A día de hoy, rara es la empresa que carece de perfiles sociales. Aunque sea por impulsar un posicionamiento entre jóvenes, marcas reconocidas y publishers afianzan diariamente su presencia en plataformas como Instagram.

Ahora bien, no siempre es sencillo justificar al departamento financiero los costes de las acciones en social media. Dado el enfoque del mencionado departamento por los resultados cortoplacistas, resulta necesario para los marketeros probar la rentabilidad de los esfuerzos sociales.

Hasta ahora, monetizar las publicaciones en la “hermana pequeña” de Facebook, la visual Instagram, era una ardua tarea. Requería publicar constantemente y el ROI obtenido no era óptimo. Sin embargo, los publishers están comenzando a advertir el potencial de esta plataforma. Repasamos más adelante algunos métodos que pueden emplear en aras de la rentabilidad del negocio, ayudados por Digiday.

Incentivo al engagement

Aunque las audiencias de grandes grupos de comunicación sigan siendo reducidas, pues del ranking de las 100 cuentas más seguidas en Instagram solo 4 son medios, están probando elevadas tasas de engagement con las empresas.

insta-stories

La pequeña red de Zuckerberg sirve cual catalizador de la interacción con las marcas y no son pocas las que advierten un mayor vínculo emocional con sus clientes. Por esto mismo Instagram protagonizó a principios de año un silencioso “sorpasso” a Twitter, desbancándola como la segunda plataforma empleada por revistas de todo tipo.

A ojos de Jason Wachob, fundador y CEO del portal online Mindbodygreen, el éxito de Instagram reside en su esencia única. Su página web se encuentra “en la intersección del contenido, comunidad y comercio” declaró. Un espacio que se puede beneficiar de la presencia en la plataforma de imágenes y vídeo.

Product placement

Normalmente, los publishers tratan de rentabilizar su presencia con el posicionamiento de productos. Los medios incluyen en sus publicaciones artículos de anunciantes que más adelante redirigen a la cuenta de las marcas.

Incluso los medios más atrevidos están comenzando a integrar las compras. La startup Clique Media Group está desarrollando una estrategia de compra por Instagram. Esta incluye posts promocionados de medios que redireccionan desde la biografía del perfil al site y desde allí se puede efectuar la compra.

Otros grupos están probando incluso la venta directa de productos tales como libros o eventos, a través de Instagram. Tal es el caso de medios como The New Yorker o Complex, quienes emplean la red como catalizador de conversiones de cualquier tipo.

Marketing de influencia 

Y no solo eso. También existe la posibilidad de monetizar los esfuerzos en Instagram mediante acuerdos de branded content. Cada vez más el influencer marketing se posiciona como una estrategia óptima de marketing digital. Y algunos grupos pioneros en su campo como Time han desarrollado una red de influencers que busca impulsar nuevas formas de conexión entre usuarios y marcas, al tiempo que dan con nuevas líneas de actuación para rentabilizar su presencia en redes.

Un artículo publicado en Marketing Directo