Si le pedimos a alguien que nos defina LinkedIn, probablemente dirá algo parecido a “LinkedIn es la red social para encontrar trabajo”. Y aunque esta afirmación es correcta, muchos usuarios apenas pasan de la superficie de LinkedIn, y no llegan a descubrir el potencial que ofrece esta comunidad como herramienta para encontrar trabajo.

En Genbeta ya te hemos dado una serie de trucos para destacar en LinkedIn, pero hoy volvemos a tocar este tema repasando las que deberían ser lascaracterísticas principales de tu perfil en LinkedIn si estás en búsqueda activa de empleo, y contando con los consejos de una especialista en selección de personal de una de las empresas de desarrollo de videojuegos para móvil más importantes del mundo.

Lo que muchos usan como definición de LinkedIn, la frase que hemos puesto al principio, te da ya una pista de cómo debería ser el LinkedIn perfecto si estás buscando trabajo. Es “una red social”, con lo que te interesa, por un lado, tener un perfil actualizado y lo más fiel posible a tu persona; y por otro lado,interactuar con la comunidad a varios niveles – al fin y al cabo, para eso están las redes sociales, ¿no?

También es importante saber sacar partido a las herramientas que nos ofrece LinkedIn, que a menudo pasan desapercibidas. ¿Te has parado a pensar lo importante que es que uses palabras clave en tu CV? ¿O que tu titular profesional indique que estás buscando trabajo? ¿Le pone tu CV las cosas fáciles a los cazatalentos a la hora de seleccionar resultados en LinkedIn? Te explicamos éstos y otros trucos para tener el LinkedIn perfecto, asesorados por Cristina Cohí, recruiter en las oficinas de King en Barcelona.

1. Haz que tu titular profesional tenga sentido

Cuando alguien hace una búsqueda en LinkedIn, lo único que ve en los resultados es el nombre y el titular profesional que hayas indicado. Esos dos elementos son los únicos que tienes para convencer a alguien de que haga clic y abra tu perfil. Por eso, si buscas trabajo, deberías indicarlo ahí mismo. “El título es un campo editable que toma tu puesto actual por defecto. Si estás en búsqueda activa, ¡ponlo ahí! Así, si apareces en unos resultados de búsqueda, ya se podrá ver desde el listado que estás buscando trabajo, y el recruiter irá a por ti “, aconseja Cristina. “Además, como seleccionador me puede interesar usarpalabras clave en mis búsquedas como ‘buscando’, ‘búsqueda’, ‘nuevos retos’… y el candidato no tiene otro campo específico donde poner eso”.

2. Escribe un buen resumen de tu carrera profesional

No hace falta enrollarse, pero sí centrarse en los puntos más importantes de tu carrera, tanto en habilidades como en los logros más importantes conseguidos en anteriores trabajos. Otros puntos importantes, según nos comenta Cristina, son “especificar tu objetivo laboral, qué quieres hacer y por qué debería contratarte esa empresa”. Tampoco está de más darle algún toque personal, como aficiones, o incluso la opinión propia de lo que debería ser un buen profesional dentro del área de cada uno.

café-caliente

3. El CV, mejor concentrado en pequeñas dosis

Tener una docena de trabajos listados en tu CV no hace que éste sea mejor, ni convierte a tu perfil en más interesante que otros. En general se aconseja ponersólo los más importantes, los que más contribuyeron a moldear tu carrera, o los que más relación tengan con el puesto al que optas actualmente. Cristina nos comenta que aunque es normal haber tenido muchos trabajos diferentes en nuestros inicios laborales, con el paso del tiempo éstos pueden no tener nada que ver con la actividad laboral actual, y en ese caso es mejor dejarlos fuera.

Para redactar un buen CV en LinkedIn, en sus palabras, “hay que ser explicativos, mencionando las palabras clave dentro de su área profesional (por tema SEO). Es común que la gente se limite a poner nombre de empresa, título del puesto y fin. Eso da pocas probabilidades de ser contactado, porque en cada empresa el mismo título de un puesto puede significar cosas diferentes”. Cristina termina diciendo que “los recruiters buscamos cosas como qué herramientas sabes usar, qué tareas y responsabilidades has tenido, en qué tipo de proyectos has trabajajado… y si es en una lista de puntos mejor, facilita la lectura”.

4. Enumera tus habilidades

Además de la formación académica y la experiencia profesional, LinkedIn tiene otro valioso campo del que deberías sacar provecho: el de Aptitudes, una especie de resumen de tus principales habilidades que puede ayudar a los reclutadores de personal a saber de un vistazo cuáles son tus puntos fuertes. Aunque algunas personas pueden encontrar esta sección un poco inútil (y llegar a desvirtuarla con recomendaciones fuera de lugar), no está de más asegurarte de incluir todo aquello que pueda darte potencial como candidato. Siempre teniendo en cuenta las posibles búsquedas de los seleccionadores de personal. “Reitero lo de las palabras clave a lo largo del CV“, recuerda Cristina. “Es lo que da más relevancia para salir al principio en los resultados de búsqueda”.

5. Dosifica las recomendaciones

Tal y como acabamos de mencionar, las recomendaciones en LinkedIn son unarma de doble filo. Por un parte está bien tener unas palabras positivas por parte de alguien que te conoce y ha trabajado contigo, y que pueden servir como llave de entrada a un nuevo trabajo. Por otro lado, según cómo las uses, pueden tener un efecto negativo. “Usar recomendaciones está bien, pero no hay que exagerar”, nos recomienda Cristina. “Sucede mucho que coinciden la persona que te recomienda con la que tú mismo has recomendado, y eso hace perder credibilidad. También hay perfiles con 100 recomendaciones; esto es raro, y además entre tantas me voy a perder las importantes, porque no las voy a poder leer todas”.

Según el consejo de la recruiter de King, es mejor limitarse a las importantes: “Mi recomendación: pocas y escogidas, relevantes, como por ejemplo la de un jefe o de un cliente satisfecho; y de los compañeros, aquellas que sean más fuertes y específicas, que contengan ejemplos“.

6. Incluye muestras de tu trabajo

Precisamente hablando de ejemplos, también es buena idea que tu LinkedIn incluya páginas web que sirvan como escaparate de tu trabajo. Por ejemplo, si eres periodista puedes enlazar a los artículos que hayas escrito para otros medios; si eres programador para móvil, enlaza a las apps que hayas publicado en las tiendas de aplicaciones; si eres diseñador o creativo, es el momento de hacerte un portfolio online (idealmente en un dominio tipo nombreapellido.com) y enlazarlo desde tu LinkedIn. Nada habla mejor de uno mismo que su propio trabajo.

7. Sigue a las empresas que te interesan

Si hay empresas específicas en las que te gustaría trabajar, ¿por qué no seguirlas en LinkedIn? La mayoría de ellas contará con un perfil de empresa al que puedes apuntarte como follower para estar al tanto de todas sus novedades – y luego usar esa información en una carta de presentación, o llegado el caso, incluso en una entrevista. Es más, si sabes que están buscando gente para un puesto al que tú podrías presentarte, prueba a ponerte en contacto directo con ellos.

“A mí personalmente me gusta la idea de que el candidato contacte directamente con la empresa, ya que muestra interés” nos dice Cristina. “Pero hay que apoyar ese email con razones de peso, indicando específicamente los puntos de tu experiencia (más allá del CV) en relación con la descripción del puesto”. Cristina también nos recuerda que es importante enviar ese mensaje a la persona correcta: “Normalmente, al lado de cada oferta sale el nombre del recruiter; habría que enviar el mail directamente a esa persona”.

8. Mantén el contacto con tu red

Recuerda: LinkedIn es una red social, y como tal se nutre de los contactos que tengas, y sobre todo, de las interacciones que tengas con ellos. Ahora, ante la eterna pregunta de si es importante o no tener muchos contactos a la hora de buscar trabajo, Cristina lo tiene claro: “No es que sea importante por el simple hecho de tener más o menos, sino que a más contactos, más probabilidades de aparecer en las búsquedas de un seleccionador de personal. Sobre todo porque si éste no tiene una cuenta LinkedIn de recruiter, sólo podrá acceder hasta el tercer nivel de contacto. Es un simple tema de probabilidad”.

Otra cosa que aconseja Cristina es usar los grupos de LinkedIn, una opción que pasa inadvertida para la mayoría. “Ser miembro de un mismo grupo también cuenta, por lo que los candidatos en búsqueda activa deberían intentar entrar en grupos relevantes a su perfil. De hecho, hay incluso grupos específicos creados por los propios recruiters“.

La mejor jugada, por tanto, sería sumarse a grupos lo más numerosos posible o crear conexiones con gente que tenga muchos contactos, porque esto aumenta exponencialmente las probabilidades de aparecer en las búsquedas de seleccionadores de personal.

9. Publica actualizaciones

Hemos dicho varias veces a lo largo del artículo que LinkedIn es una red social, ¿verdad? Pues úsala como tal. Mantén tu perfil al día, comparte artículos relevantes, y por supuesto, menciona cualquier cambio importante en tu perfil: cursillos, certificaciones, títulos, etc. Un perfil activo invita a la gente a contactar contigo más que otro que parezca abandonado.

Un artículo escrito por Elena Santos