Diversificar es sinónimo de expansión, crecimiento y lleva aparejada tanto la necesidad de inversión como el deseo de apertura a otros mercados.

Las empresas apuestan por la diversificación cuando el entorno le brinda oportunidades en nuevos nichos de mercado o porque existen posibilidades comerciales nuevas. A nivel endógeno puede responder a oportunidades decrecimiento corporativo o por la necesidad de comenzar una reestructuración interna.

reuniones

Principales estrategias de diversificación

  • Horizontal

En este modelo de diversificación, la empresa pone a la venta productos nuevos y en mercados que guardan relación con el de sus productos actuales. Se caracteriza porque el enfoque no cambia.

  • Vertical

Integra productos u operaciones previamente externalizadas, en cierta manera, se convierte en su propio cliente o proveedor.

  • Concéntrica

La diversificación concéntrica consiste en la producción de nuevos productos, casi siempre dentro de la misma línea de la ya existente.

  • Conglomerada

En esta categoría la empresa integra nuevos productos pero que no guardan ninguna relación con los tradicionales. La diversificación conglomerada es típica de grupos empresariales de gran tamaño y envergadura.

Para las empresas suele ser interesante diversificar porque las posibilidades de negocio aumentan, se diversifica el riesgo, mejora el aprovechamiento de recursos productivos ya que, en ocasiones, pueden estar infrautilizados.

Un artículo publicado en Pymes y Autonomos