De una pequeña tienda de camisas a una cadena de franquicias

La Fábrica de Camisas nació en 2012 «como una cosa de amigos y familiares» en el salón de casa y después en un garaje, pero, llegado el momento, decidieron abrir una tienda «muy pequeña que tuvo mucho éxito». También tuvieron «una aventura en Barcelona que no salió bien». Sin embargo de la tienda pequeña de Madrid pasaron a la actual, donde llevan tres años abiertos. Siete años más tarde, La Fábrica de Camisas ha arrancado su proyecto de franquiciascon la idea de cerrar el 2019 con al menos dos nuevos establecimientos, seguramente en Valencia y Sevilla. «Las primeras son difíciles de abrir porque la gente tiene que confiar en tu proyecto, además no queremos abrir franquicias como locos. Somos un negocio muy personalista y nunca vamos a tener 150 franquicias en España» ha comentado Emilio Colomina en una entrevista a EFEemprende.

Por ello, quieren llegar «como mucho» a 30 para que, en 2023, tener cubierto «el cupo» a nivel nacional  y, a partir de ahí, empezar a plantearse el salto internacional. Pero antes de dar ese paso, quieren terminar de estandarizar todos los procesos montando una central de compras y de distribución. «Valencia es una de las primeras ciudades que ha mostrado interés» ha explicado Colomina, quién ha destacado que «lo hemos analizado y es muy viable» porque es una ciudad donde el sector textil «está en auge». Lo mismo ha ocurrido con Sevilla, una ciudad donde la venta de sus productos «encaja muy bien».

La Fábrica de Camisas no quiere un modelo de franquicias masivo porque prefieren estar personalmente encima de ellas «al menos durante los seis primeros meses desde la apertura para asegurarnos de que todo va bien».Asimismo, otro de sus objetivos para este año 2019 es ampliar el volumen de ventas online, que actualmente suponen un 5% de su facturación total frente a la venta en tienda física (75%) y el 20% de venta mayorista de uniformes.

«El comercio online es el futuro y hay que estar, aunque ahora mismo la gente diga que le gusta probarse la ropa, la tendencia no va hacia ahí y hay que tener la misma presencia que offline» ha apuntado. A este respecto, ha creado un configurador de camisas 3D en la plataforma web. Éste se dirige a su base de clientes: «Tenemos las medidas de 15.000 personas que se han hecho camisas con nosotros durante estos siete años». Ahora, estas personas «puedan encargar una camisa a medida y personalizada por ellos» con el configurador. Y de forma paralela, si una persona quiere pedir una camisa estándar porque sabe su talla puede pedirla y personalizarla, «pero nunca con el cliente midiéndose en casa».

La personalización está de «moda»

El cofundador de la Fábrica de Camisas ha destacado que la venta corporativa «está creciendo exponencialmente». Aquí se incluyen los uniformes para el personal que trabaja en restaurantes y hoteles, las colectividades. En este sentido, ha argumentado que las empresas «se están dando cuenta de que tienen que diferenciarse» y acuden a ellos buscando la personalización en las prendas, ya que pueden elegir tejidos, color, mangas…

A su vez, ha destacado que su nivel de incidencias «es mínimo» y ofrecen un precio razonable «con respecto a otras marcas». También ha explicado que al tener todo informatizado, les deja sacar «más partido y rentabilidad». De hecho la empresa crece «un 25% cada año y en lo que llevamos de 2019, hemos aumentado la facturación un 17% respecto al mismo periodo de 2018», ha detallado Colomina. Asimismo, cerraron 2018 con una facturación de 1,2 millones de euros entre la venta online, la tienda física y la venta mayorista. En cuanto a productos «lo que más pesa» año tras año en la cuenta de resultados son las camisas a medida, su producto estrella.

Vía: Autónomos y Emprendedores

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *