ventaja sería empezar con una consultoría con algún abogado o empresa legal que tenga experiencia en negocios de franquicias y sobre tu industria.

Reunirte con un experto te aclarará el panorama y podrás saber qué documentos necesitas para crear tu franquicia.

3. Decide las condiciones de tu negocio

Una vez que ya sabes que sí es posible franquiciar tu negocio y sabes lo que te costará la documentación necesaria. Es momento de plantear los términos y condiciones con los que operarás como franquiciador. Tendrás que tomar decisiones clave para tu futuro.

Algunas de estas decisiones tendrán que ver con:

  • El lugar de las franquicias
  • Los requisitos para ser franquiciado
  • El entrenamiento y guía que ofrecerás como franquiciador
  • La manera en la que promocionarás las franquicias
  • El costo inicial de franquicia y las comisiones
  • La distribución o manufacturación de los productos o servicios
  • El periodo de tiempo por el cual se firmará el acuerdo

Esta parte es de vital importancia ya que esas decisiones tendrán un fuerte impacto en los próximos años.

El costo inicial debe calcularse cuidadosamente, ya que este costo deberá cubrir los primeros meses de tus servicios como franquiciador mientras va aumentando el número de ventas. El porcentaje de los ingresos por ventas que recibirás también debe ser calculado debidamente.

Cada punto es importante: imagina que estableces recibir un 5% de las ventas en lugar de 6%, si en 4 años ya tienes 50 franquicias y cada una vende $500 000 al año, bajo un contrato de 8 años, ¡estarás perdiendo $250 000 cada año!

La proyección financiera que realices te ayudará a determinar tu porcentaje. Recuerda que un porcentaje alto alejará a los posibles interesados en ser franquiciados.

El lugar donde se establecerán las franquicias también es importante, se debe considerar variables como el clima, las leyes locales, el tamaño, la cultura del lugar, etc.

Todas estas decisiones te ayudarán a tener un proceso de expansión beneficioso.

4. Filtra a los posibles franquiciados

El hecho de que alguien quiera abrir una franquicia en nombre de tu empresa, no quiere decir que sea el indicado para hacerlo o que tú debas permitirlo. Una franquicia representa tu marca, así que primero debes tener un sistema preparado para llevar ese negocio al éxito.

El entusiasmo es muy común cuando se trata de hacer negocios de franquicias. Pero debes asegurarte que sea la persona correcta, debe estar dispuesta a trabajar duro y comprometerse con tu marca.

Además de toda la información financiera y legal que debas tener sobre los posibles candidatos, debes conocer su trayectoria, sus experiencias y su personalidad.

Será alguien con quien tratarás muchos años y no querrás que tu marca esté en manos de alguien que no soportas. Esta persona que será el franquiciado, debe tener esa pasión que tú también tenías al iniciar tu negocio y estar dispuesta a trabajar responsablemente.

Debe ser alguien en quien puedas confiar, que tenga una buena carrera profesional y tenga grandes expectativas.

Si estás en el proceso de atraer posibles franquiciados, puedes usar la publicidad. Lo mejor sería revistas de negocios o sitios como LinkedIn donde llegarás al público profesional.

También puedes asistir a eventos importantes de negocios o conferencias donde puedes relacionarte con gente de negocios e inversores. Otra opción es contratar a una compañía de marketing enfocada en la venta de franquicias.

5. Establece el sistema de operación y sus restricciones

Debes tener un sistema de apoyo ya establecido para cualquier problema que puedan tener tus franquiciados y sus empleados.

Parte de volverte un franquiciador, incluye el tener que agregar personal clave que apoye a las franquicias.

Tendrás que determinar si utilizarás un personal in-house para apoyar a los franquiciados o habrá un grupo externo que se encargue de esta tarea de apoyo. Este personal debe asegurarse de que los controles de calidad y los estándares de la marca se cumplan.

Dependiendo del tipo de negocio, se establecerá un personal constante o solo se contratará un capacitador al iniciar operaciones. Por esto es importante tener otras unidades de negocio antes de franquiciar, para tener un método de replicación de negocio ya establecido.

Además de ofrecer instrucciones sobre ciertas prácticas de negocio, se debe otorgar cierta libertad a la franquicia, al igual que ciertas restricciones.

Después de todo, los franquiciados también son dueños de negocios donde el franquiciador no tiene mucha relación con el día a día, así que ellos tienen cierta libertad al manejar el negocio.

Las restricciones establecidas en una franquicia están hechas para preservar la identidad de la marca y mantener el control de calidad.

6. Supervisa tus franquicias y sigue creciendo

Si ya tienes una o algunas franquicias, ¡felicidades! Ya eres todo un franquiciador en este punto. Pero no se trata de lograrlo y echarte a dormir, tienes que apoyar y supervisar a tu red de franquicias para seguir creciendo.

El programa de entrenamiento y el personal de apoyo crearán el control de calidad necesario para que la marca ofrezca la misma experiencia en todas sus unidades de negocio.

La capacitación a los empleados debe ser constante. Al ser cientos o miles de empleados que representan tu marca, pero se desempeñan en su propia unidad de negocio, es muy posible perder de vista los valores y principios de la marca.

Debes estar supervisando regularmente el desempeño de tus franquicias y los mercados en los que operan. Cada franquicia será diferente y se enfrentará a diversos desafíos.

La comunicación con los franquiciados es de vital importancia para mantener el negocio exitosamente.

Al mismo tiempo, debes estar promocionando tu cadena de franquicias para seguir expandiéndote. Mientras más experiencia vayas adquiriendo, más fácil será seguir creciendo.

¡El cielo es el límite!

Las franquicias nos sirven para expandir nuestro negocio y obtener ingresos recurrentes de negocios que ya no dependen de nosotros.

Su éxito está comprobado, y siguiendo los pasos que te mencioné arriba, y con la ayuda de las personas correctas, ¡podrás expandir tu negocio por todo el mundo!

¿Ya sabías cómo crear una franquicia para tu negocio? Déjame un comentario aquí abajo y cuéntame tus experiencias.

Un artículo escrito por Erick Copello