Muchos comenzarán a trabajar a lo largo de enero en un nuevo puesto. Si estás entre ellos, te contamos qué tienes que hacer en tu primera semana de trabajo.

Año nuevo, vida nueva…o eso dice el refrán. Muchos han aprovechado esto para cambiarse de trabajo, de puesto, o incluso, irse a una nueva empresa.

De momento ya tienes hecho el primer paso, que es que tu jefe crea que eres una persona válida. Sino no te habría contratado.

Sin embargo, aún te queda lo más importante: caer bien a tus compañeros y demostrar a toda la oficina que eres eficiente.

De hecho, Amanda Augustine, experta de Top Resume, señala que los tres primeros meses de trabajo son claves para permanecer en el puesto y demostrar que encajas dentro de la organización.

Por eso, desde el primer día, tienes que ser el mejor. Para ayudarte con el proceso, hoy te mostramos lo que debes hacer en tu primera semana de trabajo.

1. Toma la iniciativa

En ocasiones, la gente no tendrá tiempo para conocer al nuevo de la oficina. Por eso, cada vez que te cruces con alguien en el ascensor o en el office, lo mejor es presentarte. Evitará situaciones incómodas y hará que tus compañeros te vean como alguien directo y cercano. Además, demostrará que tienes interés por conocerles.

2. Aprende el funcionamiento

En algún momento tendrás que tomar la iniciativa a la hora de hacer algunos cambios dentro de la empresa. Por eso es importante saber cómo se hacen las cosas allí, para poder mejorarlas. Así tendrás argumentos sólidos si quieres modificar cualquier procedimiento.

3. Sé modesto

A nadie le cae bien un sabelotodo. Y, aunque seas el que tenga más experiencia del mundo, nadie es perfecto.

Cuando un nuevo compañero te ofrezca un consejo, dale las gracias. Nunca digas algo como: “Bueno, en mi antigua empresa lo hacíamos así”. La gente odia eso.

A pesar de que sepas cómo se hace lo que te están contando, agradécelo. Ellos han destinado parte de su tiempo en estar contigo y explicarte algo. Además, si les dices que no, puede que incluso hieras su ego. Esto puede servirte a futuro porque, cuando realmente necesites ayuda, ellos te la prestarán.

4. Hazte amigo de algún veterano

La gente de la oficina tiene su propio lenguaje, incluso sus propias bromas internas. En este sentido, los que más conocen este tipo de cosas son los veteranos, los que más tiempo llevan allí.

Te será muy útil a la hora de las relaciones sociales, y siempre es mejor preguntarle a ellos dónde están los bolis que a tu jefe.

5. Fija expectativas

Una de las primeras cosas que debes saber en la primera semana de trabajo es la situación en la que se encuentra la empresa y cuáles son sus expectativas. Es decir, cuáles son los objetivos que debes conseguir en tu puesto. Esto te ayudará a organizarte.

En el caso de que dirijas un equipo, tendrás que hacerlo al revés. Es decir, tú serás el que les fijes unos objetivos que deberán cumplir.

6. Analiza a tu equipo

No se trata de espiar a nadie, sino de saber leer entre líneas. Es probable que muchos de tus compañeros estuvieran deseando tu puesto, pero finalmente te eligieron a ti. Por eso es mejor que cuides tus espaldas y de analizar cuáles son sus talentos, qué ideas tienen y cómo pueden mejorar sus iniciativas el trabajo de grupo.

7. El momento del café

Te parecerá una tontería, pero todo el mundo hace, al menos, un breve descanso al día para tomar café (o té, en su defecto). Sea como fuere, entérate de cómo se limpia o quién lo hace, si hay una cafetera común o es individual. Incluso, sería recomendable traerte una taza en el caso de que no hubiera vasos de plástico. Y es que no querrás que la gente hable mal de ti por no recoger el office.

8. Conoce tu barrio

Una de las cosas que debes hacer en la primera semana de trabajo es conocer tu barrio. Es decir, saber dónde hay un sitio donde se pueda comprar sandwiches o dónde hay una farmacia. Te aseguramos que te será muy útil en un futuro.

9. Queda para comer con tus compañeros

Tener amigos en el trabajo es más importante de lo que puedas pensar. Por eso, es esencial que en la primera semana de trabajo quedes con gente de distintos grupos para comer.

10. Sé organizado

No sólo lo decimos para crear una buena impresión, sino porque en tu primera semana te llegará mucha información de golpe y, si no la gestionas adecuadamente, te desbordará.

11. Demuestra lo que vales

Sea lo que sea lo que les vendiste en la entrevista de trabajo, empieza a demostrar que es así. Si les dijiste que eras capaz de mejorar sus Redes Sociales, empieza documentándote sobre la situación en las que se encuentran, con datos e informes. A continuación, presenta tu plan de mejora.

Además, si tienes claro que esa estrategia te dio buenos resultados en otra ocasión, demuéstralo con pruebas.

12. Refuerza tus conexiones en las Redes Sociales

Una vez que ya hayas empezado en tu nuevo trabajo, es esencial que modifiques tus Redes Sociales. Esto puede serte útil para dos cosas: la primera, será un “altavoz” para comunicarlo a gente que te interesa; la segunda, para reforzar tus conexiones profesionales, por ejemplo, en LinkedIn o Twitter.

12+1. Vuelve a hablar a tus excompañeros

La mejor forma de obtener referencias de tu trabajo es cuando ya no trabajas allí. Por eso, la primera semana puede servirte para sugerir a tus excompañeros que te hagan alguna recomendación a través de LinkedIn.

Escrito por Ana Muñoz