Hay algo que me pasa con cierta frecuencia. Alguien se acerca y me pregunta cómo estar motivado. Me comenta que se siente apático, tristón, apagado y desmotivado.

Mi respuesta viene a ser siempre la misma: deja de hacer las cosas que no tienes que hacer y empieza a hacer las cosas que sí tienes que hacer.
Verás, no creo que se pueda hacer nada específico para estar motivado. No creo en escuchar una lista de música, en tomarse un café o en asistir a una conferencia de motivación…

La verdadera motivación, las ganas de comerse la vida a cucharadas [soperas, por supuesto] es la consecuencia natural de ser lo que somos y de hacer lo que tenemos que hacer. Tan sencillo como esto.

Creo que cada persona -tú también- sabe en el fondo de su alma lo que es y lo que tiene que hacer y la consecuencia natural de ser verdaderamente lo que somos y de hacer lo que tenemos que hacer es estar lleno de vida. La desmotivación es un indicador que nos informa de que no estamos donde tenemos que estar o haciendo lo que tenemos que hacer.

¿Y cuál es ese lugar? Es el lugar donde podemos servir más y mejor a otras personas con las habilidades que la vida nos ha regalado.

Es posible que hoy puedas no estar en ese lugar, pero si hay algo que he podido comprobar es que las personas que empiezan a caminar hacia ese sitio empiezan a sentirse motivadas de forma natural desde el mismo momento en el que empiezan a caminar y que esto no está relacionado con la meta sino con saberse en el camino correcto.

Estas son las 6 claves para estar motivado:

1- Haz lo que tienes que hacer. Estar motivado es la consecuencia natural de trabajar cada día en nuestro propósito. Si tu situación actual no te lo permite prueba a dedicarle un rato cada día a este propósito y comprobarás como te vuelves a sentir motivado. Todo el mundo, por mala que sea su situación, puede encontrar un rato cada día, por pequeño que sea, para caminar hacia un nuevo lugar para su vida. Ponte a ti mismo en una situación en la que puedas servir más y mejor a los demás con lo que verdaderamente eres. Cuando lo hagas la motivación llegará inevitablemente. Haz cada vez más lo que tienes que hacer y cada vez menos lo que no tienes que hacer.

Business people team

2- Deja de caerle bien a todo el mundo. Se auténtico. Respeta tu ser. Se la persona que verdaderamente eres. Ser auténtico contigo mismo no debería ofender a nadie. Ninguna persona excepto tú sabe qué es lo mejor para tu vida así que cuando sientas algo, actúa en consecuencia. Es mucho más fácil prevenir los problemas que solucionarlos y la mejor manera de solucionarlos es dejar de hacer cosas por caer bien o lograr la aceptación y empezar a hacerlas para ser la mejor versión de ti mismo.

3- Se consciente de tu finitud. Saber que nuestro tiempo en este planeta es limitado nos lleva directamente a sentirnos más vivos. ¿No es verdad que cuando sabes que algo se va a acabar lo disfrutas más? Saber que estamos aquí de paso -muy de paso de hecho- nos conduce a estar más motivados. A mi, por otra parte, me parece muy exótico que alguien no estuviera motivado a disfrutar de este buffet libre que es la vida.

4- Adopta la costumbre de hacer 3 cosas cada día. La primera es hacer algo que te haga mucha ilusión, una cosa que te guste. Encuentra qué te gusta y hazlo es clave para estar motivado. La segunda es hacer algo que sea importante y estratégico en tu carrera profesional. Una tarea que verdaderamente vaya a marcar la diferencia. Una al día es suficiente. La tercera es algo con o por tus seres queridos. Me cuesta imaginarme un día con estas tres acciones en el que me sienta desmotivado.

5- No te quejes, no critiques, no envidies. La semana pasada le planteábamos a nuestros alumnos del Máster de Emprendedores un juego… Si de repente alguien te pudiera asegurar que te puede conceder absolutamente todo lo que deseas en la vida en cualquier plano y que para ello sólo te pediría que firmases un contrato en el que te comprometieras a no quejarte, no criticar y no envidiar ni una sola vez ni un solo día de tu vida… ¿Lo harías?

Cualquier persona que no se queje, no critique y no envidie en ningún momento vivirá cada momento en abundancia plena y, por tanto, estará motivado. No quejarse no significa que no trabajes para mejorar lo que deseas en tu vida. No criticar no significa que no haya cosas que te gusten y cosas que no, significa que dedicas la energía que antes dedicabas a criticar a otras personas a mejorarte a ti mismo. No envidiar significa que te alegras por las cosas buenas que la vida le da a otras personas y esto hará que pronto empieces a apreciar más las buenas que te da a ti.

6- Cuídate en el aspecto físico, emocional, intelectual y espiritual. Estar llenos de energía nos permite estar más motivados. Cada día pon el foco en cuidar tu cuerpo, tu mente, tus emociones y tu vida espiritual. Estar motivado será la consecuencia natural de hacer lo anterior cada día.