Imagínate que tienes un negocio en marcha que te genera 2.000 euros más al mes. ¿Cambiaría eso tu vida de alguna manera?

No es mucho dinero, no te va a convertir en millonario, pero sin duda puede hacerte vivir más tranquilo: pagar la hipoteca con más holgura, permitirte algún capricho, algún viaje de vez en cuando, no tener que mirar el saldo del banco antes de hacer cualquier gasto extraordinario…

¿Piensas que es muy difícil alcanzar esa cifra? En absoluto.

Puedes ingresar 2.000 euros al mes simplemente consiguiendo 100 clientes que te paguen 20 euros cada uno. O sólo 20 clientes que paguen 100 euros cada uno al mes.

Es más fácil si tu negocio es del tipo suscripción (los clientes pagan todos los meses por un servicio o el acceso a unos recursos que tú ofreces), porque así sólo con conseguir cada mes 10 clientes nuevos que te paguen 20 euros en menos de un año has llegado a esa cifra.

Pero también es posible conseguirlo con ventas puntuales. ¿Puedes vender 20 consultas profesionales a 100€ cada una? ¿Cinco servicios más complejos por 400€ cada uno? ¿100 ventas de productos de 40€ que te dejan un margen del 50%?

Ya tienes esos 2.000 euros.

Si tienes algo que ofrecer que tus clientes valoren, estas cifras no solo son razonables, sino que son incluso modestas. Eso sí, no te estoy hablando de un esquema del tipo “hazte rico sin esfuerzo en muy poco tiempo”. No vas a conseguir estas cifras en un par de semanas. Seguro que cometes algunos errores por el camino. Tendrás que trabajar, esforzarte, salir de tu zona de confort y hacer cosas que no te apetece hacer.

Como decía la profesora de baile de Fama: “Buscáis la fama, pero la fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar. Con sudor”. Pues eso. Si quieres triunfar con tu empresa vas a pagarlo con sudor. Eso no te lo quita nadie.

¿Pero sabes qué es lo más difícil? No es el esfuerzo, ni la constancia para trabajar en tu proyecto durante meses sin ver frutos. Es creer que puedes y ponerte en marcha para conseguirlo.

Lo mejor que puedes hacer, en cuanto termines de leer esto, es abrir una hoja de cálculo y escribir el precio medio que tendrá tu propuesta de valor en la celda A1. En otra celda, escribe la fórmula “=2000/A1” y ya sabes cuántas unidades (de lo que sea que vas a ofrecer) tienes que vender al mes para facturar 2.000 euros. De acuerdo, no van a ser brutos, de ahí tienes que deducir comisiones, costes, impuestos… pero es un punto de partida, y puedes refinar estos resultados añadiendo a la fórmula los costes que correspondan en tu caso.

Una vez hayas hecho esto, mira atentamente la pantalla y atrévete a decirte que no eres capaz de hacerlo. Di en voz alta: “no seré capaz de vender 40 unidades a 50 euros cada una”. ¿Te suena ridículo? Pues ahora prueba a hacer lo contrario: di “venderé 40 unidades a 50 euros cada una y con eso ingresaré 2.000 euros brutos cada mes”.

¿Ya te has convencido de que esto es posible?

Lo siguiente es ponerte en marcha. Empieza a construir tu negocio: crea canales para llegar a tus clientes, construye una propuesta de valor atractiva, invierte en activos para fabricar y entregar esa propuesta de valor a tus clientes, establece alianzas clave con socios, pon un precio a tu propuesta, crea un proceso de ventas, define cómo serán las relaciones con tus clientes…

Si tienes claro cómo hacer todo esto, ya estás tardando en ponerte manos a la obra. Cuanto antes empieces, antes llegarás a esa cifra de 2.000 euros más al mes (y antes la superarás). Deja de leer Desencadenado, deja de leer cualquier otro blog o libro de emprendimiento y ponte a trabajar.

Si tienes dudas, y necesitas más apoyo, cuenta conmigo. Tienes en Desencadenado casi 700 entradas con información práctica y útil. Puedes también descargarte gratis el borrador de mi próximo libro aquí, como han hecho ya más de mil personas.

Y por supuesto, todavía estás a tiempo de apuntarte a mi curso Aprender a emprender.

  • Si tienes una idea que piensas que puede funcionar pero que no sabes bien cómo articular.
  • Si has empezado pero te estás encontrando con problemas para encontrar clientes o facturar lo que esperabas.
  • Incluso si no tienes todavía una idea pero te suena bien eso de conseguir 100 clientes que paguen 20 euros al mes.

El curso Aprender a emprender te va a ayudar a dar ese salto de “me parece posible ingresar esos 2.000€ cada mes y quiero hacerlo” a “estoy ingresando 2.000€ cada mes y pronto serán más”.

Un artículo publicado en Desencadenado