Cómo saber si tu negocio es rentable: 3 Resultados posibles

¿Estás contento con los resultados de este año? O, por el contrario, ¿no te gustan nada tus números?

Vaya, pues es muy posible que no sean ni tan buenos, ni tan malos como parecen.

Hoy vengo a contarte en qué tienes que fijarte para saber si tu negocio fue rentable el año pasado, o te estás dejando deslumbrar por las cifras sin mirar por dentro lo que ha ocurrido de verdad.

Para empezar con el análisis, tienes que tener los siguientes datos:

Si eres un autónomo, tu importe de ventas, sin IVA, o sea sin impuestos, y el total de tus gastos anuales. La diferencia Ventas – Gastos te dará el Beneficio anual.

Si eres una empresa, la Cuenta de Resultados te dará la información que necesitas para saber Ventas, Gastos y Beneficios.

 

Para averiguar de verdad qué ha pasado, necesitas contar también con los mismos datos del año anterior.

La comparación del mismo periodo de tiempo es la que te dará la pista de lo que sucede.

 

Bien, ya tenemos nuestros números, ahora vamos a ver qué ocurrió, el resultado final no depende solamente de una causa, sino de varias.  Nos encontramos con tres SITUACIONES que necesitan explicación mirando el año anterior y el actual

 

La primera. Que facturas lo mismo o casi igual pero ganas MENOS, ¿Qué ha podido ocurrir?

 

Que vendes más unidades de tu producto o servicio, pero más baratas.

 

Tal vez tienes menos clientes aunque hayas vendido más caro.

 

Es posible que hayan aumentado en importe los gastos necesarios para la producción comparando con el año anterior. Has tenido que gastar más para vender lo mismo.

 

Incluso te han surgido costes nuevos(has incrementado el personal por ejemplo).

 

Tal vez te han incrementado precios tus proveedores y no lo has reflejado en tus precios.

 

Puede ser que hayan subido los gastos financieros, porque has precisado más financiación o te aumentaron los intereses y comisiones.

 

La segunda. Que facturas más y ganas MENOS: Y aquí qué ha pasado?

 

Que  aunque vendas más unidades, has mantenido su precio.

 

Que tienes más clientes, pero vendes “por debajo de tus posibilidades” para ganar cuota de mercado. Esta estrategia implica que tengas colchón para aguantarla.

 

Que los gastos han aumentado en una proporción mayor al aumento de las ventas realizadas.

 

Es probable que hayas necesitado más financiación, y los gastos financieros van acorde.

 

En tercer lugar: Que facturas menos y ganas MAS: cómo es posible?

 

Porque vendes a menos clientes pero has subido los precios. Incluso has introducido productos más caros de lo normal.

 

Además al producir menos eliminas ciertos gastos que ya no son necesarios.

 

Que hayas externalizado ciertos procesos para hacerlos más eficientes delegando tareas.

 

Que hayas mejorado la relación entre los plazos de cobro y pago y tus gastos financieros han disminuido.

 

Como puedes ver, no siempre vender más significa ganar más, ni vender menos trae consigo menos beneficios.

 

Una vez investigado qué es lo que ocurre, la explicación adecuada te dará los datos que necesitas para ver qué hay que corregir si el rumbo que lleva tu negocio no es el que quieres.

Además cuando ocurre alguna de estas tres situaciones, y necesitas financiación bancaria, hay que dar una buena explicación de qué ha pasado y por qué, si quieres conseguirla sin problemas.

Para financiarte tienes que demostrar que puedes pagar lo que pides y esta es la mejor manera de hacerlo.

 

Y, aunque no necesites financiarte, siempre tienes que saber si tu negocio está siendo rentable y qué tendencias presenta tanto para poderlas corregir en caso necesario, como para mantener y mejorar los buenos resultados que hayas conseguido si éste es el caso.

 

Y tú ¿qué opinas? ¿cómo acabó tu año y por qué? Me lo puedes decir en los comentarios y si te gustó, comparte.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *