La correcta gestión de las redes sociales supone una inversión económica y de tiempo que no siempre es necesaria; ¿nos conviene tener un perfil en todas?

Hace algún tiempo hablábamos de las razones por las que nuestra empresa debería estar en redes sociales. La correcta gestión de estas supone una inversión económica y de tiempo que no siempre es necesaria; ¿nos conviene tener un perfil en todas ellas?

Es posible que dependiendo de la empresa no se disponga del tiempo o el presupuesto necesario para tener todos los perfiles activos posibles. Lo idóneo sería prescindir de aquellas redes sociales que nos impidan crecer en las que realmente suponen una oportunidad para desarrollar nuestro marketing online como es debido. Hay que recordar que un perfil abandonado transmite mala imagen de nuestra empresa y es mejor prescindir de él que descuidarlo.

Cada red social está enfocada a un tipo de contenidos específico y tiene un target principal, lo que debería ser nuestro principal criterio para hacer una primera selección de redes en las que tener presencia. Pero además del público, cada una posee unas características más o menos interesantes en función de lo que queramos promocionar. Las principales claves a tener en cuenta a la hora de elegir qué redes sociales nos convienen son las siguientes:

Winning team

  • Target: ¿Dónde está nuestro público objetivo? ¿Qué le interesa? ¿Qué tipo de contenidos consume?
  • Contenido: ¿Nuestro producto es atractivo visualmente? ¿Tenemos una estética definida en nuestra empresa que pueda ayudar a reforzar nuestra imagen en internet?
  • Frecuencia: ¿Cada cuánto vamos a publicar? ¿Cuánto tiempo pasa nuestro público objetivo en unas u otras redes?
  • Objetivo: ¿Qué buscamos cuando intentamos tener presencia online? ¿Vamos a seguir la misma estrategia si, por ejemplo, pretendemos dar a conocer nuestra empresa o promocionar nuestros productos?

De este modo, y una vez nos hemos planteado las anteriores preguntas, debemos tener en cuenta las características de cada red social y buscar en ellas lo que queremos. Estas son las principales propiedades de las principales redes sociales actuales:

  • Instagram: Predomina un público adolescente o joven, su contenido es principalmente visual. Es el más indicado para promocional productos o servicios visualmente atractivos y es fácil llamar la atención.
  • Pinterest: Cada vez más popular, es una red muy usada para productos relacionados con sectores concretos como la cocina o la decoración. El contenido es de mayor calidad que en Instagram y transmite una mayor sensación de profesionalidad. El público es algo más maduro que en Instagram.
  • Twitter: Es más “espontáneo”, se habla de tendencias que cambian en tiempo real y lo hacen constantemente. No es para publicar de vez en cuando porque el contenido podría perderse. Sirve para estar informado de lo que interesa en nuestro sector y hacernos ver en el mismo.
  • Facebook: De las más potentes, en ella es muy fácil enfocarse a otras empresas. Tiene herramientas útiles que nos ayudan a la hora de organizar encuestas y concursos y la posibilidad de crear anuncios.
  • Google+: Nos da presencia en búsquedas de Google, pero no tiene demasiados usuarios realmente activos. Sin embargo todo lo que publiquemos nos hará escalar posiciones en el mayor buscador de internet.
  • LinkedIn: Es ideal e incluso indispensable para profesionales y empresas. Permite aumentar relaciones y conexiones profesionales. La media de edad del público es superior al resto de redes (ronda los 35 años), y es perfecto para freelances.

Teniendo en cuenta lo mencionado, deberíamos hacer un repaso y plantearnos la siguiente cuestión: ¿Estamos perdiendo el tiempo en alguna red social?

Un artículo escrito por Naroa Ugarte Moro