¿Cómo reinventarse?

Los cambios vertiginosos a los que está sometida nuestra sociedad hoy día, dejan obsoleto los conocimientos adquiridos en otras épocas, incluso los adquiridos por nosotros mismos en las escuelas y en cursos de años anteriores. Fenómenos como las guerras, la emigración, la diáspora, el fin de algunas carreras con la llegada de la tecnología, el cambio radical entre un gobierno y otro que nos desorienta, el desequilibrio económico, la sobrepoblación y la avaricia humana que no nos deja sin importar la época, nos obliga a reinventarnos como el ave fenix, más rápido de como lo hicieron nuestro abuelos. Algunos les tocarán reinventarse a los 30, otros a los 40, los 50 o los 60 años. No importa la edad, cuando la necesidad de reinventarse llega es para todos los que viven en una misma época.

Además de todo lo anterior, agrégale que el ser humano cambia con el tiempo, cambian nuestras necesidades con la edad, desarrollamos habilidades diferentes con cada nueva experiencia laboral que vivimos y cambia nuestra perspectiva sobre la vida a medida que los años avanzan. La experiencia es importante, pero esta sólo se consigue con el pasar de los años y a veces nos damos cuenta de que nuestras decisiones no fueron las más acertadas, la melancolía llega y la resignación se pone al frente de nuestras vidas.

No encuentro una solución más acertada para enfrentar todos estos cambios que reinventarse constantemente. Reinventarse es tener clara nuestra misión de vida y desempeñarla allí donde te toque estar, no importa dónde estés o que estés haciendo, cuando te reinventas siempre tendrás la sensación de que caminas hacia adelante.



¿Cómo reinventarse profesionalmente?

Mi mayor experiencia personal en la reinvención es desde el punto de vista profesional. De mis andanzas he descubierto que hay un error al que acudimos de manera constante, confundimos nuestra misión de vida con la profesión que elegimos. Así que lo primero es encontrar tu misión de vida.

Evita el error de limitarte a tu profesión

No cometas el error de definir tu misión de vida a partir de tu profesión, si algún día dejas de ejercerla te sentirás perdido. Y eso es lo que puede estar ocurriéndote ahora mismo. Sin embargo, he aprendido algunas cosas que funcionan muy bien para salir de este engaño. La introspección es necesaria, la búsqueda de nosotros mismos para definir nuestra misión de vida. Pero ponte fecha límite no vaya a ser que te consumas la vida en sólo reflexión y nada de acción. Aquí te dejo algunas ideas que pueden ayudarte a encontrar esa misión personal.

Usa tu profesión para encontrar pistas

No te definas a partir de tu profesión, pero utilízala para que te de alguna pista. Imagínate por ejemplo, que fueras ingeniero civil, podrías pensar que la misión de un ingeniero civil es diseñar edificios. Eso es una gran verdad, pero es la misión de la profesión que has elegido, esto necesariamente no te define a ti.

Piensa más profundo el porqué de la elección de esa profesión. Las respuestas podrían ser diferentes de un ingeniero civil a otro. Alguno podría decir que busca “diseñar espacios para unir familias” y otro podría decir “diseñar espacios que alberguen paz”. Es por eso que el primero podría preferir diseñar y construir casas o edificios, mientras que el segundo se verá tentado a estar en proyectos de construcciones de templos. Y esa es su misión personal “diseñar espacios que alberguen paz”, así que si en algún momento no puede o no quiere seguir ejerciendo como ingeniero civil, simplemente para de hacerlo, pero no necesariamente para de diseñar espacios que alberguen paz. Esto puede seguir haciéndolo en una cárcel, en una escuela, en un orfanato, en su propia casa y en cualquier lugar donde se necesite esa paz.

Es a partir de este conocimiento que puede reinventarse profesionalmente y emprender un proyecto donde esté, a cualquier edad y en cualquier circunstancia. Su profesión simplemente le dio un modo de expresarse en algún momento que dejó de funcionar para él.

Ayúdate con la percepción de los otros

Puedes ayudarte con la percepción que tienen los otros sobre ti. Las personas pueden darte una idea de cómo se sienten cuando están contigo, qué es lo que más les gusta de estar cerca de ti, cómo las haces sentir en el día a día y qué tipo de cosas haces tú, desde su punto de vista, casi perfecto.

Lleva un diario y anota tus elecciones inconscientes

Préstale atención a tus preferencias y elecciones diarias, te darán una pista de quién eres y de lo que ya haces muy bien. También observa tus creaciones de una forma atenta con el llamado tercer ojo (la comida que haces, el estilo de tu casa, el libro que has escrito), puede ayudarte a observar tu esencia.

Aprende habilidades nuevas

Abandero todo lo referente a empresas digitales, entre muchas razones porque te permite expresar libremente. Además, siendo protagonista de una de las diásporas más importante que ha vivido latinoamérica, la venezolana, encuentro que es una forma práctica de cambiar de localización, pero sin perder el trabajo construido durante años. Sólo necesitas una conexión a internet y allí donde vayas, te llevas contigo tu experiencia, vivencias y recuerdos. Así que las habilidades de sistematizar tu experiencia, crear un blog, escribir un ebooks, aprender a escribir en el medio digital son habilidades digitales a las que animo a aprender.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *