Los ‘millennials’ representarán el 75 % de la fuerza laboral del mundo en el año 2025. Analizamos cómo deben ser las oficinas del futuro para contentarlos.

Existe mucha controversia sobre la mejor forma de definir a las nuevas generaciones de profesionales (‘millennials’, ‘generación Y o Z’, etc.) pero lo que está claro que es los jóvenes que se están comenzando a incorporar al mercado laboral van a suponer toda una revolución en la forma de entender las metodologías y espacios de trabajo. Estamos hablando de personas que son nativas digitales, que se conciben a sí mismas como espíritus libres y no entienden las estructuras jerárquicas ni cerradas de las empresas tradicionales.

También son, en general, sujetos muy bien preparados y originales, que buscan la experimentación y nuevos caminos, por lo que se rebelan contra las tareas repetitivas. También rechazan los trabajos que les obligan a un horario y exigencias espaciales fijas, en lugar de medirles por sus objetivos y rendimiento, permitiéndoles una amplia flexibilidad laboral.

No en vano, un reciente informe de Dell e Intel señala que el 42% de los ‘millennials’ están dispuestos a renunciar a su futuro trabajo si las oficinas no están adaptadas a sus estándares. Dicho de otro modo, los espacios de oficina que no sean inteligentes en los próximos cursos no conseguirán atraer al nuevo talento. Un camino que ya han comenzado a explorar las grandes compañías, con más de la mitad de las organizaciones trabajando en que su oficina sea inteligente en los próximos cinco años.

El perfil del trabajador ‘millennial’

joven-trabajando

Lo esencial a la hora de integrar este nuevo tipo de profesionales es conocerlos en profundidad. En ese sentido, hemos de saber que los ‘millennials’ son todos aquellos sujetos nacidos entre 1981 y 1995. Según la consultora Deloitte, este grupo de edad representará el 75 % de la fuerza laboral del mundo en el año 2025.

Son jóvenes, como adelantábamos, que han nacido con un ordenador bajo el brazo, personas que no conciben el mundo offline sin una interconexión con el ámbito digital. De hecho, prácticamente podría decirse que estos trabajadores son adictos a la telefonía móvil y a las nuevas tecnologías. Están habituados a utilizar Internet y las redes sociales son parte natural de su día a día. En la misma línea, son profesionales de nueva generación que conocen a la perfección los distintos canales (omnicanalidad) y dispositivos tecnológicos con los que trabajar, por lo que mantienen una actitud multitarea que les permite afrontar distintos proyectos al mismo tiempo.

Los ‘millennials’ también son personas muy exigentes con las compañías y críticas con los valores sociales y medioambientales de las organizaciones para las que trabajan. Exigen, además, que las empresas ofrezcan canales de comunicación entre la base de trabajadores y los directivos, no sólo de forma unidireccional como ocurría hasta ahora, sino con herramientas y plataformas de colaboración activa en el seno de la entidad.

Cómo adaptar las oficinas a los ‘millennials’

Una vez realizada la disección del ‘millennial’, es el turno de vislumbrar las posibilidades -y exigencias- que se abren para las empresas a la hora de adaptarse a esta nueva generación de trabajadores… que además deben convivir en la oficina con empleados de mayor edad y costumbres más arraigadas.

De acuerdo a una encuesta reciente de Milenio Branding, la flexibilidad laboral es más importante que el salario, en tanto que un 81% de los jóvenes cree que deberían ser ellos mismos los que puedan ajustar sus horarios de trabajo a sus necesidades, según otro estudio de MTV de 2012.

A estas políticas sociales le hemos de unir ciertas prácticas en el diseño y mobiliario de las oficinas: creación de amplias zonas comunes (con zonas para tomar café, reuniones informales o córneres para determinadas tareas), la eliminación del puesto de trabajo fijo (fomentando la movilidad de los trabajadores y la colaboración entre distintos equipos) o el fomento de la eficiencia energética (satisfaciendo de este modo la conciencia ecologista de los ‘millennials’).

Escrito por Alberto Iglesias Fraga