Muchos negocios se basan en la tradición, en permanercer a lo largo del tiempo para ganarse la cofianza de sus clientes. Pero muchas veces esa misma memoria colectiva que los sitúa a lo largo de los años en una determinada actividad se vuelve en su compra. Y en estos casos es cuando cambiar el nombre de tu empresa te ayuda a ganar clientes.

Es el caso de Segunda Mano, un popular medio para anunciar la compraventa de segundamano entre particulares. El periódico era hace unos cuantos años la referencia tanto para vender como para comprar. Pero las plataformas digitales empezaron a comerle terreno. Aunque su medio se adaptó a los nuevos tiempo y disponía de una plataforma para comprar y vender online y a través del móvil no acababa de funcionar.