Los directivos son responsables de que la cultura de la empresa capilarice a todos sus integrantes.

Igual que nuestro carácter impregna nuestra personalidad, las empresas tienen sus propios elementos definen la cultura de la organización.

La cultura corporativa viene definida por las creencias y valores compartidos aceptados por el equipo humano de la organización. Cabe destacar que muchas de esas manifestaciones y elementos compartidos son, en gran medida, el reflejo de la propia personalidad de sus líderes.

La forma en que se administra el capital humano dentro de una organización va de acuerdo con su estilo de liderazgo, que buscará maximizar el potencial de las personas y al mismo tiempo beneficiar al negocio.

Se pueden distinguir cinco tipos esenciales de liderazgo:

  • Estilo directivo

Los líderes informan a todo el personal cuáles son las actividades que necesita desarrollar para el cumplimiento de las metas y el funcionamiento del negocio, y brindan retroalimentación tanto en aspectos positivos como negativos del día a día.

  • Estilo democrático

Tiene como meta lograr el compromiso entre colaboradores y generar nuevas ideas. Brinda confianza a los trabajadores y se les permite que tomen decisiones y asuman riesgos.

directivos

  • Estilo tutorial

Se caracteriza por identificar las fortalezas y debilidades de los trabajadores y los anima a desenvolverse y capacitarse en los requerimientos de trabajo.

  • Estilo coercitivo

Se caracteriza por dictar muchas órdenes y establecer una rigurosa supervisión. Funciona cuando el personal comete errores delicados para la operación de la empresa, que tienen que ser corregidos rápidamente.

  • Estilo de marcapasos

Este estilo es poco tolerante al error; espera que los colaboradores conozcan los principios y la lógica del trabajo, y delega actividades cuando se cuenta con una persona sumamente preparada.

Depediendo de la cultura de la organización será conveniente elegir un tipo u otro de responsable para poder liderar a la empresa de la forma más conveniente.

Un artículo publicado en Pymes y Autónomos