Buscar un primer empleo es todo un desafío, especialmente con un CV en blanco. Descubre las claves para redactar un buen currículum sin experiencia laboral.

Recién graduado y con una titulo universitario bajo el brazo, ¿y ahora qué?

Buscar un primer empleo puede presentarse como un gran reto para algunos: ¿Cómo voy a hacer un currículum si no tengo nada que poner? ¿Porqué me cogerían para un puesto sin experiencia? La realidad es que todo el mundo, aunque no haya trabajado, tiene algo que poner en su CV. Y además, por algún lado hay que empezar.

Un currículum no adquiere más valor por tener más cantidad, lo que verdaderamente importa es la calidad del contenido que decidas incluir. Lo primero y más importante, es no cometer ninguno de los errores por los que un reclutador descartará tu currículum de inmediato, como pueden ser las faltas de ortografía.

Así, puede consultar de antemano los datos que resultan irrelevantes en un CV, y evitar incluirlos desde un principio.

Otro aspecto a tener en mente es la extensión: ¿cuántas páginas debe ocupar mi currículum? Lo recomendable es que no ocupe más de una página, a lo sumo dos si es un trabajador con experiencia. Recuerda que el objetivo es captar la atención del reclutador por lo que incluir los datos esencial es es suficiente; la entrevista es el lugar ideal para enrollarte, no el CV.

Antes de empezar a redactar céntrate en leer la oferta de empleo y preguntarte qué es lo que busca el reclutador; anota las palabras clave de la oferta de empleo y las habilidades que buscan. Es recomendable adaptar tu currículum a cada oferta de empleo, ya que la empresa notará que te has tomado tu tiempo y puesto interés.

¿Como debería empezar mi currículum?

En primer lugar es importante que incluyas tu nombre, teléfono, correo y título universitario.

A continuación, tu perfil debe incluir un breve resumen sobre ti. Al no tener experiencia, este apartado es clave para captar la atención del reclutador. Incluye tus habilidades que más se adecuen a la oferta.  Así, es aconsejable transmitir tus objetivos e interés en el puesto. Olvídate de ser la típica persona muy trabajadora; se creativo, usa las palabras claves y sácate partido.

Tu educación

Lo más valioso que tienes es tu título universitario, así que asegúrate de que destaque. Inclúyelo al principio así como en tu apartado de educación, donde puede incluir algo más de información al respecto, como fechas y cursos realizados en el mismo.

Así, es recomendable poner la carrera universitaria en negrita, pero no la universidad.

Tu experiencia laboral

Si has acabado la universidad, lo más probable es que hayas realizado prácticas o alguna beca. Inclúyelo y acompáñalo de una breve descripción. Es importante que seas claro y conciso y describas las actividades que desempeñaste.

Es aconsejable destacar los roles que tengan más que ver con el puesto al que aspiras. Apóyate en ejemplos, es decir, si trabajaste en ventas incluye porcentajes y números para reflejar tus logros, y después menciona tus habilidades desarrolladas y adquiridas en el puesto.

Así, al ser tu primer currículum, algunos trabajos que no tengan relación con la oferta pueden ser interesantes. Es decir, si has trabajado como profesor particular, de monitor en un campamento de verano, o en la tienda de tu barrio, inclúyelo. Puede que no guarde relación pero demostrará que eres una persona trabajadora y en todos los empleos se adquieren conocimientos, piensa cuales podrían ser más relevantes.

Proyectos, cursos extracurriculares y otras actividades

Si has realizado actividades, atendido a cursos de verano o desarrollado proyectos por libre, no dudes en ponerlo. Por ejemplo, si tienes un blog, incluye el enlace; pertenecer a los scouts puede reflejar tu capacidad de liderazgo; un voluntariado reflejará tu iniciativa e implicación en una causa. Una vez más pregúntate qué habilidades adquiridas pueden ser más relevantes para el puesto.

Habilidades

No pongas ninguna aptitud que no tenga relación con el puesto, pero lo más importante de todo, no mientas en tu currículum. Las empresas buscan contar con personas sinceras y transparentes, y la verdad acabará saliendo a la luz antes 0 después. Si necesitas coger ideas puedes consultar qué habilidades es recomendable incluir en tu CV.

Anota también tus habilidades informáticas. Si quieres perfeccionar alguno antes de empezar siempre puedes realizar un curso online.

Idiomas

Por último, pero no menos importante, si hablas más de un idioma incluye y destácalo. Reflejarás tu capacidad de aprendizaje y además tal vez sea útil para el puesto.

Una vez tengas tu currículum, comienza a buscar trabajo online y, ¡prepárate para la entrevista!

Vía | Corporate staffing services