El universo del vídeo online ha cambiado de manera absolutamente dramática en el transcurso de los últimos diez años. De ser una suerte de “cenicienta” al que sólo unos pocos se dignaban prestarle atención, ha pasado a ser la estrella de más relumbrón en el firmamento online.

Hace una década nacía YouTube, el germen del actual “boom” que hay en torno al vídeo online. Sólo un año después, Google le echaba el guante a YouTube, que poco a poco y con el gigante de internet a su vera fue dando muestras del titán que llevaba dentro.

En 2010 la filial de Google recibía ya la friolera de 3.000 millones de reproducciones al día. La generalización de los dispositivos para grabar vídeo en alta resolución (720p) hizo ganar muchísimos adeptos a YouTube. Ya en el año 2015, y con millones de usuarios subiendo vídeos en calidad 4K desde sus smartphones, los internautas están más entregados que nunca a los encantos de la plataforma de vídeo de Google. Ahí está el fenómeno de los “youtubers” para demostrarlo.

El 75% de los jóvenes de entre 18 y 29 años ve vídeos desde sus teléfonos inteligentes. Entre los mayores de 50 años este porcentaje desciende al 31%, pero deja aun así a las claras la muchísima pegada que tiene el vídeo online entre los usuarios de smartphones.

De todos modos, el corazón del vídeo online palpita más allá de YouTube. La mejor prueba de ello es quizá el vídeo en streaming, que goza de cada vez mayor popularidad gracias a plataformas como Meerkat, Periscope y Twitch.

Si quiere empaparse de la evolución del vídeo online durante los últimos diez años, no le quite ojo a esta infografía de Switcher Studio:

Un artículo publicado en Marketing Directo