En la era digital las marcas dirigen sus esfuerzos al poder del ahora, a campañas aisladas que buscan impactar a la audiencia pensando más en los efectos a corto plazo que en construir con sus acciones una imagen de marca que permanezca en la mente de los consumidores.

De esta manera, están desperdiciando el enorme potencial que ofrece la red para crear un storytelling que muestre la historia de la marca de una manera atractiva e interconectada que permita a la gente acceder a historias visuales y recuerdos, contada por aquellos individuos que la han construido.

Los efectos que se desprenden de esta acción son 3: construir una presencia digital que eduque a la gente internamente sobre la compañía y muestre externamente su relevancia en la actualidad; preservar la historia de la marca y conservarla para el futuro permitiendo una educación masiva sobre la marca a través de un acceso global permitiendo la fijación de una memoria colectiva. Estas son las 3 maneras de compartir la memoria de su marca:

1. Digitalizar un archivo accesible
Toda marca con una larga historia a sus espaldas tiene un archivo de contenido que debería digitalizarse y hacerse accesible estructurándolo de manera que facilite la navegación. Uno de los ejemplos de un buen diseño de archivos digitales es el del periódico The New York Times que ha sabido destacar el valor de su archivo a lo largo de la historia y lo ofrece junto a los hechos relevantes para proporcionar contexto.

mirada

2. Crear una interfaz que permita a los usuarios descubrir contenido
El diseño de la interfaz debe hacer que el usuario pueda descubrir los contenidos fácilmente y de manera intuitiva así como conectar emocionalmente con el usuario para que profundicen en la historia de la marca. Sin embargo, el elemento clave para que un archivo digital sea perfecto es proporcionar una experiencia de usuario única. Esto se consigue analizando el comportamiento de navegación de la gente así como un diseño visual e interactivo adaptado a todo tipo de dispositivos.

La mítica marca Virgin.com es una de las que ya ha puesto en marcha una web en la que analiza el contenido que consumen sus usuarios y recomienda contenido relevante para ellos proporcionando, de esta manera, una experiencia de marca más inmersiva, relevante y que produce un mayor engagement en el público.

3. Crear una historia visual de la compañía
La mejor manera de aglutinar la historia de una marca y ofrecerla de manera completa informativa y sencilla es organizarla en períodos de tiempo específicos o eventos que puedan ser relevantes para el usuario tal y como ha hecho la cadena de supermercados británica Sainsbury. La marca cuenta con un museo digital en el que se recogen los valores tradicionales y la herencia cultural de la empresa mostrada a través de historias interactivas.

El avance de la tecnología digital ha abierto infinidad de posibilidades a las marcas para preservar, cuidar y mostrar su cultura e historia de una manera interactiva y relevante que estreche la relación entre consumidor y marca.

Un artículo publicado en Marketing Directo